Asustarse no sirve bien para defenderse de los problemas


¿Cuándo fue la última vez que te asustaste de verdad, y visto desde el paso del tiempo no era para tanto? No es tan importante la pregunta como la respuesta. Asustarnos es inevitable, no siempre podemos controlar nuestras sensaciones y reacciones. Depende del momento, del ambiente, a veces de pequeños detalles. Pero conocer nuestra reacción nos puede servir para aprender de ella y modificarla. Asustarse no es lo mejor ante un problema pero muchas veces es la reacción rápida e instintiva. 

Asustarse no sirve bien para defenderse.

Por eso si conocer los motivos, los tipos de reacciones que hemos sufrido, podremos aprender un poco a comportarnos de otra manera si vuelve la misma situación. Muchas veces la reacción del susto es excesiva y no sirve para resolver los problemas.