31.12.22

¿Qué NO sabemos de la Depresión?

A finales del año 2022 El Diario.es nos dice que hay en el mundo unos 300 millones de personas con depresión diagnosticada, mucho más sin diagnosticar, y a su vez nos indica que no sabemos lo suficiente de la enfermedad y de sus tratamientos y sus efectos. 

Si en España tenemos unos dos millones de ciudadanos con diferentes grados de una enfermedad que llamamos depresión, debemos tomarnos muy en serio el problema, por ellos y sus familias, pero a su vez por puro egoísmo social, pues es un número excesivo de bajas laborales y sociales. España no puede prescindir del 100% de dos millones de ciudadanos, los necesitamos a todos.

Es una enfermedad de un 66% de mujeres y un 34% de hombres. Otro dato que nos debería hacer recapacitar. 

Una enfermedad que amplían en 21 veces el riesgo personal de tomar una decisión final tremenda. Casi todos los que se suicidan llegan a esa tremenda decisión con una depresión en su haber.

Para aumentar los datos, debemos advertir que la depresión está aumentado de forma preocupante en todo el mundo, y que en los tres años de pandemia ha aumentado entre un 25% y un 30% las personas que por aislamiento, por nuevos problemas económicos, por falta de relación con personas, por problemas laborales o por miedo a la pandemia, han caído en la enfermedad.

Hablamos poco de un problema que afecta a tantos millones de personas. No queremos hablar, nos da miedo, pero siguen aumentando los casos. El silencio no funciona, sobre todo si se acompaña de una escasa decisión de mejora en tratamientos o en profesionales de Salud Mental.

Tener Depresión NO ES estar triste, no es tener un mal día, o tener que pasar por un periodo de duelo, estar cansado, o que la vida te haya dado un palo fuerte. La depresión es un estado fijo y que parece inevitable a quien lo padece. Y que requiere tratamiento de profesionales sanitarios.

Pero curiosamente no sabemos qué provoca realmente la enfermedad o enfermedades que llamamos Depresión. Sabemos que pueden ser varias las causas, algunas biológicas. Incluso sabemos que casi nunca hay una sola motivación. Algo provoca algo y se juntan para aparecer como una enfermedad.

Hay desequilibrios hormonales, pero tampoco parece ser esta la única e incluso la principal causa. La química parece ayudar a mitigar, pero parece incapaz de curar. 

Y sobre todo tampoco sabemos qué sucede en el cerebro de las personas deprimidas una vez que ya tienen la enfermedad. En realidad la enfermedad de la depresión no es un fin en sí mismo, sigue evolucionando en el tiempo.

¿Hay un solo tipo de depresión? 

¿Tiene que ser la química la primera opción de tratamiento? 

¿Conocemos todos los efectos secundarios de tomar una medicación anti depresiva durante años?

Julio Puente


No hay comentarios: