5 pequeños ejercicios diarios para sentirnos igual o algo mejor


No sé si quieres vivir mejor, dado que vivir más no es tan sencillo. Pero si de verdad quieres vivir un poco mejor, con algo más de salud global, de capacidad en esos años en que todo empieza a flojear, te voy a dar cinco pequeñas pautas de vida. Son sencillas reglas que funcionan y son fáciles, y mejoran nuestra salud, para tener que recurrir menos veces a nuestra Sanidad. Y como poco, al finalizar estos pequeños consejos, estarás igual, lo cual no es poso pues los años van pesando.


-----------------


1/ Come menos. Es así de sencillo. Como cuando tengas hambre y no cuanto lo indique el reloj, pero sobre todo ponte plato pequeño y como menos. Sabemos qué no es bueno a partir de los 55 años, sabemos que la glucosa se nos va hacia arriba, que es bueno tomar más productos integrales, más fibra, pero sobre todo es bueno comer menos.

2/ Tenemos que dormir 8 horas al día. Si son 7 tampoco es un drama, pero hay que ir a las 8 horas, de las cuales entre 2 y 4 horas deben ser de sueño profundo. Con la edad dormimos menos y dormimos diferente, lo sabemos, pero hay que dormir bien para estar descansados.

3/ Mira, no te digo que los gimnasios sean malos, pero sí te digo que 30 minutos de andar un poco rápido y al aire libre, es inmejorable. Respirar en un parque, en una zona verde, a la orilla de un río urbano es maravilloso. No respires si es posible las respiraciones de otros compañeros, respira la naturaleza.

4/ Es bueno hacer ejercicios en casa de de llamados de peso, de equilibrio, de fuerza. Un poco, solo un poco, pero hacerlos. Estirarte, algo de Pilates, relajación, mover la cabeza con esos ejercicios que tantas veces hemos visto en internet. Debemos mover lo que nunca movemos. No mucho, pero todos los días un rato. 

Por ejemplo tumbarte y levantar las piernas hacia una pared (en forma de L y si es posible con el culo pegado a la pared y los pies estirados tocando la pared en lo mas alto) para dejarlas allí apoyadas durante 10 minutos puede servir muy bien. Y solo son 10 minutos y una alfombrilla. O 5 si estás empezando.

5/ Este es el último, el más complicado de lograr y el más beneficios. Ríete tres veces al día. Solo, mejor con otras personas, con la tele, con una película, con un libro, recordando o porque te de la real gana. Pero cambia el rictus de serio, y ríete.