¿Cómo aprenden los niños pequeños?

Los niños aprenden constantemente, siempre, desde el momento de nacer ya estamos aprendiendo pues necesitamos coger impulsos para sobrevivir. Se aprende jugando con lo que nos rodea en la vida que se nos presenta, así que si esa vida es más o menos compleja, se aprenderá más o menos de unos temas o de otros.

Nacemos totalmente desprotegidos y es enorme y muy intenso lo que tenemos que aprender. Siempre aprendemos a través de los cinco sentidos, son nuestras puerta de entrada. 

Así que la tarea de los educadores —es decir en primer lugar de los padres y madres— es impulsar esos sentidos, con el movimiento, con el ejercicio y con la repetición.

Cada niño aprende a una velocidad diferente y además no en el mismo orden que otro niño. Depende de él, y de las motivaciones que observa alrededor de su vida. Por eso comparar con otros niños no sirve, excepto que observemos mucha diferencia, en cuyo caso hay que preguntar a un profesional.

No todo lo que recibe el niño como impulsos educativos es igual de complejo para poderlo aprender con facilidad. 

Y cada niño tiene una habilidades innatas para aprender antes unas coas que otras. Insistir hasta agobiar no es buena consejera, pues los niños mientras aprenden unas cosas van avanzando en su desarrollo para aprender otras casi sin darse cuenta.

Y para terminar esta pequeña entrada una curiosidad que no siempre conocemos. 

Hay veces que los niños pequeños saben cosas que no nos manifiestan, aprenden cosas que asimilan pero que nosotros no vemos pues no nos lo demuestran. Un tiempo después observamos que aquello que nos preocupaba lo sabe hacer perfectamente, sin habérselo enseñado en el momento de la demostración. Se queda latente el aprendizaje y nos lo demuestra un tiempo posterior. 

No hay comentarios: