¿Nos deben exigir lo mismo a todos? ¿Somos todos iguales a la hora de formarnos?

Tenemos una mala costumbre a la hora de enseñar y de exigir a los niños, y es pedirles a todos lo mismo, poner unos mínimos altos y similares en todas las materias, olvidando que cada personas es totalmente diferente a la otra. Hoy la formación básica es muy floja pero no por lo que se exige, sino por lo poco que se quiere trabajar, por el abandono escolar temprano aunque se acuda a clase, por la poca motivación de lo que supone aprender y formarse en todo lo necesario. De creer que para el futuro es bueno tener una formación de calidad, amplia y diseñada para cada persona.

Este texto de la imagen parece un texto de humor y no lo es. Lo importante es que cada uno de nosotros seamos buenos en algo, no lo dejemos, sigamos aprendiendo todo la vida y no nos cansemos de ser felices haciendo lo que nos gusta. Y eso sobre todo es un recordatorio para los padres y madres, no tanto para los profesores que tienen la obligación de trabajar para sacar el máximo de cada alumno. Pero los padres tienen la obligación de comprender las habilidades de sus hijos y de saber diferenciarlos. 

No hay comentarios: