Las cuatro hormonas que producen la felicidad. Cómo activarlas


Las hormonas tienen siempre un papel importante en nuestro estado emocional, pero en este caso me quiero centrar en las hormonas que nos generan algo más de felicidad. Nada es milagroso pero modificar algunas pequeñas cosas a veces logra excelentes resultados y no tienen efectos secundarios.

La serotonina: Esta hormona nos ayuda a calmar la ansiedad, y a estar mejor de ánimo. ¿Cómo podemos aumentar nuestro nivel de serotonina? Sencillo y a la vez complejo y que no siempre somos capaces de hacer: ayudando a los demás. Y es que tender una mano a quien lo necesita nos hace estar bien, nos calma, nos distrae. Ayudar sirve para que nos ayudemos.

La dopamina: Es la hormona del placer, relajante, que podemos activar con algo tan sencillo como escuchar esa canción que tanto nos gusta, comernos un trocito de chocolate sin pasarnos, tener un hobby que nos agrade que nos haga estar distraídos y nos haga sentir bien. Placer casi animal, pero con respeto y cuidado, control e inteligencia.

La oxitocina: Es quizás la más conocida de todas, es la hormona que yo llamaría de las emociones, el amor, pues se genera con algo tan sencillo como un abrazo. Un abrazo de… entre 8 y 10 segundos para que funcione pues genera una buena cantidad de oxitocina y nos hace sentir mucho mejor

Las endorfinas: Estas hormonas calman el dolor de manera natural, y ayudan a controlar el estrés, el miedo…. Si meditamos cada día 30 minutos, salimos a pasear o nos ponemos videos de humor es posible que generemos endorfinas y nos encontremos mejor.

En cualquier caso, realizar cosas que a cada uno de nosotros nos hagan estar felices, sean las que sean, sin perjudicar a nadie: nos hará estar bien y tener mejor humor y más felices. 

Por compleja que a veces sea la vida, busca ese momento para ti en el que ser feliz. Baila, pasea, medita, ponte música… Y como decía Peret en su rumba: “Canta y se feliz”.

¿Que no he hablado del sexo? Digamos con claridad que el sexo o el autosexo es maravilloso para aumentar las cantidades de hormonas positivas. Ya no solo estas cuatro sino varias más. Si vemos que el acto sexual mueve en nuestro cuerpo una batalla de hormona, seguro que nos preguntamos por el motivo de que hagamos tan pocas veces el amor en solitario o en compañía de otra persona. Mejor si es posible, este último caso.

Oxitocina, Dopamina, Estrógenos, hormona del crecimiento, Endorfinas, Serotonina, Adrenalina, Feromonas, Progesterona o Testosterona. ¡¡Uff!!

¿Y en personas mayores? TAMBIÉN.

Laura Puente Ajovín

¿Qué es el Bienestar Emocional? Algunos consejos sencillos


La OMS lo define como «un estado en el que la persona puede desarrollar sus habilidades , hacer frente a las situaciones cotidianas de estrés, trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de contribuir a su comunidad».

Para tener un buen bienestar emocional es preciso gestionar las emociones, tener buen sentido del humor, aceptar las cosas tal cual son y estar bien con uno/a mismo/a.

A continuación, os dejo una serie de consejos que pueden ayudarnos a tener un buen estado emocional.

Dedicar tiempo a las personas que nos importan

Tener tiempo libre para nosotros mismos

Crecer y mejorar como personas

Cultivar la amabilidad, el perdón, la gratitud, la perseverancia.

Cuidar de los demás. Esto genera un doble bienestar pues es beneficioso para quien cuida, pero también para quien es cuidado.

Pensar de una manera optimista.

Tener en mente algo que nos motive, que nos haga sentir bien, que nos agrade hacer.

Es fundamental, a mi manera de ver, que tengamos una buena autoestima, y no siempre es fácil. El amor propio, dicen. Pero no es tan fácil como nos pensamos. 

A veces ese amor propio debería venir acompañado de halagos, de buenas críticas, de apoyo, comprensión y empatía, pues una persona con baja autoestima está débil emocionalmente y busca siempre la aprobación de su entorno.

La situación actual en plena pandemia y ya cansados de convivir con ella y sus datos, nos hace estar en alerta, preocupados, pensando que estamos haciendo mal.

Tenemos mucho tiempo para pensar, para valorar pequeñas cosas, para ver nuestros errores, para echar de menos… y eso no ayuda mucho a estar bien.

Hay emociones como la tristeza y la ira, que son negativas, no se está bien ni tristes y enfadados con el mundo. Pero es en estos meses cuando más han aflorado la tristeza por perder a un ser querido, la ira, la rabia, la impotencia de no poder hacer algunas cosas…

Por ello, y en estas fechas más que nunca, haz feliz a la gente que quieres, y serás feliz dos veces, y piensa que hasta lo mas pequeño, algo que tal vez para ti no es importante, para otras personas de tu entorno es un aumento de su bienestar emocional, de su autoestima.

Laura Puente Ajovín