¿Quién eres si no mereces el amor? Piensa un momento


Todos tenemos capacidad de amar y de ser amados, aunque a veces pensemos que no es así o que la hemos perdido.. Va con nuestra vida, en todas las personas, no se pierde aunque se transforma, y simplemente lo que nos sucede es que no sabemos encontrar las formas o los modos.

El amor es respeto, es calma, es entrega y escucha, es compartir vida y saborearla. Si crees que ya no mereces el amor es que te han convertido en una persona equivocada. O no tienes razón en lo que piensas o es que has realizado algo muy duro hacia otra persona.

Analízate bien, con tranquilidad, y piensa si es que has perdido los detalles personales para saber distinguir el amor y entregarlo o recibirlo, o es que has cambiado de forma equivocada hacia un aislamiento que nunca es bueno. 

Todo tiene remedio en el amor, si no hemos pisoteado antes las opciones de amar y de ser amado.

Y las opciones de tener y entregar amor no desaparecen con la edad. Cuando mas mayor seas, más amor vas a necesitar, y más complicado es que te lo ofrezcan los que te acompañan.

Ante familias diversas, educación diversa para reforzar


La educación de los niños depende en gran medida de su familia, por no decir que en casi toda su calidad educativa depende del nido en donde crecen sus posibilidades y desarrollos. Un niño es sobre todo un ser humano al que debemos facilitarle todas las opciones posibles para su crecimiento. Pero sobre todo, más todavía que ser humano, es ya una persona que está configurando su personalidad.

En las escuelas puede recibir de forma global y junto a otros niños diversos unas directrices básicas de comportamiento, de aprendizaje, de formación diversa y de calidad, pero es siempre en la familia donde recibe por copia, por asimilación y observación, las normas básicas e imprescindibles sobre las que edifica su propia personalidad.

No podemos esperar de la escuela que construya a las personas, y mucho menos que corrija los errores que reciben estas pequeñas personas en las muchas horas que están dentro del hogar, de la cueva, de sus familia, de sus referentes naturales. Por eso cada persona es diferente, y sus opciones de ser feliz o de saber defenderse de una manera o de otra ante los problemas futuros es muy distinta.

Es tremendamente importante el trabajo de la escuela para con los niños para sentar bases y para edificar estados mínimos de convivencia y aprendizaje, pero inevitablemente muchas veces las familias necesitan reforzarse también con hábitos positivos para sus hijos, y por eso las no siempre bien entendidas Escuelas para Padres son a veces muy importantes para esas nuevas personas que están creciendo.

En la evolución de esos niños que crecen para ser personas, influye y mucho el ambiente social, las circunstancias de cada familia, de cada cueva con sus mochilas. Y rectificar posibles errores en ellas es labor de todos, de las escuelas y de las familias en la medida de sus posibilidades. Los maestros deben comprender también sobre qué terreno está creciendo el árbol nuevo, para dotarlo de unos abonos o de otros, de un tipo de riego o de otro. El camino del crecimiento se conoce, pero no siempre es posible ver las dificultades que nos podemos encontrar, ni la meta a la que deseamos llegar.

Hovik Keuchkerian, un actor español imponente hablando de la felicidad


Hoy entrevistan al actor español Hovik Keuchkerian en el diario El País y quiero remostrar una pregunta y respuesta por sus conceptos algo distintos sobre la felicidad o el trabajo constante en algo con esfuerzo. Actor de Casa de papel y de Antidisturbios no es tan conocido por su nombre como por su figura imponente y sus trabajos de gran calidad. Pero también por su filosofía de vida y sus relaciones consigo mismo. Esperaremos mucho más de él en muy diversas facetas artísticas.

Hay que hacer algo nuevo todos los días para seguir vivos


¿Estás vivo? No, suena a pregunta trampa pero no es trampa. ¿Te sientes vivo? Lo contrario de estar muerto no siempre es estar vivo, hay además espacios intermedios, zonas en la que sí parece que estamos vivos pero en realidad no estamos del todo vivos. 

El mensaje de la pared en Chile nos dice algo que suena a una autoayuda barata, y seamos sinceros. No lo es. O al menos, no es simplemente una autoayuda simple. Hagamos la pregunta en silencio. No responsamos, simplemente meditemos un segundo.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Sentirnos vivos es distinto a estar vivos. Sentirnos vivos es mucho más complicado que estar vivos, que es algo que se mantiene sin cambios hasta la muerte. 

Sentirnos vivos es notarnos nosotros mismos, detectar que nuestra actividad vital funciona bien, que seguimos teniendo ganas y músculo para con nuestra energía seguir vivos de los de verdad.

Y una de las trampas más sencillas que nos podemos hacer nosotros para reactivarnos, si notamos un decaimiento complicado, es simplemente intentar hacer algo por primera vez.

Algo distinto, algo que nos mueva el interior, algo que represente un cambio de paradigma, de formas, de modos, algo que nos lleve a un nuevo espacio vital en el que poder descubrir nuevas actividades, nuevas energías propias. Nuevas relaciones.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una amistad nueva?

Estamos llenos de pequeños cambios que nos llevan a grandes espacios nuevos. Intenta salir de tu zona de confort para explorar nuevos espacios. Y luego elige si alguno de ellos te ha gustado para seguir explorándolo.







Ser tonto es una profesión de riesgo. Para los demás

El mensaje que nos manda el cartel que vemos es muy útil para esa recopilación mental de la Celtiberia Show que a veces nos persigue sin querer, nos da un ejemplo básico de nuestro comportamiento si nos encontramos delante de un tonto, un violento, un sosainas, un jilipollas o un impertinente. 

Hay que defenderse de todos ellos o de ellas, pero sin alterarnos, con calma y sin que eso nos produzca ni dolor ni ansiedad. 

Los tontos abundan, a veces se notan más y otras menos, pero hay mucho tonto listo, y sobre todo hay mucho tonto que no sabe que es tonto. 

Incluso es muy posible que nosotros también seamos tontos. Pero da igual, en cualquier caso no debemos perder la calma y  no permitir que nos jodan el día. Y si somos tontos, si yo mismo soy tonto, disimulemos, es posible que no se note mucho. Pero intentemos no joder el día a nadie.

5 pequeños ejercicios diarios para sentirnos algo mejor


No sé si quieres vivir mejor, dado que vivir más no es tan sencillo. Pero si de verdad quieres vivir un poco mejor, con algo más de salud global, de capacidad en esos años en que todo empieza a flojear, te voy a dar cinco pequeñas pautas de vida. Son sencillas reglas que funcionan y son fáciles, y mejoran nuestra salud, para tener que recurrir menos veces a nuestra Sanidad. Y como poco, al finalizar estos pequeños consejos, estarás igual, lo cual no es poso pues los años van pesando.


-----------------


1/ Come menos. Es así de sencillo. Como cuando tengas hambre y no cuanto lo indique el reloj, pero sobre todo ponte plato pequeño y como menos. Sabemos qué no es bueno a partir de los 55 años, sabemos que la glucosa se nos va hacia arriba, que es bueno tomar más productos integrales, más fibra, pero sobre todo es bueno comer menos.

2/ Tenemos que dormir 8 horas al día. Si son 7 tampoco es un drama, pero hay que ir a las 8 horas, de las cuales entre 2 y 4 horas deben ser de sueño profundo. Con la edad dormimos menos y dormimos diferente, lo sabemos, pero hay que dormir bien para estar descansados.

3/ Mira, no te digo que los gimnasios sean malos, pero sí te digo que 30 minutos de andar un poco rápido y al aire libre, es inmejorable. Respirar en un parque, en una zona verde, a la orilla de un río urbano es maravilloso. No respires si es posible las respiraciones de otros compañeros, respira la naturaleza.

4/ Es bueno hacer ejercicios en casa de de llamados de peso, de equilibrio, de fuerza. Un poco, solo un poco, pero hacerlos. Estirarte, algo de Pilates, relajación, mover la cabeza con esos ejercicios que tantas veces hemos visto en internet. Debemos mover lo que nunca movemos. No mucho, pero todos los días un rato. 

Por ejemplo tumbarte y levantar las piernas hacia una pared (en forma de L y si es posible con el culo pegado a la pared y los pies estirados tocando la pared en lo mas alto) para dejarlas allí apoyadas durante 10 minutos puede servir muy bien. Y solo son 10 minutos y una alfombrilla. O 5 si estás empezando.

5/ Este es el último, el más complicado de lograr y el más beneficios. Ríete tres veces al día. Solo, mejor con otras personas, con la tele, con una película, con un libro, recordando o porque te de la real gana. Pero cambia el rictus de serio, y ríete. 

La Salud Mental en Atención Primaria debe ampliarse


La Salud Mental en Atención Primaria es una gran asignatura pendiente
, lo era en Atención Especializada por su baja atención para casos que no fueran graves, pero es que tras la pandemia sabemos que van a crecer y mucho las necesidades de atención en Salud Mental para Atención Primaria y no estamos preparados para ello. Y no se trata solo de atender molestias, sino de parar procesos que pueden generar y generan problemas mucho más serios, que en algunos casos terminan muy mal.

Sabemos que la tasa de suicidios ronda los 11 por cada 100.000 hombres al año y unos 4 por cada 100.000 mujeres al año. 

Y seamos sinceros, no sirve de nada seguir tapando una realidad como esta. Por cada persona fallecida hay unos 20 intentos de media de otras personas.

Y por cada suicidio quedan seis personas allegadas con nuevos problema de culpabilidad y de afectación que requieren tratamiento. 

Durante muchos años hemos pensado que el alcohol, las drogas eran el camino que llevaba al suicidio. Un claro error dicho para engañarnos todos. Intervienen, sin duda, pero también la angustia, el sufrimiento por muy diversas causas, los conflictos entre personas, las pérdidas de familiares, las pérdidas de nivel de vida o de trabajo, los estudios, el aislamiento, la soledad, la enfermedad.

Los psiquiatras podrían contarnos decenas y decenas de casos atendios de forma precaria por falta de medios, pero también nos podrían hablar de los muchos casos que saben ellos que nunca pueden acceder a la Sanidad Pública, lo que nos lleva otra vez más a dividir las posibilidades de salir de los problemas graves según el nivel de renta de las familias.

Con la pandemia se han trastocado un montón de niveles de sociabilidad, de relaciones, de esa defensa ante los problemas que todos ya teníamos interiorizada. Y eso nos lleva a paradigmas diferentes a los de hace un par de años. Y a unas crisis de muy diverso tipo, que ya están motivando un aumento de los trastornos en Salud Mental. 

Cada proceso que nos hace sufrir durante mucho tiempo o nos hace sufrir muy fuertemente durante poco tiempo, nos puede llevar a la angustia, a la depresión, al problema. Y por eso y antes de que se enquiste y cronifique, hay que tratarlo bien, con profesionales de Sanidad. 

Y a la vez sabiendo que es un problema en aumento y que afecta mucho a los más jóvenes, hay que hacer prevención en las escuelas, debemos explicar y hacer entender que es una enfermedad tratable y que no debe estigmatizar a nadie. Nos puede suceder a cualquiera de nosotros. Nadie está a salvo. Dependemos del "golpe" y del momento, para saber reaccionar bien.

El suicidio es ahora la principal causa de muerte entre los jóvenes, pero el trasfondo sigue siendo el mismo: “Son muertes evitables”. 

Igual que pusimos todo nuestro esfuerzo social para cambiar normas de comportamiento con los accidentes de tráfico, hay que hacer lo mismo con los suicidios y los problemas de Salud Mental. Un intento de suicidio, esos de los que se dice puede haber en España unos 70.000 cada año, es una persona herida. Son 70.000 heridos cada año en España.

Los jóvenes no siempre saben defenderse ante los golpes de la vida, no saben detectar los problemas de Salud Mental, son muy influenciables para caer en trampas y en soluciones adictivas. ¿No queremos resolver estos problemas de cara al futuro?

¿Cuántas llamadas debes y no han hecho en esta semana, a quien las espera?


Se nos olvida cuidar a quien siempre está cerca de nosotros y que a veces nos necesita. No nos damos cuenta pues simplemente somos unos egoístas, el mundo se ha do creando a partir de tu propio egocentrismo. Cada vez nos importan menos los demás. Todos nos comportamos parecido, debe ser la educación, nuestra forma de entender y ver a la sociedad y sobre todo a que ya hemos aprendido respuestas fáciles para emplear como excusas.

"Luego vengo, luego te llamo, luego te cuento, luego te veo. Mañana te escribo, mañana lo hablamos, mañana voy a verte." 

Pero 24 horas después continuamos con las mismas tonterías que engañarnos todos.

"Perdona ayer se me hizo tarde, te llamo en un rato, dame un segundo, a la tarde te llamo, tranquila/o. Un día de estos nos tomamos algo." 

Y nos quedamos tan tranquila/os esperando una respuesta a la llamada… que siempre llega demasiado tarde. 

P.D. Si no tuviste tiempo porque tenías un mal día, quizás quien te esperaba porque la ibas a llamar o a escribir… pudo haber recibido una ayuda que ahora ya es muy tarde. A veces unos segundo de hablar resuelven horas de dudas.

Laura P. Puente Ajovín

¿A qué edad hay que elegir bien el trabajo para toda una vida?


Escuchaba el otro día a un entrenador laboral, a un gurú de la formación personal decir algunas cosas que me gustaron y además enfocaban el paso de la escuela a la universidad de una manera totalmente distinta a la habitual, aunque común en algunos países europeos y americanos. Era un planteamiento que hacía alrededor del número 4.

Decía que antes de ir a la Universidad, a una carrera ya determinada y elegida muchas veces por consejos de amigos o familia, había que estar 4 años deambulando (pero nunca perdiendo el tiempo) y aprendiendo temas complementarios, para saber qué se quiere hacer con la vida. 

La Universidad es una gran inversión, para la familia, para el Estado y para cada uno de nosotros.

Y para ello, los alumnos, planteaba como reto trabajar parcialmente en 4 oficios diferentes, o estudiar 4 oficios distintos solo para probar con cuál de ellos nos sentíamos mejor. Ninguno va a ser de antemano el elegido, ya veremos al final, pero no hay que saltarse esa norma. Serán 4 actividades laborales diferentes y hay que acabar el proceso.

Nos aconsejaba que se fuera de viaje a 4 países diferentes un tiempo suficiente (meses si es posible y trabajar allí esos oficios de los que hablaba antes) para aprender de esa sociedad algo distinto a la tuya.

Y nos decía además que había que aprender 4 idiomas: el que ya tenemos, otro en el que debíamos sentirnos muy bien, sabiendo defendernos tanto en lectura como a la hora de hablar y escuchar, y luego otros dos idiomas sobre los que deberíamos tener conocimientos suficientes para entender lo básico y para lograr fácilmente mejorarlos y aprender mucho mas a poco que lo necesitáramos.

Pongamos un simple ejemplo para entenderlo mejor.

Trabajamos de camarero, oficinista, comercial, cadena industrial.

Visitamos Francia, Inglaterra, los EEUU y Chile

Aprendemos inglés, francés y algo de alemán. Ya sabemos castellano y es fácil aprender catalán e italiano.

Estudiamos Arte, Urbanismo, Derecho y Psicología o Sociología.

Sabemos que el 75% de lo que vamos a realizar en esos 4 años lo vamos a utilizara menos de lo que pensamos ahora, pero todo, el 100% va a ser útil para nuestra formación posterior, sea esta la que sea. 

¿Pero vas a entrar 4 años tarde a la Universidad? Tal vez, no lo sé. ¿Cuántos alumnos van cambiando de Carrera Universitaria, hasta que encuentran la que les gusta? 

¿Cuántos suspenden asignaturas hasta convertir una carrera de 4 años en un periodo de 6 años? 

¿Quién dice que con 18 años se está en condiciones de tener esa madurez suficiente como para saber ya, sin conocer antes lo básico, a qué le vas a dedicar toda tu visa posterior? 

¿No es posible que con 21 años se acierte más y mejor en estas decisiones?

Personalmente creo que cuatro años son excesivos, y que 4 semestres pueden servir igual si se saben aprovechar. Incluso 4 cuatrimestres si se organizan bien. 

Encadenar conocimientos diversos ayuda a crecer y a saber con claridad qué nos gusta y qué queremos hacer con la vida.



Recomendaciones ante una Ola de Calor muy fuerte


El Ministerio de Sanidad ante esta pequeña ola de calor que vamos a tener en media España durante esta semana nos hace llegar estas recomendaciones:

Desde el Ministerio de Sanidad se hace hincapié en estas recomendaciones generales:

1. Beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que se realice. Sobre todo en personas mayores, que no sienten la necesidad de beber.

2. Evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer la deshidratación.

3. Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, hay que prestar especial atención a: bebés y niños y niñas pequeñas, embarazadas o madres lactantes, así como a las personas mayores o con enfermedades crónica que puedan agravarse con el calor (como las enfermedades cardiacas, renales, diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer, patologías que dificultan la movilidad, demencia y otras enfermedades mentales, así como el abuso de drogas o alcohol).

4. Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que se necesite. A veces simplemente mojándose la cara y cuello es suficiente para sentir alivio.

5. Procurar reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas centrales del día. Mucho mejor a primeras horas de la mañana o tras la caída del sol.

6. Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.

7. No dejar NUNCA a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a personas menores de edad, mayores o con enfermedades crónicas). Tampoco a los animales de compañía.

8. Consultar a un profesional sanitario (o a Urgencias telefónicas si es fuera del horario de atención en ambulatorio) ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

9. Mantener las medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.

10. Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, gazpachos).


A pesar de todo, siempre me tendré a mí


Este es cartel artístico hecho por Aura Abril Hernández Martínez sobre una fotografía de Cecilia Ponto y realizada en Jalisco, México en el año 2020. Una obra que abajo del todo nos deja un mensaje sencillo.

"A pesar de todo, siempre me tendré a mí"

Esta frase la podemos entender de varias maneras. ¿Va dirigida a alguien en concreto? No lo parece por la "E" final. ¿O va simplemente dirigida a mí misma?

Si va dirigida hacia otra persona denota tal vez excesiva posesión. El "SIEMPRE" en las relaciones humanas no debe existir más que para bien quedar. No es posible el siempre, pues todos vamos cambiando y nadie pertenecemos a nadie.

Excepto nosotros mismos sobre nosotros mismos. 

No nos podemos divorciar sobre nosotros, si acaso y si no nos gastamos, podemos cambiar, modificarlos, pero eso lo tenemos que hacer nosotros mismos. Así que toca querernos más, entendernos mejor.

En ese caso sí que entra bien la frase y la escena. Una persona tumbada, reflexionando, pensando y sobre todo soñando e imaginando otro mundo, otros colores y formas. 

Y eso sí que no es egoísmo pues nosotros dependemos de nosotros. Podemos soñar otro mundo diferente e intentar conquistarlo. 

¿Has disfrutado hoy de tu vida? Somos instantes


Somos instantes en la vida terrenal, en serio. Esto lleva funcionando miles de años sin nosotros, decenas de miles de años sin nuestra presencia, así que cuando llegamos con nuestra vida aunque nos creamos capaces de conquistar el mundo, en realidad somos instantes, un espacio pequeño que a veces no sabemos ni aprovechar bien.

Vamos a estar poco tiempo aquí, seguirán las montañas, los ríos, las calles, los comercios (bueno estos igual no) y las estrellas. Incluso los pájaros nos sobrevivirán pues como nos los conocemos bien, sabemos que serán otros, pero a nosotros nos parecerán siempre los mismos.

Pero nos aferramos a la eternidad. Como si eso fuera posible, sirviera de algo, fuera lo lógico. Lo único cierto es que estamos aquí unos instantes, aunque nos parezcan 80 años, aunque nos digan que son 80 años. Es mentira, son unos instantes. Todo de pende de cómo queramos contar el tiempo.

¿Has disfrutado hoy de tu vida? ¿Qué piensas hacer hoy por ser feliz y por hacer feliz a alguien? ¿Te has cuidado un poco por fuera y otro poco por dentro? Es tan sencillo como poner un poco de relatividad en casi todo, en dejar pasar el tiempo pero disfrutándolo en la medida en que puedas, que no siempre es fácil.

Y si tienes dudas, ponte una música que te guste, lee un libro distinto a los que ya tienes empezados, o dúchate mientras te masturbas. El caso es cambiar algo de tu día a día y sentirte viva o vivo. ¿Que tienes 70 años… ¿y…? Como si tuvieras 25, tu cuerpo y tu vida es tuyo.

Nuevos síntomas del COVID con la Variante Delta. Cuidado en Personas Mayores


La puñetera pandemia nos está cambiando parte de nuestra vida, y de alguna manera a todxs ya nos ha trastocado nuestras necesidades, posibilidades, formas de vida, ganas de seguir peleando por lo mismo, pues ya casi nada es igual.  Otra cosa es que lo queramos o no admitir así.

Os dejo un dibujo con los síntomas viejos y nuevos de la COVID, según estemos o no vacunados, que hoy ha publicado el diario ABC. Una forma de entender que el puñetero virus se quiere adaptar, se defiende, se modifica. Y que todxs nosotrxs tenemos que estar muy atentos a los síntomas, pues cuanto antes nos atiendan menos grave será el proceso, sabiendo además que cada vez hay más defensas médicas hospitalarias.

La Variante Delta ha venido para transformar síntomas, modos de defensa, cifras estadísticas, y además tememos muchos que no será la última variante del COVID y que esto se puede ir transformando en distintas variantes a las que habrá que ir buscando defensa. Por eso es tan importante encontrar remedios farmacológicos a la enfermedad, que vayan a la para que los sistemas de vacunación.

Y sobre todo en personas mayores o con enfermedades previas, acudir enseguida a vuestro médico da familia.

No des portazo al salir, pues no podrás volver a entrar


Una de las cosas que he ido aprendiendo con los años es que nunca hay que cerrarse las puertas en las que se está y se quiere salir, y mucho menos dar portazos al salir. La inmensa mayoría de las veces, entrar a un sitio cuesta mucho tiempo y dedicación, y es una mala idea salirte de un portazo, excepto que sea un portazo muy meditado y provocador.

Lo mejor es salir poco a poco, buscando la mejor puerta de salida y si es posible buscando recambio de otro espacio, mientras se sale del antiguo. 

Y recuerda que cambiar o encontrar nuevo espacio es mucho más sencillo si se está dentro de uno anterior que si se está fuera y recibiendo el aire de la calle. 

Todo el mundo teme al portazo, pero una vez que se da, todo el mundo que lo recibe se vuelve a la defensiva e intenta minimizar su impacto. Al Rey Muerto, siempre, Rey Puesto.

¿En qué han quedado los Yuppie de los años 80 y 90?


Hay una tendencia que a veces incluso suena creciente, de aprovechar los tiempos para NO HACER NADA, para simplemente contemplar y reflexionar, para relajarse y meditar. Sería la postura contraria a los antiguos yuppie «Joven Profesional Urbano» que utilizaban todas las horas del día en trabajar, prepararse, ejercer su profesión a una velocidad de vértigo y sin pararse a mirar a sus lados. La escasez de tiempo libre en su vida tan activa y el estrés con el que vivían afectaban a sus relaciones familiares. No sabemos si aquello se acabó, se transformo, o si realmente ha sido cambiado por todo lo contrario.

Lo cierto es que hoy se empieza a valorar mucho más la convivencia, la suavidad, el empoderamiento de nuestra propia vida, el compartir tareas, el comunicarnos y pasar tiempo de familia y tiempo de ocio para nosotros mismos.

¿Es un cambio, una nueva forma de comportamiento social? ¿Es producto de la pandemia, o venía de antes por los cambios en la relación trabajo y seguridad laboral?

Ya hemos aceptado que el estrés no controlado, no dominado es muy malo para la salud en todos sus aspectos. Mentales y físicos. Y que la mejor manera de poder controlar el estrés es controlando su potencia antes de que llegue, pues si ya lo estamos sufriendo es complicadísimo quitárselo de encima y resolver los problema que nos está causando. 

Hemos aceptado un cambio de valores, no en todas las personas sino poco a poco, que van por tener una calidad mayor en el trabajo a costa de aceptar que no es seguro. A cobrarnos por adelantado la indignidad del despido, disimulando con nuestra implicación a tope, e incluso revisando nuestras formas de vida urbanas y a veces absurdas, metidos en grandes ciudades y a distancias enormes de nuestros trabajos, con horarios muchas veces absurdos que no ayudan ni a la conciliación familiar ni a la productividad de la empresa. 

Tal vez dejar de valorar tanto lo material sea el primer paso, sobre todo para destruir esa tendencia de hace una décadas de querer conquistar el mundo que nos rodeaba a costa de entregar nuestro propio mundo a metas de la que nunca salíamos beneficiados nosotros.