¿Cómo pedir aumento de sueldo en el siglo XXI?


En los años 70, 80 y 90 del siglo XX era normal pedir aumento de sueldo a los jefes en empresas pequeñas y medianas que complementaban incluso lo que se obtenía con las reformas anuales de Convenios de Empresa o de Sector, pues se partía (como ahora) de sueldos bajos. Y no existía casi desempleo al menos en las dos primeras décadas y las empresas intentaban retener a sus trabajadores interesantes. Hoy pedir aumento de sueldo en la empresa, a los "jefes"… parece una tontería y algo imposible.

Así que hay que recurrir a diferentes técnicas que eviten ir de cara a solicitar un aumento de sueldo o de mejoras laborales. La empresa te quiere barato, fiel y a disposición total, pero eso debe tener un precio que o se paga, o no se debe tener, pero con la máxima educación e inteligencia laboral posible.

Una de las formas de aumentar tus ingresos debe ser estar constantemente aumentando tu formación y aspirar a una promoción interna que te facilite un puesto de más responsabilidad, algo que también entonces se utilizaba. Saber que sabes mucho, y demostrarlo para que lo sepan los demás.

Otra posibilidad es conocer muy bien todo tu sector: proveedores, competencia, clientes, y estar muy atento a las diversas opciones que se pudieran producir en el sector. Esta posibilidad no se tiene que casi notar, pues producirá miedo y se defenderán cerrándote puertas de acceso a información que puede ser muy valiosa para ti.

Exista la opción del autoempleo, de montar una empresa solo o con ayuda de otros compañeros que te sirva para independizarte y arriesgar los próximos años para tu crecimiento laboral. Y entonces necesitarás clientes, proveedores, ayuda financiera, asesoría del sector, etc. Y es más fácil aprender cuando se está dentro de un sector aunque se trabaje para otro, que cuando se está ya fuera del mismo.

Bajo ningún concepto sirve pedir aumento de sueldo diciendo que estás descontento con lo que ganas, pues eso supone que tus superiores sepan que hayas perdido la motivación y que dejen de confiar en ti como hasta ese momento. excepto que efectivamente, les hagas mucha falta en el engranaje de la empresa, en cuyo caso por no detectarlo a tiempo, demuestran ser unos incapaces.

La formación debe ser constante para tu beneficio. Y una de las opciones es ir buscando formación en sectores paralelos y cercanos al actual, para complementar tu sueldo con un segundo trabajo, pero sobre todo para tener más opciones de poder defenderte ante crisis y decisiones laborales ajenas a ti. 

Si solo sabes hacer un tipo de trabajo te será mucho más complicad escapar hacia otros sectores en estos tiempos tan líquidos en donde incluso los tipos de trabajo se mueven tanto de posibilidades efectiva para ser interesantes.

El trabajo y la empresa ya no es para toda la vida. Y eso que es una decisión de la empresa hacia su trabajador, también debe ser una decisión del trabajador hacia la empresa que lo tiene contratado. La empresa familiar y paternalista ya no existe, así que toca saber defenderte como persona, como profesional, sin tener en cuantan en qué empresa están trabajando.

No hay comentarios: