Lo único imposible es lo que no intentas hacer tú


Ya sé que te lo han dicho muchas veces, que incluso tú mismo te lo has dicho las mismas ocasiones, pero sigue siendo verdad. Lo único imposible es lo que no intentas hacer tú y te rindes antes de comenzar. La primera derrota es la que te provocas tú mismo dejando de hacer algo, rindiéndote antes de que te rindan, abandonando el intento. O simplemente no haciendo nada, no intentando lo que es necesario intentar.

Si somos nosotros los primeros que nos decimos NO, efectivamente, somos nosotros los que nos vencemos, los que nos rendimos, los que damos todo por perdido antes de intentarlo. 

Se lo ponemos tan fácil a los demás, a los contrincantes, que no necesitan ni ser mejores que nosotros, les vale con que nosotros no lo intentemos, les digamos que nos rendimos pues nos dan miedo. ¿Miedo sin intentarlo siquiera? Si no somos capaces de intentarlo, siempre vamos a perder antes de comenzar. Y estoy seguro que no es eso lo que queremos lograr. 

No hay comentarios: