Los adolescentes e internet. Debemos saber qué consumen


Nuestra obligación como padres es cuidar de la educación de nuestros hijos, y eso incluye la de potenciarla, ampliarla, llevarlos a la escuela y sobre todo en estos tiempos nuevos en donde la tecnología la tenemos en el bolsillo, ampliar el cuidado de la educación de nuestros hijos, sabiendo qué observan en Redes de todo tipo, en donde hay más basura que elementos positivos. Pero también tenemos que cuidar y trabajar la educación de los hijos cuando llegan a esas edades más complejas de la pubertad y la adolescencia, que precisamente son tan importantes para la formación de su personalidad de futuro. 

Hay que evitar que los jóvenes que salen de niños se nos rompan, pues son muy frágiles.

No es reaccionario controlar lo que nuestros hijos entre los 12 y los 18 años pueden ver en silencio y sin orden, a través de internet o de las Redes Sociales. Hoy hay tal variedad de opciones que es complejo saber qué acceso se tiene para ver pornografía de todo tipo, alegatos a la violencia, desprecio a las normas, juegos con dinero que atrapan, etc. y además en cuanto se entra a uno de estos lugares es muy sencillo ir ampliando la información viciada, el problema se descontrola pues de una página o espacio de información se accede con facilidad a otro que aumenta lo que se observa o se lee o se practica.

Hoy las Redes Sociales son una compañía sencilla de tener constantemente, que te avisa, te deja opinar y preguntar, te abre las opciones de interactuar y participar a todos los niveles. 

Observar en internet es muy sencillo, pero participar activamente también.

En pornografía no solo se pueden observar actos sexuales de todo tipo, y esto lo sabemos los adultos muy bien, sino también actos de violencia brutal siempre de hombres hacia mujeres a las que se trata como simples objetos. Y además es una máquina de hacer dinero para adolescentes que van cayendo en trampas perfectamente diseñadas por adultos.

Pero siendo la pornografía el problema más sencillo de entender y controlar, hay otras posibilidades en adolescentes, que hay que vigilar también. Hoy es posible comprar por internet innumerables productos que no desearíamos que nuestros hijos tuvieran o consumieran. Internet no es negativo, pero hay que educar para que su uso sea positivo, y para ello hablar con los hijos es fundamental, que ellos sepan que podemos controlar y sobre todo ellos deben estar atentos a las basuras y no consumirlas.

Caer en la ludopatía es una variable de internet que debemos vigilar, aunque pensemos que nuestros hijos no tienen dinero para perder y jugar. Los mecanismos del juego fabrican ludópatas a medio plazo, no le importa esperar si de entrada van atrapando a nuevos clientes.

No hay comentarios: