La buena obra por el Planeta de hoy mismo. ¿Quieres?


Vamos a realizar una buena obra por el Planeta, por toda la sociedad, por mis vecinos, por nosotros mismos. Vamos a ser egoístas y vamos a realizar lo que más funciona ante la vida rara. 

¡¡Vamos a ser Positivos!!

Vamos a sonreír, a mejorar nuestra comunicación con los que nos rodean, vamos a intentar abrazarnos un poco más dentro de las restricciones por la pandemia, vamos a ser felices y a decirlo, pues es contagioso. 

Nada más que eso.

Hablemos de masturbación con sinceridad


En Australia, en el Estado de Sunshine dentro del Departamento de Queensland Health del propio gobierno regional está fomentando la masturbación y explicando las ventajas incluso para la salud de masturbarse, de tocarle los genitales cada uno como experiencia sexual fácil  seguro y placentera. Y en las explicaciones similares para ambos sexos se habla también de la masturbación de unos con otros como forma de darse placer.

¿Resulta extraño que un Gobierno de información sobre este tema? La masturbación es un modelo de relaciones sexuales con grandes ventajas. Desde Australia han creado la campaña "Echate una mano" o "Give yourself a hand""La masturbación es una parte normal y saludable de la experiencia sexual de una persona y una excelente manera de descubrir con lo que te sientes cómodo", escribió Queensland Health en las Redes Sociales.

"La mejor parte de la masturbación es que es para todos, ¡y también ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud y la salud sexual!"

"Es importante que todos trabajemos para normalizar los mensajes positivos para el sexo y sobre la masturbación para reducir los sentimientos asociados de vergüenza y miedo, y mejorar la salud sexual en general".

La masturbación conduce a un aumento de las endorfinas que influyen en el bienestar mental, pueden ayudar a reducir los calambres menstruales y pueden conducir a la positividad corporal.  Aumenta la protección contra las infecciones de transmisión sexual y el embarazo, siendo la masturbación una forma de sexo seguro. Mejora el sueño, reduce el estrés y ofrece más relajación mental.

Los mensajes van dirigidos sobre todo a los jóvenes, pero son claramente útiles para todas las edades, pues todavía —sobre todo en mujeres— no se quiere hablar con claridad de este tema, ni admitirlo, asumirlo o entenderlo bien. 

A ciertas edades avanzadas, sobre todo en hombre, la masturbación ayuda a que toda la zona sexual incluida la próstata funcionen mejor. 

Y es un programa dirigido también a los padres, para que entiendan mejor cómo hablar a sus hijos del autoplacer, como sistema además seguro de practicar sexo entre diversas personas. 

No trata de potenciar la masturbación, ni de ponerle como ejemplo único, todas las opciones son válidas, incluso abominar de la masturbación. Pero deben conocerse todas las opciones en igualdad de posibilidades.

Madurar es reconocer que somos vulnerables


Todos vamos madurando durante toda nuestra vida, a base de experiencia, de aprendizajes y también de golpes. Es siempre así en todos nosotros. Madurar es reconocer que somos vulnerables, débiles, frágiles ante los ataques de otras personas, del ambiente, de la propia vida. Madurar es admitir que nos vamos a morir. Y asumir todo esto es duro, pero lo es para todos nosotros. Unos tardamos más y otros menos, incluso algunos no lo consiguen en toda su vida.

No es que pretenda con estas líneas que seamos capaces con facilidad de reconocer nuestras debilidades, que sin duda no estaría nada mal que así se hiciera, sino al menos que se admitiera que en algún momento de nuestra vida lo tendremos que hacer.

Pero reconocer nuestras debilidades no es negativo. 

Al revés, nos sirve para tomar conciencia de nosotros mismos y saber qué podemos hacer, qué grado de fuerza mental y vital debemos entregar ante cada circunstancia

Solo los que admiten que la vida es finita son capaces de saborear mejor las dichas de la vida. 

Disfrutar de la vida, consumirla, es otro tema. Se puede consumir, gastar, gritar de alegría en un momento dado aunque no se quiera admitir que somos débiles. Pero intentar disfrutar de cuantas horas diaria mejor, eso, ya no es tan sencillo si antes no pones en valor la propia vida de cada uno de nosotros. 

Tenemos que elevarnos sobre nosotros mismos para conquistar nuestro espacio vital, admitiendo que todo tiene un tamaño, un espacio, un sentido. Y un final.

¿Qué nos sucede en el Otoño a las personas? ¿Y a las Personas Mayores?


Estamos en Otoño y lo hemos notado
todos, pero este periodo es un tiempo complicado para todos nosotros pues se ralentiza la actividad de la serotonina en nuestro cuerpo y eso nos lleva a situaciones algo distintas en nuestro cuerpo. Somos animales, somos parte de la naturaleza, y al igual que en los árboles se pierde la actividad o en algunos animales sucede lo mismo y se preparan para la hibernación, en las personas se entra en un periodo que en la antigüedad era de menos actividad, de menos horas de sol y de calor, de luz y de vida.

Nos cambia en este periodo nuestro estado emocional, pero también físico. 

Las articulaciones y los huesos parecen más frágiles, más dolorosos. Y todo esto nos lleva a situaciones similares al cansancio emocional y físico. E incluso nos lleva al sedentarismo, a incluso comer más que en verano, a ver peor y a tener más dolores. 

Hay que alimentarse de forma más natural, con más frutas y verduras dentro de que es un periodo en donde no abundan tanto como en primavera o verano. 

Hay que seguir haciendo ejercicio, paseando o saliendo a correr, y sobre todo aprovechando los tiempos de luz y sol para recibir ese contacto con la vida natural que todos necesitamos tanto.

Es un periodo en donde es posible caer en la tristeza, por lo que hay que intentar remediarlo con más contactos físicos, personales, con una actividad programada para sentirnos activos, siendo mas positivos, haciendo planes a corto y medio plazo, viajando a lugares diferentes a los del verano, pues hay que asumir que depende de nosotros ponerle un poco más de alegría al otoño.

¿Acciones a corto plazo? 

Las hay. Come mas fruta y verdura, intenta tener mas relaciones sexuales, duerme lo correcto y que ni sea poco ni una barbaridad por tener menos horas de luz, no tomes demasiado alcohol o tabaco, revisa tus enfermedades crónicas, y vigila que tu piel esté suave, tu boca tiene una buena higiene y que tus pies están sin problemas. Y actívate, móntate un hobby y dedícale tu actividad mental al menos.

Y si ya eres mayor, recuerda que pasear un poco rápido, algo de bicicleta o natación, jugar a la petanca e incluso hacer ejercicios de memoria o de carácter intelectual como los sudoku o los crucigramas, jugar a las cartas, el dominó o al ajedrez ayudan a estar activos. 

El miedo a la enfermedad es también una enfermedad


Llevamos dos años con la pandemia del COVID y esta situación nos aterroriza en algunos casos, nos frena en nuestras formas anteriores de vida. Parece lógico. Pero el COVID no es la única posibilidad negativa 
en nuestra salud, estamos predispuestos a tener enfermedades, más si no nos cuidamos. Pero incluso haciéndolo, es posible que tengamos la mala suerte de tener alguna enfermedad grave.

El COVID es una posibilidad, y ya no es tan grave como para que le prestemos la atención desmedida que le prestamos. Hay que seguir viviendo y hay que seguir siendo felices, productivos, y hay que continuar amando, tocándonos, abrazándonos y disfrutando de la vida para así lograr que la disfruten los que nos acompañan.

Los trastornos mentales leves han crecido brutalmente en estos dos años de miedos y temores. Y muchas veces nuestro estrés emocional nos conduce a otras enfermedades más graves. Y si bien queremos defendernos con razón de una pandemia, si no sabemos medir nuestros propios miedos, podemos debilitarnos y caer en otros procesos peores.

Seamos sinceros con nosotros mismos, no nos encerremos en casa por los miedos a los contagios, pues muchas enfermedades o accidentes no los podemos prever y son muy graves. Aprendamos a defendernos de los contagios, pero no nos dejemos llevar por los miedos. Y si te aterroriza esta pandemia, no veas o escuches los medios de comunicación, pues ellos venden alarmismo y procesos que sean noticia. 

El miedo es peor a veces que la pandemia. No te dejes caer en procesos negativos.