La música se te lleva a otro sitio de donde estás. Ten cuidado


La música es maravillosa
pero no todo en la música que nos ponemos es tan fabuloso como nos creemos. Por ejemplo la música se nos lleva. Siempre. Es una de sus funcionen que mejor hace. Movernos del sitio. Cambiar la posición de nuestros pensamientos. Incluso nos acelera o nos lentifica nuestras formas. Y eso si estamos haciendo algo muy centrados no es bueno.

La música al entrar dentro de nosotros —pues sin duda entra y muy profundamente— nos modifica nuestro sentido de "estar", de ver o sentir, y según la actividad que estemos haciendo se nos lleva a otro lugar. 

La música te transporta a un espacio diferente a donde estás queriendo centrarte o buscando soluciones, y eso siendo a veces bueno —o incluso muy bueno pues te motiva o te introduce puntos de vista que mezclados con los que en ese momento tienes tu crean un caldo de cultivo maravilloso— otras veces te molesta. 

Incluso cuanto más te gusta la música que estás escuchando, más te está molestando sin darte cuenta. Es una de sus funciones más importantes. La música está para moverte por dentro. Te transporta a otros espacios y o sabes elegir muy bien la música para lo que deseas lograr en esos momentos, o lo mejor si necesitas buscar soluciones es el silencio. 

No hay comentarios: