Las cuatro hormonas que producen la felicidad. Cómo activarlas


Las hormonas tienen siempre un papel importante en nuestro estado emocional, pero en este caso me quiero centrar en las hormonas que nos generan algo más de felicidad. Nada es milagroso pero modificar algunas pequeñas cosas a veces logra excelentes resultados y no tienen efectos secundarios.

La serotonina: Esta hormona nos ayuda a calmar la ansiedad, y a estar mejor de ánimo. ¿Cómo podemos aumentar nuestro nivel de serotonina? Sencillo y a la vez complejo y que no siempre somos capaces de hacer: ayudando a los demás. Y es que tender una mano a quien lo necesita nos hace estar bien, nos calma, nos distrae. Ayudar sirve para que nos ayudemos.

La dopamina: Es la hormona del placer, relajante, que podemos activar con algo tan sencillo como escuchar esa canción que tanto nos gusta, comernos un trocito de chocolate sin pasarnos, tener un hobby que nos agrade que nos haga estar distraídos y nos haga sentir bien. Placer casi animal, pero con respeto y cuidado, control e inteligencia.

La oxitocina: Es quizás la más conocida de todas, es la hormona que yo llamaría de las emociones, el amor, pues se genera con algo tan sencillo como un abrazo. Un abrazo de… entre 8 y 10 segundos para que funcione pues genera una buena cantidad de oxitocina y nos hace sentir mucho mejor

Las endorfinas: Estas hormonas calman el dolor de manera natural, y ayudan a controlar el estrés, el miedo…. Si meditamos cada día 30 minutos, salimos a pasear o nos ponemos videos de humor es posible que generemos endorfinas y nos encontremos mejor.

En cualquier caso, realizar cosas que a cada uno de nosotros nos hagan estar felices, sean las que sean, sin perjudicar a nadie: nos hará estar bien y tener mejor humor y más felices. 

Por compleja que a veces sea la vida, busca ese momento para ti en el que ser feliz. Baila, pasea, medita, ponte música… Y como decía Peret en su rumba: “Canta y se feliz”.

¿Que no he hablado del sexo? Digamos con claridad que el sexo o el autosexo es maravilloso para aumentar las cantidades de hormonas positivas. Ya no solo estas cuatro sino varias más. Si vemos que el acto sexual mueve en nuestro cuerpo una batalla de hormona, seguro que nos preguntamos por el motivo de que hagamos tan pocas veces el amor en solitario o en compañía de otra persona. Mejor si es posible, este último caso.

Oxitocina, Dopamina, Estrógenos, hormona del crecimiento, Endorfinas, Serotonina, Adrenalina, Feromonas, Progesterona o Testosterona. ¡¡Uff!!

¿Y en personas mayores? TAMBIÉN.

Laura Puente Ajovín

¿Qué es el Bienestar Emocional? Algunos consejos sencillos


La OMS lo define como «un estado en el que la persona puede desarrollar sus habilidades , hacer frente a las situaciones cotidianas de estrés, trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de contribuir a su comunidad».

Para tener un buen bienestar emocional es preciso gestionar las emociones, tener buen sentido del humor, aceptar las cosas tal cual son y estar bien con uno/a mismo/a.

A continuación, os dejo una serie de consejos que pueden ayudarnos a tener un buen estado emocional.

Dedicar tiempo a las personas que nos importan

Tener tiempo libre para nosotros mismos

Crecer y mejorar como personas

Cultivar la amabilidad, el perdón, la gratitud, la perseverancia.

Cuidar de los demás. Esto genera un doble bienestar pues es beneficioso para quien cuida, pero también para quien es cuidado.

Pensar de una manera optimista.

Tener en mente algo que nos motive, que nos haga sentir bien, que nos agrade hacer.

Es fundamental, a mi manera de ver, que tengamos una buena autoestima, y no siempre es fácil. El amor propio, dicen. Pero no es tan fácil como nos pensamos. 

A veces ese amor propio debería venir acompañado de halagos, de buenas críticas, de apoyo, comprensión y empatía, pues una persona con baja autoestima está débil emocionalmente y busca siempre la aprobación de su entorno.

La situación actual en plena pandemia y ya cansados de convivir con ella y sus datos, nos hace estar en alerta, preocupados, pensando que estamos haciendo mal.

Tenemos mucho tiempo para pensar, para valorar pequeñas cosas, para ver nuestros errores, para echar de menos… y eso no ayuda mucho a estar bien.

Hay emociones como la tristeza y la ira, que son negativas, no se está bien ni tristes y enfadados con el mundo. Pero es en estos meses cuando más han aflorado la tristeza por perder a un ser querido, la ira, la rabia, la impotencia de no poder hacer algunas cosas…

Por ello, y en estas fechas más que nunca, haz feliz a la gente que quieres, y serás feliz dos veces, y piensa que hasta lo mas pequeño, algo que tal vez para ti no es importante, para otras personas de tu entorno es un aumento de su bienestar emocional, de su autoestima.

Laura Puente Ajovín

La buena obra por el Planeta de hoy mismo. ¿Quieres?


Vamos a realizar una buena obra por el Planeta, por toda la sociedad, por mis vecinos, por nosotros mismos. Vamos a ser egoístas y vamos a realizar lo que más funciona ante la vida rara. 

¡¡Vamos a ser Positivos!!

Vamos a sonreír, a mejorar nuestra comunicación con los que nos rodean, vamos a intentar abrazarnos un poco más dentro de las restricciones por la pandemia, vamos a ser felices y a decirlo, pues es contagioso. 

Nada más que eso.

Hablemos de masturbación con sinceridad


En Australia, en el Estado de Sunshine dentro del Departamento de Queensland Health del propio gobierno regional está fomentando la masturbación y explicando las ventajas incluso para la salud de masturbarse, de tocarle los genitales cada uno como experiencia sexual fácil  seguro y placentera. Y en las explicaciones similares para ambos sexos se habla también de la masturbación de unos con otros como forma de darse placer.

¿Resulta extraño que un Gobierno de información sobre este tema? La masturbación es un modelo de relaciones sexuales con grandes ventajas. Desde Australia han creado la campaña "Echate una mano" o "Give yourself a hand""La masturbación es una parte normal y saludable de la experiencia sexual de una persona y una excelente manera de descubrir con lo que te sientes cómodo", escribió Queensland Health en las Redes Sociales.

"La mejor parte de la masturbación es que es para todos, ¡y también ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud y la salud sexual!"

"Es importante que todos trabajemos para normalizar los mensajes positivos para el sexo y sobre la masturbación para reducir los sentimientos asociados de vergüenza y miedo, y mejorar la salud sexual en general".

La masturbación conduce a un aumento de las endorfinas que influyen en el bienestar mental, pueden ayudar a reducir los calambres menstruales y pueden conducir a la positividad corporal.  Aumenta la protección contra las infecciones de transmisión sexual y el embarazo, siendo la masturbación una forma de sexo seguro. Mejora el sueño, reduce el estrés y ofrece más relajación mental.

Los mensajes van dirigidos sobre todo a los jóvenes, pero son claramente útiles para todas las edades, pues todavía —sobre todo en mujeres— no se quiere hablar con claridad de este tema, ni admitirlo, asumirlo o entenderlo bien. 

A ciertas edades avanzadas, sobre todo en hombre, la masturbación ayuda a que toda la zona sexual incluida la próstata funcionen mejor. 

Y es un programa dirigido también a los padres, para que entiendan mejor cómo hablar a sus hijos del autoplacer, como sistema además seguro de practicar sexo entre diversas personas. 

No trata de potenciar la masturbación, ni de ponerle como ejemplo único, todas las opciones son válidas, incluso abominar de la masturbación. Pero deben conocerse todas las opciones en igualdad de posibilidades.

Madurar es reconocer que somos vulnerables


Todos vamos madurando durante toda nuestra vida, a base de experiencia, de aprendizajes y también de golpes. Es siempre así en todos nosotros. Madurar es reconocer que somos vulnerables, débiles, frágiles ante los ataques de otras personas, del ambiente, de la propia vida. Madurar es admitir que nos vamos a morir. Y asumir todo esto es duro, pero lo es para todos nosotros. Unos tardamos más y otros menos, incluso algunos no lo consiguen en toda su vida.

No es que pretenda con estas líneas que seamos capaces con facilidad de reconocer nuestras debilidades, que sin duda no estaría nada mal que así se hiciera, sino al menos que se admitiera que en algún momento de nuestra vida lo tendremos que hacer.

Pero reconocer nuestras debilidades no es negativo. 

Al revés, nos sirve para tomar conciencia de nosotros mismos y saber qué podemos hacer, qué grado de fuerza mental y vital debemos entregar ante cada circunstancia

Solo los que admiten que la vida es finita son capaces de saborear mejor las dichas de la vida. 

Disfrutar de la vida, consumirla, es otro tema. Se puede consumir, gastar, gritar de alegría en un momento dado aunque no se quiera admitir que somos débiles. Pero intentar disfrutar de cuantas horas diaria mejor, eso, ya no es tan sencillo si antes no pones en valor la propia vida de cada uno de nosotros. 

Tenemos que elevarnos sobre nosotros mismos para conquistar nuestro espacio vital, admitiendo que todo tiene un tamaño, un espacio, un sentido. Y un final.

¿Qué nos sucede en el Otoño a las personas? ¿Y a las Personas Mayores?


Estamos en Otoño y lo hemos notado
todos, pero este periodo es un tiempo complicado para todos nosotros pues se ralentiza la actividad de la serotonina en nuestro cuerpo y eso nos lleva a situaciones algo distintas en nuestro cuerpo. Somos animales, somos parte de la naturaleza, y al igual que en los árboles se pierde la actividad o en algunos animales sucede lo mismo y se preparan para la hibernación, en las personas se entra en un periodo que en la antigüedad era de menos actividad, de menos horas de sol y de calor, de luz y de vida.

Nos cambia en este periodo nuestro estado emocional, pero también físico. 

Las articulaciones y los huesos parecen más frágiles, más dolorosos. Y todo esto nos lleva a situaciones similares al cansancio emocional y físico. E incluso nos lleva al sedentarismo, a incluso comer más que en verano, a ver peor y a tener más dolores. 

Hay que alimentarse de forma más natural, con más frutas y verduras dentro de que es un periodo en donde no abundan tanto como en primavera o verano. 

Hay que seguir haciendo ejercicio, paseando o saliendo a correr, y sobre todo aprovechando los tiempos de luz y sol para recibir ese contacto con la vida natural que todos necesitamos tanto.

Es un periodo en donde es posible caer en la tristeza, por lo que hay que intentar remediarlo con más contactos físicos, personales, con una actividad programada para sentirnos activos, siendo mas positivos, haciendo planes a corto y medio plazo, viajando a lugares diferentes a los del verano, pues hay que asumir que depende de nosotros ponerle un poco más de alegría al otoño.

¿Acciones a corto plazo? 

Las hay. Come mas fruta y verdura, intenta tener mas relaciones sexuales, duerme lo correcto y que ni sea poco ni una barbaridad por tener menos horas de luz, no tomes demasiado alcohol o tabaco, revisa tus enfermedades crónicas, y vigila que tu piel esté suave, tu boca tiene una buena higiene y que tus pies están sin problemas. Y actívate, móntate un hobby y dedícale tu actividad mental al menos.

Y si ya eres mayor, recuerda que pasear un poco rápido, algo de bicicleta o natación, jugar a la petanca e incluso hacer ejercicios de memoria o de carácter intelectual como los sudoku o los crucigramas, jugar a las cartas, el dominó o al ajedrez ayudan a estar activos. 

El miedo a la enfermedad es también una enfermedad


Llevamos dos años con la pandemia del COVID y esta situación nos aterroriza en algunos casos, nos frena en nuestras formas anteriores de vida. Parece lógico. Pero el COVID no es la única posibilidad negativa 
en nuestra salud, estamos predispuestos a tener enfermedades, más si no nos cuidamos. Pero incluso haciéndolo, es posible que tengamos la mala suerte de tener alguna enfermedad grave.

El COVID es una posibilidad, y ya no es tan grave como para que le prestemos la atención desmedida que le prestamos. Hay que seguir viviendo y hay que seguir siendo felices, productivos, y hay que continuar amando, tocándonos, abrazándonos y disfrutando de la vida para así lograr que la disfruten los que nos acompañan.

Los trastornos mentales leves han crecido brutalmente en estos dos años de miedos y temores. Y muchas veces nuestro estrés emocional nos conduce a otras enfermedades más graves. Y si bien queremos defendernos con razón de una pandemia, si no sabemos medir nuestros propios miedos, podemos debilitarnos y caer en otros procesos peores.

Seamos sinceros con nosotros mismos, no nos encerremos en casa por los miedos a los contagios, pues muchas enfermedades o accidentes no los podemos prever y son muy graves. Aprendamos a defendernos de los contagios, pero no nos dejemos llevar por los miedos. Y si te aterroriza esta pandemia, no veas o escuches los medios de comunicación, pues ellos venden alarmismo y procesos que sean noticia. 

El miedo es peor a veces que la pandemia. No te dejes caer en procesos negativos.




7 pequeños detalles para aprovechar mejor los tiempos de trabajo


¿Por qué ponemos hora de inicio a una reunión de trabajo y se cumple y no ponemos hora de finalización y se vuelve a cumplir?

¿Por qué en las reuniones de trabajo no ponemos antes —y se envía— un Orden del Día, para dividir los tiempos y organizarlos entre la Presidencia, y que ya todos admiten aunque callen?

¿Cuántas reuniones de trabajo presenciales nos podemos evitar si las sabemos hacer online con un método eficaz, dando además formación online con un simple documento, que explique —por ejemplo— los modos Silencio y Solicitud de Palabra?

¿Cuántas visitas o reuniones nos podemos evitar con un simple email, o un mensaje por WhatsApp preparatorio que a veces resuelve problemas sin más tiempos?

¿Por qué no nos organizamos mejor los tiempos, diseñando un horario propio y programado para recibir los email y responderlos?

¿Ya hemos aprendido para qué sirve y sus ventajas por tener dos teléfonos con número diferente si recibes al menos una docena de llamadas al día?

¿Y tener sonidos distintos en el teléfono para los mensajes, según el emisor y así no estar mirando constantemente el teléfono cuando suena, si recibimos al menos una docena de mensajes?

Entre Innovación y Fracaso no hay mucha distancia


En todos los avances de la humanidad desde hace miles de años, vamos a golpes de innovación, de inventos que nos facilitan los trabajos y nos los cambian. En eso no hemos avanzado mucho aunque parezca lo contrario. Innovar es avanzar. Simplemente trabajar en y desde la normalidad ya reconocida es simplemente admitir que quieres ser mediocre, aunque pueda ser suficiente.

Pero la innovación supone siempre arriesgarse a fracasos. Aunque montar una empresa es también admitir que lo normal es vivir entre los fracasos y los éxitos.

Innovar es arriesgarse, es intentar abrir nuevos caminos, es admitir que el fracaso se esconde dentro de la innovación, pero también el éxito.

Suelen innovar las pequeñas empresas abriendo nuevos caminos que comprar o asumen las grandes empresas, desde sus departamentos de innovación. Las hacen suyas, asentándolas y poniéndolas en valor, puliéndolas, pero muchas veces basándose en pequeñas innovaciones de pequeñas empresas.

Y siempre como ya he comentado antes, el fracaso está dentro de cualquier cambio importante en los modos y las formas. Pero el fracaso no es más que una parte del éxito. Tenemos que estar acostumbrados a fracasar aunque en ciertas culturas sociales y laborales esto no sea bien admitido. 

Fracasar es el primer paso para cambiar e intentarlo de nuevo. Solo se fracasa porque algo no podía funcionar bien, lo que nos facilita el cambio hacia nuevas formas y sobre todo a poner más empeño en cambiar y buscar mejores fórmulas. 

Lo malo del fracaso es lo caro que resulta, por lo que una de las cosas que tenemos que tener en cuenta siempre es en intentar admitir que el fracaso es posible, es muy caro, y estar medianamente preparado para ello, salvando los muebles que se pueda, para volverlo a intentar. 

¿Cómo se estudia el Bachiller o la Formación Profesional?


Cuando un alumno llega a lo que podemos llamar Bachiller o Formación Profesional, es decir, cuando da el paso superior que lo va acercando a su vida profesional como adulto tenemos que tener especial cuidado en alcanzar objetivos cada vez más complejos. Es curioso que la atención de los padres en estas edades sea casi mínimo en su relación con la escuela, con las AMPAS y todo el entramado educativo. Y estamos hablando ya de etapas casi finales que son importantísimas para el desarrollo como persona de sus hijos como adultos.

Al llegar a estas edades al alumno hay que exigirle una cierta profesionalidad para plantearse ante su estudio al que debe dedicarle un tiempo importante sobre todo en el bachiller. Estamos hablando ya de unas técnicas de trabajo intelectual que requieren muchas ganas y esfuerzo por parte del alumno.

Hay que aprender conceptos nuevos, cada vez más complejos y para ello es fundamental tener una base buena, unas técnicas de estudio ya asimiladas, y creer en lo que se está estudiando. Para ello es fundamental aunque no siempre se entienda así en Formación Profesional, que se dediquen tiempos y esfuerzos similares a todas las materias, sean prácticas o teóricas. El conjunto de todas ellas es la que crea profesionales.

Hay que organizar bien el tiempo del estudio, a los deberes, a los trabajos, a repasar lo anterior, a preparar los exámenes, y para ello debes saber dosificar muy bien los tiempos y fuerzas. El deporte ayuda, las aficiones también pues sirven para esponjar la mente, y sobre todo sirve para encarar estos tiempos de forma positiva y no pesada y agotadora.

Hay que tener ganas de estudiar, de trabajar en lo que como estudiante tienes que hacer, y eso no es sencillo, sobre todo porque a esas edades no siempre se recoge desde los adultos de la familia la misma atención que desde niño. Por eso es fundamental que el propio alumno ya casi adulto se exija a sí mismo el propio trabajo.

No existe formación académica o formación profesional si no va unida a un crecimiento personal, a una formación en valores y en modos de vida adulta. Se crece en edad, se descubre el mundo propio, se encuentran carencias y temores, y todo eso hay que gestionarlo desde un cuerpo nuevo que no siempre gusta, se puede dominar bien, se ama incluso. No es sencillo unir todas estas labores de un ser humano a esas edades, sobre todo cuando muchas veces y por diversos motivos, el camino se efectúa casi en soledad interior. Ser adolescente es complicado, pero todos pasamos por lo mismo.

Hay que trabajar más en equipo, rodearte de gente de tu misma edad, entregando y recibiendo consejos sobre los problemas, sean formativos o personales. Todos hemos aprendido de los amigos, y a veces todos nos hemos equivocado con alguno de ellos. No es sencilla acertar, pero es parte fundamental del éxito posterior como adultos.

En este punto de tu formación es imprescindible que organices tus lecturas, del tipo que sean, pero hay que leer, incluso hay que leer más, y eso no siempre es sencillo, pues muchas veces parece que falta el tiempo. 

Si estás ya dentro de una FP es bueno que vayas conociendo el sector, que incluso hables con profesionales del mismo si esto te es posible, para conocerlo mejor desde la experiencia laboral. Ese intercambio de información poner color a la formación profesional. La innovación, tan necesaria, empieza por innovar en tus propios estudios.

La formación cuando se llega a estas edades es el punto para admitir que será muy larga, que incluso durará toda la vida, por lo que es imprescindible que sea un estudio agradable para tí, elegido según tus gustos. 

Toda formación se puede ampliar, sin descartar las opciones de pasar por diversas Vías para ascender a la Universidad o para desde la Universidad bajar a estudios profesionales que te ayuden a ver los aspectos de los estudios desde otras perspectivas mas amplias.

Amar es compartir pues van unidos


Creo que lo tenemos todos muy claro, pero por si hay dudas hay que repetirlo. "Amar es Compartir". Es imposible amar si no se comparte "todo" lo que hay que compartir, pues forma parte lo uno de lo otro. Compartir gozo y sufrimiento, posibilidades y deseos, presentes y futuros. Incluso a veces pasados, algo muy complejo en estos tiempos en los que tendemos a que todo dure muy poco tiempo.

Compartir forma parte de la esencia del amor. Pero no solo con tu pareja, sino con los hijos, con los padres, con tus amigos y compañeros de vida. Compartir es un acto de amar, y el amor es un acto mucho más grande que el de pareja. Se puede amar a colectivos, a personas desconocidas pero que necesitan amor, a viejos amores y a posibilidades de futuro.

La única forma de hacer un buen trabajo es amando lo que hacemos


La única forma de hacer un buen trabajo es amando lo que haces
- L'unico modo di fare un ottimo lavoro è amare quello che fai. Steve Jobs

Si el trabajo te gusta, sigue siendo trabajo, pero además es parte de nuestra vida, es una actividad placentera, algo sobre lo que edificar nuestra forma de vida pero a su vez nuestra propia vida y todo lo que nos rodea. 

El trabajo es fundamental en la vida de las personas, para poder seguir viviendo o sobreviviendo, pero sobre todo para sentirnos útiles ante la sociedad y ante nosotros mismos. No es que el trabajo dignifique como a veces se dice, es que el trabajo es MUY necesario para sentirnos vivos. 

Por eso es tan importante saber elegir la profesión, la empresa y nuestro trabajo, con arreglo a lo que nos gusta y a nuestras propias capacidades.

Lo único imposible es lo que no intentas hacer tú


Ya sé que te lo han dicho muchas veces, que incluso tú mismo te lo has dicho las mismas ocasiones, pero sigue siendo verdad. Lo único imposible es lo que no intentas hacer tú y te rindes antes de comenzar. La primera derrota es la que te provocas tú mismo dejando de hacer algo, rindiéndote antes de que te rindan, abandonando el intento. O simplemente no haciendo nada, no intentando lo que es necesario intentar.

Si somos nosotros los primeros que nos decimos NO, efectivamente, somos nosotros los que nos vencemos, los que nos rendimos, los que damos todo por perdido antes de intentarlo. 

Se lo ponemos tan fácil a los demás, a los contrincantes, que no necesitan ni ser mejores que nosotros, les vale con que nosotros no lo intentemos, les digamos que nos rendimos pues nos dan miedo. ¿Miedo sin intentarlo siquiera? Si no somos capaces de intentarlo, siempre vamos a perder antes de comenzar. Y estoy seguro que no es eso lo que queremos lograr. 

Ante los problemas leves de salud mental, tú eres el importante


Si crees que tu salud mental está gripada, resfriada, con problemas menores, debes tomar dos decisiones básicas imprescindibles. 

1/ Cuidarte como harías con un cólico intestinal o una gripe estacional, rectificando algunos hábitos y acudiendo al profesional médico de Atención Primaria como primera puerta.

2/ Admitir que debes ser TÚ quien tome las primeras decisiones. No hay que tener reparos en admitir uno mismo que tiene dudas, temores, ansiedades, angustias. Es un proceso por el que todos algunas veces en la vida pasamos, sufrimos, superamos. Y eso supone enfrentarse con tu mismo espejo, revisar tu vida y empezar a tomar pequeñas decisiones de cambio o de reforma.

No todos los problemas que nos puede plantear la salud mental son importantes, pero en esas fases primeras todos tienen solución si se tratan bien y si todos nosotros, cada uno de nosotros, ponemos de nuestra parte. La salud mental es parte de nuestra salud y hay que cuidarla.

La vida no es sencilla. Para nadie.

Y en tiempos de crisis nos fallan más elementos de relación social, de seguridad, de saber sobrevivir sin problemas añadidos. Por eso hay en estos tiempos, que replantearse algunas cosas. En baloncesto existe el “Tiempo Muerto” que es simplemente parar el balón, respirar y tomar aire nuevo, y ver la continuación con otro punto de vista, tras analizar lo que nos imposibilita seguir corriendo como antes. Es un simple reset, un mirar desde otra óptica lo que estamos haciendo y cambiar algunas cosas.

Ante las dudas, lo último que debes hacer es seguir creyendo en tí. Todo lo demás es matizable y tiene posibilidades de ser modificado.

Los adolescentes e internet. Debemos saber qué consumen


Nuestra obligación como padres es cuidar de la educación de nuestros hijos, y eso incluye la de potenciarla, ampliarla, llevarlos a la escuela y sobre todo en estos tiempos nuevos en donde la tecnología la tenemos en el bolsillo, ampliar el cuidado de la educación de nuestros hijos, sabiendo qué observan en Redes de todo tipo, en donde hay más basura que elementos positivos. Pero también tenemos que cuidar y trabajar la educación de los hijos cuando llegan a esas edades más complejas de la pubertad y la adolescencia, que precisamente son tan importantes para la formación de su personalidad de futuro. 

Hay que evitar que los jóvenes que salen de niños se nos rompan, pues son muy frágiles.

No es reaccionario controlar lo que nuestros hijos entre los 12 y los 18 años pueden ver en silencio y sin orden, a través de internet o de las Redes Sociales. Hoy hay tal variedad de opciones que es complejo saber qué acceso se tiene para ver pornografía de todo tipo, alegatos a la violencia, desprecio a las normas, juegos con dinero que atrapan, etc. y además en cuanto se entra a uno de estos lugares es muy sencillo ir ampliando la información viciada, el problema se descontrola pues de una página o espacio de información se accede con facilidad a otro que aumenta lo que se observa o se lee o se practica.

Hoy las Redes Sociales son una compañía sencilla de tener constantemente, que te avisa, te deja opinar y preguntar, te abre las opciones de interactuar y participar a todos los niveles. 

Observar en internet es muy sencillo, pero participar activamente también.

En pornografía no solo se pueden observar actos sexuales de todo tipo, y esto lo sabemos los adultos muy bien, sino también actos de violencia brutal siempre de hombres hacia mujeres a las que se trata como simples objetos. Y además es una máquina de hacer dinero para adolescentes que van cayendo en trampas perfectamente diseñadas por adultos.

Pero siendo la pornografía el problema más sencillo de entender y controlar, hay otras posibilidades en adolescentes, que hay que vigilar también. Hoy es posible comprar por internet innumerables productos que no desearíamos que nuestros hijos tuvieran o consumieran. Internet no es negativo, pero hay que educar para que su uso sea positivo, y para ello hablar con los hijos es fundamental, que ellos sepan que podemos controlar y sobre todo ellos deben estar atentos a las basuras y no consumirlas.

Caer en la ludopatía es una variable de internet que debemos vigilar, aunque pensemos que nuestros hijos no tienen dinero para perder y jugar. Los mecanismos del juego fabrican ludópatas a medio plazo, no le importa esperar si de entrada van atrapando a nuevos clientes.

El estudio en los jóvenes. Técnicas de Estudio globales


Los estudiantes a partir de los 14 años, en ese Segunda Etapa Formativa que les lleva desde la Pubertad a la Adolescencia requieren unos avances en su formación claramente estructurados sobre las bases de: mejorar la letra con la que escriben (ahora esto parece un tema sin importancia), mejorar tremendamente la ortografía, saber escribir en un teclado con una velocidad suficiente, tener una comprensión lectora alta en dos idiomas, ampliar los usos del cálculo mental, adquirir conocimientos muy diversos que se van quedando de forma sólida y saber adaptarse a los distintos criterios de los profesores, de los amigos, de la propia vida. 

En esta etapa de la vida el joven, el estudiante debe saber que su propia exigencia formativa es fundamental. Debe ser él mismo quien acepte de buen grado las exigencias, los retos, las metas que se deben alcanzar. No se estudia para nadie más que para uno mismo.

Debe procurar a esa edad no centrarse exclusivamente en una temática, es todavía pronto, debe seguir tocando todas las áreas, para que no quede ninguna rezagada pues todavía es pronto para haber decidido definitivamente qué quiere ser, estudiar, convertirse en profesional (de profesión). 

Entiendo que se duda de estas aseveraciones anteriores y que existen personas que piensen que con 14 ó 16 años los jóvenes ya saben perfectamente qué quieren ser de adultos. Es posible, pero también lo es que en un momento de estas edades cambien de parecer, y por eso no deben orillar las temáticas básicas.

No hay que estudiar para los exámenes sino para aprender, no se trata ya de obtener una puntuación en un examen, sino de lograr retener materias y aplicarlas sobre otras materias. Hay que crecer en conocimientos, no en notas escolares.

Hay que dedicar al estudio y al trabajo el tiempo necesario, pero hay que planificarlo muy bien para que no sea excesivo. Son edades en los que también van cambiando los deseos de estar con otras personas, de tener contactos, pues también de ellos se crece en formación vital. Son los años de los primeros viajes que ayudan a abrir las miradas de lo que nos rodea.

Son ya años en los que trabajar en equipo no es algo que viene sobrevenido por órdenes de los profesores. Ya deben saber y admitir que es muy positivo y útil. Ayudarse, intercambiar datos y apuntes, es también trabaja en equipos.

Hay que tener planificado ya todo el Curso Escolar, incluso las horas diarias que le van a dedicar a los estudios, a los trabajos y a repasar para los exámenes. Pero este trabajo debe ser ya totalmente organizado por ellos mismos.

Es una edad en la que el esfuerzo físico y el deporte es importante. No es fácil encontrar en todos los casos tiempos para ello, pero hay que intentarlo con ganas, no es de ninguna forma, perder el tiempo.

En clase deben los jóvenes intervenir, preguntar, participar. No se puede ser agente pasivo, eso bloquea posibilidades de crecer en la formación. Y a su vez es bueno llevar una genda en donde apuntar a modo de diario, no solo los pensamientos y las dificultades, sino tus deseos, tus aspiraciones en la vida, tus propis dificultades para lograr objetivos.

Por último debemos recordar que son edades fáciles para caer en errores importantes, para consumir lo que no ayuda en nada a los crecimientos personales, a no dormir lo suficiente, a encerrarse en sí mismo, a que no haya una relación buena con la sociedad, por exceso o por defecto. Y en eso las familias deben estar atentas para ayudar sin presión, pero para ayudar al fin.


Nota.: La imagen que vemos arriba es de una obra pictórica de Alex Katz de 1993




12 cosas que debemos todos recordar siempre


Este cartel con 12 Cosas para Recordar estaba muy fotocopiado, pero lo he fotografiado desde la fachada de una farmacia pues me ha llamado la atención, no tanto por sus frases como por que fuera admitido en una farmacia, como elemento en positivo. La Salud es mucho más que medicamentos, es también saber vivir mejor, tener templanza, cuidar el cuerpo y la mente. Es un pequeño listado de 12 cosas que debemos recordar siempre.

Nos recuerda 12 cosas simples, conocidas por todos pero que olvidamos con excesiva facilidad.

No se puede cambiar el pasado, ni el futuro es fácilmente influenciable, si acaso podemos trabajar el presente.

Todos nuestros caminos son diferentes, y sin duda copiar los caminos de otros no sirve de nada.

Pensar demasiado te llevará a la tristeza. Y aquí el "demasiado" es fundamental. El "demasiado" no sirve para resolver.

Juzgar a otro es juzgarse a uno mismo aunque no nos demos cuenta. Lo juzgamos con nuestras ideas, y eso se nos vuelve hacia nosotros.

Las sonrisas son contagiosas y eso es muy positivo. ¡Búscalas!

Solo fracasas cuando te das por vencido, mientras tanto todavía hay esperanza de lograr el objetivo.

Las opiniones de otros no definen tu realidad. Ellos no saben todo, no tiene tu misma información.

Casi todas las cosas mejoran con el tiempo, y las que no mejoran es que simplemente no pueden ya mejorar.

La felicidad se encuentra en uno mismo, y eso cuesta entenderlo y admitirlo.

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti. No es más complicado que eso.

Pensar en positivo traerá cosas positivas. Y al revés.

Todo lo que entregas, te viene devuelto, vuelve a ti en algún momento, más pronto que tarde.

No te creas las frases de autoayuda. No sirven. Solo sirves tú


Todos somos capaces de darnos los mismos consejos, los admitimos y lo sabemos, pero cuando toca ponerlos en funcionamiento, no sabemos, se nos olvidan. Nos ataca el mal de la ansiedad, de la angustia, del estrés, del olvido. Estas frases en sí no son ningún remedio, son simples marcos mentales que o los llevamos dentro o no sirven de nada. No se resuelven los problemas por una frase, si esta no la tenemos interiorizada, admitida, y la ponemos en funcionamiento de forma automática.

"Deja de sufrir por lo que pueda salir mal, y comienza a emocionarte por lo que puede salir bien"

Nos dice que seamos positivos, proactivos, capaces de empujarnos a nosotros mismos hacia lo bueno, aunque sea lo complicado. Pero la frase no sirve si no nos la creemos totalmente. Si tienes dudas, olvídate, sigue con tus dudas, no hagas nada, sigue siendo como hasta ahora. Los milagros no caen desde ningún lugar, los provocas tú mismo.





Qué y cómo deben estudiar los niños de 6 a los 14 años?

Hay una etapa muy importante en los estudios en los niños, y esa se circunscribe entre los 6 y los 14 años. La anterior, la que llamaríamos preescolar es una etapa de descubrir, tocar, ilusionarte, practicar con las manos y es fundamental en el desarrollo de la persona, pero la primera etapa escolar marca las ganas de estudiar y la motivación por el trabajo duro de estudiante, que posteriormente en una segunda etapa practicarás con arreglo a lo conseguido en esta primera etapa.

En estos años, desde los 6 a los 14 años, no es tan importante cuanto aprendes sino la calidad del aprendizaje, de la educación y formación recibida. La calidad de lo que se recibe es fundamental.

Con 8/9 años, una clase sobre la anatomía del sistema digestivo puede marcar la vida de un estudiante y sin darse cuenta nadie, dirigirlo hacia unos estudios superiores relacionados on los escuchado y visto. Es un ejemplo, pero la pasión del profesor en las materias hace que el estudiante las absorba de una forma o de otra.

En estos años no hay que aprenderse los Reyes Godos, sino aprender bien a leer, a escribir, a realizar cálculo entre ellos el mental, a saber utilizar la información y a saber buscarla, y tener una expresion oral y escrita que sea correcta y en aumento.

Es un conjunto de años que deben encaminar al alumno a preguntar, a consultar y saber buscar y a ir haciendo las cosas por sí mismo. Prohibido hacerles los trabajos de marquetería por parte de la familia, es un error.

Es un tiempo para irse formando profesionalmente, aunque no lo notemos. Y para ello hay que hablar con el profesor para adivinar levemente qué le gusta, qué le encaja mejor, qué debemos potenciar levemente. Nada es seguro a estas edades, pero se van viendo caminos.

Para esos alumnos la memoria es muy importante, y para eso hay que trabajarla. Comprender lo que se quiere memorizar es el mejor camino para hacerlos con éxito. 

El orden de los apuntes, de los materiales, es fundamental, pero hay que recordar que no existe una sola manera de tener orden y de que lo importante no es que estéticamente haya orden, sino de que ese orden sirva para que siempre se encuentre lo que se busca.

Recordemos recordar que hay tres columnas primordiales. El cálculo, la lectura y la escritura. Hay que ir aumentando la velocidad en estas materias, pues con los años se debe exigir la perfección pero también el aumento de la velocidad y la comprensión.

Son años imprescindibles para el segundo idioma, aprendido con normalidad, como un complemente imprescindible y que debe formar parte de nuestra vida. Lecturas, vídeos o películas en la televisión, charlas con amigos, reuniones temáticas para hablar y escuchar. Hay que potenciar ese segundo idioma de forma natural.

Si en los estudios las cosas no van como deberían, incluso como los padres pensamos que deberían ir, hay que hablar con los profesores más y adivinar los problemas. 

Fuera del colegio NO se deberían hacer excesivas tareas, e incluso lo mejor es que estas fueran muy pocas en la programación añadida de la escuela. Hay que jugar, relacionarse con amigos, hacer deporte, hacer lo que al chaval le gusta. Todas estas actividades son complemente perfectos para los estudios y sobre todo para el desarrollo mental y práctico de la persona.

Estudiar debe ser algo bonito y útil. Si no se es feliz estudiando nunca gustará y por ello nunca se lograrán los objetivos necesarios. Los alumnos son personas, ¿obvio verdad? Y tú como adulto… ¿le dedicarías con esfuerzo ocho horas todos los días a una actividad que no te gustara, que te cabreara, que no te resultara positiva según tu punto de vista? Ya sé que a veces tu trabajo es así, pero si lo es, no resulta provechoso para tí y posiblemente ni para tu empresa. La motivación es fundamental para lograr el éxito.

10 técnicas que logran mejores estudiantes

Vamos a enumerar algunos detalles que el estudiante tiene que tener presente siempre, que deben facilitárselos desde su familia si es un niño o un adolescente y desde la escuela o universidad en otros casos. Son las necesidades básicas del estudiante para que realice su labor con más calidad. Algunos son pequeños consejos que el estudiante debe practicar siempre y de forma constante.

 La clase es el puesto de trabajo del estudiante. Una hora en la clase es una hora en el trabajo, una hora de estudio es una hora de trabajar duro. Por eso hay que exigirse esfuerzo y ganas.

 Los apuntes son MUY necesarios para recordar, para repasar, para fijar y memorizar elementos que a veces podrían pasar algo desapercibidos. Tomar apuntes es una técnica que se deben practicar y aprender.

 Antes de entrar en clase el alumno debe saber qué va a estudiar en ella, tiene que repasar el Tema aunque sea levemente, nunca se debe entrar a Clase para ver qué se nos cuenta en ella. El alumno debe aprovechar la Clase desde antes de entrar en ella.

 Siempre, imprescindible, hay que entrar a clase con papel blanco, libreta o similar y un lápiz o dos bolígrafos. Siempre.

 Si hay que estudiar un texto hay que saber explorarlo, leerlo bien y subrayarlo, repasarlo varias veces, explorarlo y hacer un esquema.

 Saber leer bien y de forma rápida es otra técnica que se debe mejorar según vaya pasando el tiempo de estudio.

 Hay que tener un Plan de Estudios, para saber qué se va a estudiar cada día de la semana, en cada clase, en qué orden. No es posible sorprenderse con el tipo de Clase que se recibe, antes hay que acudir preparado.

 Estudiar supone poner esfuerzo en ese trabajo duro. Hay que estar descansado antes de estudiar, hay que planificar los descansos, ordenar el tipo de trabajo y de intensidad. Cada hora requiere unos 10 minutos de relajación, de salida de esa concentración máxima.

 Estudiar también puede diseñarse personalmente, también es posible utilizar modos y mecanismo que vayan con cada estudiante. Unos requieren silencio, otros música, unos desorden, otros una mesa vacía, algunos decenas de libros de consulta. 

 Nadie nos preguntará cómo estudiamos si el resultado es bueno. No hay que estudiar decenas de horas a la semana, sino las suficientes para aprender lo que se necesita. Si aprovechamos el tiempo del estudio con técnicas eficaces según cada estudiante y materia, lo de menos es cuánto, sino alcanzar los objetivos necesarios.

¿Qué es ser estudiante? ¿Quién es un estudiante válido?

Un estudiante no es solo el que estudia, es mucho más que eso, es el que quiere estudiar, el que aplica su esfuerzo a querer estudiar, el que piensa de qué manera puede estudiar mejor y en cómo mejorar sus métodos de estudio. Estudiar es un trabajo a veces muy duro, y para ello es necesario como en todo tipo de trabajos, estar motivado y querer hacerlo lo mejor posible.

El derecho de todo estudiante, tenga la edad que tenga, es que se le respete en su trabajo de estudiante, en su ocupación vital que es la de estudiar para ir edificando un nuevo modo de luego entregar a la sociedad los beneficios de lo que estudia.

El estudiante tiene la obligación de estudiar si está en la edad de la Educación Obligatoria, para lograr un rendimiento acorde a sus propias capacidades que son siempre distintas entre una persona y otra, entre un alumno y otro. Pero el estudiante debe responsabilizarse de su trabajo y de ese oficio nuevo que es el de estudiante. Realmente es un trabajador intelectual para su beneficio, y para luego beneficio de su sociedad.

Hay que perfeccionar las maneras de estudiar y de trabajar en el estudio, pues lo que al final importa no es tanto lo que se estudia, o el tiempo que se invierte en estudiar, sino los motivos por los que se estudia y las formas de ese estudio para lograr los objetivos de aprender. NO vale tanto la cantidad del estudio, como la calidad del mismo para que sea absorbido por la persona, entendido y comprendido, y no olvidado.

Las condiciones de trabajo del estudiante deben ser como poco esas mínimas normas de equilibrio, espacio, silencio, materiales, salud, medios y condiciones de que pueda disponer de continuo. Un espacio propio para estudiar es muy importante, mejor si está en tu propio hogar. Una biblioteca, un ordenador con internet, material mínimo y diverso. Y respeto por las personas que están alrededor del estudiante.

El estudiante necesita sus tiempos para estudiar, para hacer trabajo individuales y trabajos colectivos. Todo eso hay que facilitárselo, es decir, ponérselo fácil. Y si todo esto no es posible por diversos motivos, lo mejor es no perder el tiempo en estudiar duro y dedicarse a otros menesteres como trabajar en un oficio con los conocimientos que ya se tengan.

No se debería dejar de estudiar nunca, pero si en un momento dado no hay las condiciones mínimas, la motivación suficiente, las ganas de estudiar, lo mejor es no empeñarse en querer avanzar en lo que parece imposible. 

Engañarnos todos es un mal camino hacia el futuro. 

Siempre es posible volver sobre lo andado, cambiar la decisión, revisar las metas, pero para estudiar siempre hay unos mecanismos mínimos, y si no se tienen los resultados no serán buenos.

¿Por qué nos esforzamos en obligar a los alumnos a estudiar algo, si ellos no quieren, no están bien asesorados, no sabemos antes si les gusta o si tienen las capacidades innatas para ese trabajo? ¿Por qué no nos asesoramos todos, padres y alumnos, antes de obligarnos todos hacia un camino con dudas? ¿Cuánto cuesta una buena asesoría… y un año o dos años perdidos en la vida de una persona?


Nueva página web para consultar sobre la migraña y dolores de cabeza agudos


Pocos problema de salud hay tan invalidantes cuando se manifiestan de forma grave y aguda, tan poco conocidos y con tan pocas soluciones que resuelvan el problema, pues no se conoce todavía lo suficiente de esta enfermedad. Nos referimos a las migrañas que son dolores de cabeza muy fuertes, a veces tremendamente potentes y desconocidos que llegan incluso a desmayar al paciente en algunos casos.

Hay varios grados de dolor en las migrañas, no todas son iguales ni empiezan de la misma manera. No todas requieren el mismo tratamiento, y lo curioso es que no todas desaparecen de igual forma, ni se producen en apariencia por los mismo motivos.

Pero cuando son migrañas fuertes, casi todas ellas obligan a las personas que las padecen a dejar su vida habitual durante horas, a no poder ir a trabajar o a realizar sus labores habituales. Este cartel nos advierte de una página web nueva, en donde poder consultar los problemas de la migraña y recibir algunas pautas de comportamiento y de apoyo. Sobre todo en casos agudos de migraña que a veces sorprenden a la familia por su crudeza. 

Crecen los suicidios entre chicas jóvenes, en Cataluña


Hoy La Vanguardia publica un artículo de página y media sobre el suicidio en aumento de chicas adolescentes, de mujeres jóvenes que siempre han estado muy por debajo de los hombres en las cifras de suicidio. Y añade un posible elemento que podría influir en este aumento. La casi desaparición de las actividades extraescolares por culpa de la pandemia.

No hay ninguna duda de que las personas tenemos que estar ocupadas. Todos. Y los jóvenes más. Y sobre todo hay que crear rutinas de trabajo, de ocupación, que sirvan para ser felices y para sentirse útiles y con una autoestima suficiente. Si eso desaparece, si llega el vacío e incluso la holgazanería, llega sin duda la ansiedad, la depresión, la caída.

En Cataluña se ha pasado de unos 40 casos al mes de suicidios declarados a cerca de 100 en estos últimos seis meses de pandemia, entre finales de 2020 y principios de 2021. En el último años entre tentativas y suicidios consumados han aumentado en Cataluña un 84% los casos. Casos que también han aumentado en las consultas a psiquiatría y a Urgencias hospitalarias.

Sueles ser chicas muy exigentes, muy estudiosas, con algunos casos de ataques y acosos en los colegios, y que se ven privadas de gran parte de sus actividades vitales por estos periodos de confinamiento parcial que les aumentan el estrés. Los meses de cierre de escuelas fueron brutales para la salud mental pero también para el crecimiento de bandas de violentos y de un aumento de la violencia callejera de baja intensidad. 

Se sabe a todos los niveles y se admite que fue un gran error cerrar los colegios en el año 2020.

Los meses de encierro en el hogar sirvieron también para hacer aflorar y ver aumentados los conflictos familiares, las violencias de hogar, y todo eso crea un caldo de cultivo complejo de asimilar en personas muy jóvenes. 

Hay que trabajar más y mejor en psicología clínica, en análisis de las interacciones que la vida social y las decisiones que se toman tienen sobre los comportamientos de las personas, y hay que trabajar mejor las terapias para que no terminen en un crecimiento brutal de las medicaciones, que en personas jóvenes debe ser siempre la última alternativa.

Por cierto, y visto que los poderes públicos no hacen nada por cambiar estas situaciones, es lógico pensar que callarse, esconderlas y no divulgarlas ayuda a que no crezcan los tratamientos eficaces. Así que debemos perder el miedo a contar datos sobre el suicidio, para que no sirve de excusa para no hacer nada de nada. 

6 motivos por los que puedes sufrir, y no tienes razón para ello


¿Por qué sufres? Tal vez puedes preguntarte esto mismo y no sepas responderte con claridad, por tus propios errores. Poder responderte es el primer paso para encontrar las soluciones, que no siempre son sencillas.

1/ ¿Sufres por querer controlar casi todo lo que te rodea, cuando eso es imposible?

2/ ¿Sufres por desear que las cosas sean como tú quieres que sean, como te gustaría que fueran, sin aceptar que eso es imposible, que la realidad no es posible cambiarla a nuestro gusto, sino si acaso modificarla un poco o aceptarla?

3/ ¿Sufres por aferrarte a elementos que son imposibles, por desear lo que no puede ser por diversos motivos?

4/ ¿Sufres por estar deseando que el pasado hubiera sido distinto, por pensar en exceso en ese pasado que no te gusta, o que te ha entregado un presente que ahora no te gusta?

5/ ¿Sufres por desear que otras personas sean como tú quieres, y no como en realidad son o como ellos quieren ser?

6/ ¿Sufres por no tener la suficiente autoestima como para aceptaste como eres ahora, y estar siempre deseando ser de otra manera pero no haces lo suficiente para cambiar?



Asustarse no sirve para defenderse ante los problemas


¿Cuándo fue la última vez que te asustaste de verdad, y visto luego, con el paso del tiempo, que no era para tanto? No es tan importante la pregunta como la respuesta. 

Asustarnos es inevitable, no siempre podemos controlar nuestras sensaciones y reacciones. Depende del momento, del ambiente, a veces de pequeños detalles. 

Pero conocer nuestra reacción nos puede servir para aprender de ella y modificarla. Asustarse no es lo mejor ante un problema, pero muchas veces es la reacción rápida e instintiva. 

Asustarse no sirve bien para defenderse.

Por eso si conocer los motivos, los tipos de reacciones que hemos sufrido, podremos aprender un poco a comportarnos de otra manera si vuelve la misma situación. 

Muchas veces la reacción del susto es excesiva y no sirve para resolver los problemas. La calma, la templanza, suele funcionar mejor, es mas efectiva para encontrar posibles soluciones.



¿Quién eres si no mereces el amor? Piensa un momento


Todos tenemos capacidad de amar y de ser amados, aunque a veces pensemos que no es así o que la hemos perdido.. Va con nuestra vida, en todas las personas, no se pierde aunque se transforma, y simplemente lo que nos sucede es que no sabemos encontrar las formas o los modos.

El amor es respeto, es calma, es entrega y escucha, es compartir vida y saborearla. Si crees que ya no mereces el amor es que te han convertido en una persona equivocada. O no tienes razón en lo que piensas o es que has realizado algo muy duro hacia otra persona.

Analízate bien, con tranquilidad, y piensa si es que has perdido los detalles personales para saber distinguir el amor y entregarlo o recibirlo, o es que has cambiado de forma equivocada hacia un aislamiento que nunca es bueno. 

Todo tiene remedio en el amor, si no hemos pisoteado antes las opciones de amar y de ser amado.

Y las opciones de tener y entregar amor no desaparecen con la edad. Cuando mas mayor seas, más amor vas a necesitar, y más complicado es que te lo ofrezcan los que te acompañan.

Ante familias diversas, educación diversa para reforzar


La educación de los niños depende en gran medida de su familia, por no decir que en casi toda su calidad educativa depende del nido en donde crecen sus posibilidades y desarrollos. Un niño es sobre todo un ser humano al que debemos facilitarle todas las opciones posibles para su crecimiento. Pero sobre todo, más todavía que ser humano, es ya una persona que está configurando su personalidad.

En las escuelas puede recibir de forma global y junto a otros niños diversos unas directrices básicas de comportamiento, de aprendizaje, de formación diversa y de calidad, pero es siempre en la familia donde recibe por copia, por asimilación y observación, las normas básicas e imprescindibles sobre las que edifica su propia personalidad.

No podemos esperar de la escuela que construya a las personas, y mucho menos que corrija los errores que reciben estas pequeñas personas en las muchas horas que están dentro del hogar, de la cueva, de sus familia, de sus referentes naturales. Por eso cada persona es diferente, y sus opciones de ser feliz o de saber defenderse de una manera o de otra ante los problemas futuros es muy distinta.

Es tremendamente importante el trabajo de la escuela para con los niños para sentar bases y para edificar estados mínimos de convivencia y aprendizaje, pero inevitablemente muchas veces las familias necesitan reforzarse también con hábitos positivos para sus hijos, y por eso las no siempre bien entendidas Escuelas para Padres son a veces muy importantes para esas nuevas personas que están creciendo.

En la evolución de esos niños que crecen para ser personas, influye y mucho el ambiente social, las circunstancias de cada familia, de cada cueva con sus mochilas. Y rectificar posibles errores en ellas es labor de todos, de las escuelas y de las familias en la medida de sus posibilidades. Los maestros deben comprender también sobre qué terreno está creciendo el árbol nuevo, para dotarlo de unos abonos o de otros, de un tipo de riego o de otro. El camino del crecimiento se conoce, pero no siempre es posible ver las dificultades que nos podemos encontrar, ni la meta a la que deseamos llegar.

Hovik Keuchkerian, un actor español imponente hablando de la felicidad


Hoy entrevistan al actor español Hovik Keuchkerian en el diario El País y quiero remostrar una pregunta y respuesta por sus conceptos algo distintos sobre la felicidad o el trabajo constante en algo con esfuerzo. Actor de Casa de papel y de Antidisturbios no es tan conocido por su nombre como por su figura imponente y sus trabajos de gran calidad. Pero también por su filosofía de vida y sus relaciones consigo mismo. Esperaremos mucho más de él en muy diversas facetas artísticas.

Hay que hacer algo nuevo todos los días para seguir vivos


¿Estás vivo? No, suena a pregunta trampa pero no es trampa. ¿Te sientes vivo? Lo contrario de estar muerto no siempre es estar vivo, hay además espacios intermedios, zonas en la que sí parece que estamos vivos pero en realidad no estamos del todo vivos. 

El mensaje de la pared en Chile nos dice algo que suena a una autoayuda barata, y seamos sinceros. No lo es. O al menos, no es simplemente una autoayuda simple. Hagamos la pregunta en silencio. No responsamos, simplemente meditemos un segundo.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?

Sentirnos vivos es distinto a estar vivos. Sentirnos vivos es mucho más complicado que estar vivos, que es algo que se mantiene sin cambios hasta la muerte. 

Sentirnos vivos es notarnos nosotros mismos, detectar que nuestra actividad vital funciona bien, que seguimos teniendo ganas y músculo para con nuestra energía seguir vivos de los de verdad.

Y una de las trampas más sencillas que nos podemos hacer nosotros para reactivarnos, si notamos un decaimiento complicado, es simplemente intentar hacer algo por primera vez.

Algo distinto, algo que nos mueva el interior, algo que represente un cambio de paradigma, de formas, de modos, algo que nos lleve a un nuevo espacio vital en el que poder descubrir nuevas actividades, nuevas energías propias. Nuevas relaciones.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una amistad nueva?

Estamos llenos de pequeños cambios que nos llevan a grandes espacios nuevos. Intenta salir de tu zona de confort para explorar nuevos espacios. Y luego elige si alguno de ellos te ha gustado para seguir explorándolo.







Ser tonto es una profesión de riesgo. Para los demás

El mensaje que nos manda el cartel que vemos es muy útil para esa recopilación mental de la Celtiberia Show que a veces nos persigue sin querer, nos da un ejemplo básico de nuestro comportamiento si nos encontramos delante de un tonto, un violento, un sosainas, un jilipollas o un impertinente. 

Hay que defenderse de todos ellos o de ellas, pero sin alterarnos, con calma y sin que eso nos produzca ni dolor ni ansiedad. 

Los tontos abundan, a veces se notan más y otras menos, pero hay mucho tonto listo, y sobre todo hay mucho tonto que no sabe que es tonto. 

Incluso es muy posible que nosotros también seamos tontos. Pero da igual, en cualquier caso no debemos perder la calma y  no permitir que nos jodan el día. Y si somos tontos, si yo mismo soy tonto, disimulemos, es posible que no se note mucho. Pero intentemos no joder el día a nadie.

5 pequeños ejercicios diarios para sentirnos algo mejor


No sé si quieres vivir mejor, dado que vivir más no es tan sencillo. Pero si de verdad quieres vivir un poco mejor, con algo más de salud global, de capacidad en esos años en que todo empieza a flojear, te voy a dar cinco pequeñas pautas de vida. Son sencillas reglas que funcionan y son fáciles, y mejoran nuestra salud, para tener que recurrir menos veces a nuestra Sanidad. Y como poco, al finalizar estos pequeños consejos, estarás igual, lo cual no es poso pues los años van pesando.


-----------------


1/ Come menos. Es así de sencillo. Como cuando tengas hambre y no cuanto lo indique el reloj, pero sobre todo ponte plato pequeño y como menos. Sabemos qué no es bueno a partir de los 55 años, sabemos que la glucosa se nos va hacia arriba, que es bueno tomar más productos integrales, más fibra, pero sobre todo es bueno comer menos.

2/ Tenemos que dormir 8 horas al día. Si son 7 tampoco es un drama, pero hay que ir a las 8 horas, de las cuales entre 2 y 4 horas deben ser de sueño profundo. Con la edad dormimos menos y dormimos diferente, lo sabemos, pero hay que dormir bien para estar descansados.

3/ Mira, no te digo que los gimnasios sean malos, pero sí te digo que 30 minutos de andar un poco rápido y al aire libre, es inmejorable. Respirar en un parque, en una zona verde, a la orilla de un río urbano es maravilloso. No respires si es posible las respiraciones de otros compañeros, respira la naturaleza.

4/ Es bueno hacer ejercicios en casa de de llamados de peso, de equilibrio, de fuerza. Un poco, solo un poco, pero hacerlos. Estirarte, algo de Pilates, relajación, mover la cabeza con esos ejercicios que tantas veces hemos visto en internet. Debemos mover lo que nunca movemos. No mucho, pero todos los días un rato. 

Por ejemplo tumbarte y levantar las piernas hacia una pared (en forma de L y si es posible con el culo pegado a la pared y los pies estirados tocando la pared en lo mas alto) para dejarlas allí apoyadas durante 10 minutos puede servir muy bien. Y solo son 10 minutos y una alfombrilla. O 5 si estás empezando.

5/ Este es el último, el más complicado de lograr y el más beneficios. Ríete tres veces al día. Solo, mejor con otras personas, con la tele, con una película, con un libro, recordando o porque te de la real gana. Pero cambia el rictus de serio, y ríete. 

La Salud Mental en Atención Primaria debe ampliarse


La Salud Mental en Atención Primaria es una gran asignatura pendiente
, lo era en Atención Especializada por su baja atención para casos que no fueran graves, pero es que tras la pandemia sabemos que van a crecer y mucho las necesidades de atención en Salud Mental para Atención Primaria y no estamos preparados para ello. Y no se trata solo de atender molestias, sino de parar procesos que pueden generar y generan problemas mucho más serios, que en algunos casos terminan muy mal.

Sabemos que la tasa de suicidios ronda los 11 por cada 100.000 hombres al año y unos 4 por cada 100.000 mujeres al año. 

Y seamos sinceros, no sirve de nada seguir tapando una realidad como esta. Por cada persona fallecida hay unos 20 intentos de media de otras personas.

Y por cada suicidio quedan seis personas allegadas con nuevos problema de culpabilidad y de afectación que requieren tratamiento. 

Durante muchos años hemos pensado que el alcohol, las drogas eran el camino que llevaba al suicidio. Un claro error dicho para engañarnos todos. Intervienen, sin duda, pero también la angustia, el sufrimiento por muy diversas causas, los conflictos entre personas, las pérdidas de familiares, las pérdidas de nivel de vida o de trabajo, los estudios, el aislamiento, la soledad, la enfermedad.

Los psiquiatras podrían contarnos decenas y decenas de casos atendios de forma precaria por falta de medios, pero también nos podrían hablar de los muchos casos que saben ellos que nunca pueden acceder a la Sanidad Pública, lo que nos lleva otra vez más a dividir las posibilidades de salir de los problemas graves según el nivel de renta de las familias.

Con la pandemia se han trastocado un montón de niveles de sociabilidad, de relaciones, de esa defensa ante los problemas que todos ya teníamos interiorizada. Y eso nos lleva a paradigmas diferentes a los de hace un par de años. Y a unas crisis de muy diverso tipo, que ya están motivando un aumento de los trastornos en Salud Mental. 

Cada proceso que nos hace sufrir durante mucho tiempo o nos hace sufrir muy fuertemente durante poco tiempo, nos puede llevar a la angustia, a la depresión, al problema. Y por eso y antes de que se enquiste y cronifique, hay que tratarlo bien, con profesionales de Sanidad. 

Y a la vez sabiendo que es un problema en aumento y que afecta mucho a los más jóvenes, hay que hacer prevención en las escuelas, debemos explicar y hacer entender que es una enfermedad tratable y que no debe estigmatizar a nadie. Nos puede suceder a cualquiera de nosotros. Nadie está a salvo. Dependemos del "golpe" y del momento, para saber reaccionar bien.

El suicidio es ahora la principal causa de muerte entre los jóvenes, pero el trasfondo sigue siendo el mismo: “Son muertes evitables”. 

Igual que pusimos todo nuestro esfuerzo social para cambiar normas de comportamiento con los accidentes de tráfico, hay que hacer lo mismo con los suicidios y los problemas de Salud Mental. Un intento de suicidio, esos de los que se dice puede haber en España unos 70.000 cada año, es una persona herida. Son 70.000 heridos cada año en España.

Los jóvenes no siempre saben defenderse ante los golpes de la vida, no saben detectar los problemas de Salud Mental, son muy influenciables para caer en trampas y en soluciones adictivas. ¿No queremos resolver estos problemas de cara al futuro?