Información médica y salud a través de internet. ¿Qué debemos tener en cuenta?


Llevamos un tiempo leyendo críticas a las posibilidades que no da hoy internet para buscar información complementaría a nuestros problemas de salud, como si esa libertad personal para buscar información complementaria por internet fuera un drama complicado de eliminar. 

Si ahora la Sanidad Pública ya no es tan presencial como antes de la pandemia, hay que entender que aumentarán los casos de consulta por internet buscando información, con el peligro para la salud que eso representa si se hace mal. 

Pero es inevitable que los pacientes queramos saber al menos lo mismo que antes, y si está cerrada en parte la consulta presencial, hay que complementar la información con algo, que se busca en donde se puede.

Efectivamente buscar información sobre Salud en internet hay que realizarlo con mucho cuidado, nunca debe sustituir la búsqueda en internet a la opinión de un profesional médico, y hay que aprender algunos pequeños detalles a la hora de buscar.

¿No se leían antes libros médicos cuando internet no existía?, ¿no se consultaba con el primer amigo médico que aparecía por nuestro teléfono, para —sin ver nuestro problema de cerca— tener que responder al asalto ante nuestras preguntas?

Todo es bueno y malo, dependiendo del cómo. Y buscar en internet es un sistema que funciona para ampliar nuestros conocimientos médicos y complementar nuestra información. 

Pero tomemos algunas medidas antes de elegir el modo de informarnos sobre la Salud.

Hay que elegir páginas de consulta independientes, profesionales, de instituciones médicas o de profesionales médicos. 

Cuidado con la publicidad de laboratorios farmaceúticos (muchas veces encubierta en espacios que aparentan ser independientes) y mucho más cuidado con charlatanes y brujos disfrazados de profesionales médicos o pseudo médicos.

No deis la misma importancia a páginas de particulares que a páginas de profesionales médicos. Las opiniones de los particulares que hablan de “su” enfermedad hay que leerlas con sumo cuidado pues nadie garantiza su fiabilidad.

Cuando escribimos de "nosotros" tendemos a escribir sobre lo negativo que es lo que más nos afecta. Hay menos personas que hablan de lo "bueno" de algo en internet y todavía menos en las Redes Sociales.

La gente a la que le va bien un problema de salud no suele escribir en internet en el mismo número de ocasiones que lo hacen las personas que tienen problemas que no logran resolver. 

Cuanto más graves, serios y largos son los problemas, más largas y constantes son sus opiniones negativas.

Internet nunca debe sustituir la opinión de un profesional médico. Si acaso debe facilitarnos información para poder consultar en la próxima visita médica que tengamos que hacer.

La información de internet nunca debe servir para diagnosticar, si acaso para ampliar nuestros conocimientos sobre una enfermedad ya diagnosticada por un profesional, y con arreglo a las pruebas que antes se nos han realizado.

No cambiar la medicación, ni el tipo de tratamiento, por simples consultas en internet. 

Si creemos que hay otras posibilidades al conocerlas por internet, consultar personalmente con profesionales del tipo que consideréis oportuno. 

En el diagnóstico de un problema inciden más asuntos que unas cifras en un análisis o una sombra en una radiografía.

Observar la fecha de la información que se ofrece. En medicina un año puede ser un tiempo muy amplio. Revisar que no sea un copiar y pegar desde otra fuente distinta, pero con añadidos o cambios para dar publicidad a ciertos aspectos.

Si una página está realizada y firmada por un autor, esto ya le da cierto grado de calidad. 

Revisa quien es este profesional, intente adivinar si lo hace por ayudar o por ayudarse. Hay doctores que opinan en Internet por ayudar a gente con problemas y estos son los mas fiables pues casi siempre le indicarán al final que debe seguir consultando con su doctor. 

No te fíes de quien te ofrece un tratamiento mágico que sirva para todo el mundo, sin haberle auscultado, escuchado o analizado.

Desconfía de los foros, es imposible saber quien está detrás de una opinión, ni si esta es real o manipulada.

Hay decenas de buenos lugares para prevenir la salud, para recibir consejos sobre como evitar las enfermedades, sobre lo que deberíamos hacer todos nosotros para ser más felices, menos atacantes contra nuestra propia salud. 

Debemos aprender todos un poco más a prevenir, antes de tener que acudir al médico para resolver lo que ya es un problema.

No es lo mismo la SALUD que la SANIDAD. Nuestra Salud es responsabilidad nuestra.

Y recordar que vuestra información médica, sobre vuestro estado personal de salud es algo que os pertenece a vosotros. Mucho cuidado con hacerlo público con nombres verdaderos.


No hay comentarios: