28.12.19

Chaflán y Escarbar. Dos palabras viejas

Hay palabras maravillosamente hermosas por poco utilizadas. Palabras raras que se van perdiendo por su poca utilización que resultan casi únicas en muchos idiomas que no encuentran traducción fácil. Voy a sacar dos de ellas de esta semana. Chaflán y Escarbar.

Chaflán está claro qué es, pero sin duda a su (casi) poca utilización se une la facilidad de pronunciar esquina. Aunque un chaflán no es precisamente solo una esquina, pues un chaflán es algo más o al menos una esquina con importancia. Un chaflán tiene tamaño pues no es el punto de unión de dos superficies sino un espacio con tamaño propio que “en la esquina” elimina a esta para crear un espacio propio que da visibilidad a las dos calles o líneas que quieren convergen y el chaflán lo impide creando un espacio propio. Un local en chaflán vale el doble o más, así que cuidado con olvidarnos de la palabra chaflán.

Escarbar es maravillosa. De pequeño, cuando era pobre de verdad en mi casa se compraban y se cocinaban escarbaderas para comer, pues tenían mucha gelatina. O al menos eso me decía mi madre. Las escarbaderas son las ptas de los pollos y gallinas, en realidad eran las de las gallinas jóvenes que eran más grandes que las de los pollos actuales. Se pelaban de sus escamas, se limpiaban muy bien y se cocían para pasar a una salsa de tomate.

Pero hablaba de escarbar, que sin duda viene de gallina. O no. No hay muchos que se dediquen a escarbar excepto las gallinas de corral. Escarbar es rascar, raer, rebuscar, emplear las patas o las manos para en la superficie enterarse bien de lo que hay removiendo todo. Cuidado pues escarbar también se utiliza para los alcahuetes que rascando van buscando información para su beneficio.

25.12.19

Mingote nos dijo dónde está la indignación social que no se nota. Casi

La dignidad en la vida de las personas… depende. Pero los que sabemos ver desde diversas posiciones diferentes sí sabemos dónde está esa dignidad mínima. Y por eso somos los que no debemos consentir que se viva de forma indigna. 

Esta viñeta de Mingote es fabulosa para entender que los que viven mal no siempre saben que viven mal. 

Y aunque eso es una ventaja para ellos pues les ayuda a vivir bien (mejor) dentro de su mala vida, es un indignidad permitirlo, pero sobre todo no darles las oportunidades de que elijan. 

24.12.19

En España, antes de las Fake New tuvimos los rumores

En España, en los tiempos que nos parecen viejos pero que vivimos la mayoría de nosotros, antes de las Fake New nos invadieran en plan moderno… ya tuvimos los rumores, que no eran noticias, no se garantizaba su/la verdad, podrían ser inventos para influenciar, y se les llamaba maravillosamente… RUMORES. 

Un rumor es como un viento que soplando derecho hacia tu oído te llena de información, que se pasa enseguida pero queda dentro del cerebro, que sirve para que lo multipliquemos nosotros mismos y que si por casualidad… al poco tiempo se demuestra que es mentira… no sucede nada pues ya se advertía que era un simple RUMOR. Maravillosa España.

23.12.19

A los problemas importantes, siempre soluciones sencillas

A los problemas importantes, siempre soluciones sencillas. Si hay hambre en el mundo debe ser por la falta de restaurantes, y eso es así porque el marco mental de cada persona es el que le corresponde con arreglo a mirar lo que le rodea. Nada más que lo que le envuelve en su propia vida. Mingote estuvo perfecto en esta viñeta.

21.12.19

Un buen padre puede ser incluso un mal padre

¿Y usted para qué, para quién roba? El genial humorista serio Chemy Chumez nos lo deja muy claro en esta viñeta de los años 80. Calvos de robar fino, de trasladar activos de un bolsillo a otro sin que andie sospeche.

20.12.19

Si no se hubiera escrito Don Quijote sería ahora un buen momento


El Quijote o Don Quijote de la Mancha es un gran libro, tocho es cierto, de aventuras fáciles incluso, pero tocho. Así que no a todo el mundo le resulta sencillo leerlo, aunque existen versiones para todas las edades y adaptadas a todas las ganas de leer, algunas ediciones traducidas al "fácil" un idioma poco recomendable, personalmente ni para los niños.

Leer Don Quijote es un placer pues te traslada al mundo de los sueños de otra época. Un viaje imposible que en cambio es posible leyendo Don Quijote de la Mancha y escuchando lo que nos cuenta su maravilloso Sancho Panza. 

Clientes hay muchos, pero no todos son interesantes para todas las empresas

En el Plan de Empresa deben entrar muchos análisis de viabilidad y de funcionamiento, pero sin duda también un análisis pormenorizado del papel de los clientes en la nueva inversión es fundamental.  Toda nueva empresa gira alrededor de los clientes y de la producción que hagamos para esos clientes, por ello tan importante es saber qué vamos a fabricar y vender, como determinar hacia qué tipo de clientes nos queremos dirigir.

Innovar también es detectar nichos de clientes sin atender bien y ofrecerles un producto distinto, que les haga cambiar de proveedor, pues si estamos empezando, todos nuestros clientes han sido antes clientes de otros proveedores similares a nosotros.

Los clientes son la gasolina de las empresas, no la única energía que mueve una idea de emprendimiento pero sí la más imprescindible. 

Sin los clientes no existe viabilidad posible. Pero los clientes son algo muy generalista y además de efímeros tienen multitud de matices y de aristas. Algunos clientes pueden hundirnos la empresa.
Por eso es imprescindible definir al crear un negocio o una empresa qué tipo de cliente se busca y necesita, a qué tipo de clientes se quiere atender

Cuántos y qué modelo de servicio les vamos a entregar. A qué precio y la rentabilidad de esa relación.

Buscar un tipo de clientes y que te acudan a la nueva empresa "otro" tipo de clientes es uno de los problemas más importantes de una mala planificación del negocio, de la empresa, del Plan de Empresa.

Nadie abre la puerta de su empresa esperando que le entren todos los tipos de clientes y que todos ellos decidan comprar y pagar por lo que compran al precio que nosotros les pongamos. 

O mejor dicho, sí, las hay, pero ni es lo correcto ni lo eficaz ni lo recomendable… ni a medio plazo lo que produce seguridad. 

No todos los clientes interesan a todas las empresas.

Al crear el proyecto de una empresa, de servicio o del tipo que sea, una de las decisiones básicas es definir qué tipo de cliente deseamos atender, hacia quién vamos a dirigir nuestro negocio. Y alrededor de esa decisión moveremos todo el diseño completo y complejo de la nueva empresa.

Clientes hay muchos y muy variados aunque todos parezcan iguales, y por eso se dividen en bloques perfectamente estancos con algunas fisuras que también atenderemos. 

Y además tendremos en cuenta que una cosa es lo que nosotros deseamos hacer y tener… y otra la que finalmente nos venga, por lo que nada debe ser tan estanco que no nos permita una cierta cintura de movimientos tácticos, que permita atender a todo tipo de clientes e incluso replantearnos alguna decisión.

Todos los clientes son MUY válidos, pero debemos estructurar la empresa hacia un tipo de clientes, pues cada uno de ellos requiere un tipo de servicio y atención, un tipo de precio y de urgencia, de calidad o de envoltorio en el servicio. 

Y parte de la rentabilidad radica en saber elegir correctamente el tipo de cliente al que dedicamos nuestro músculo y cobrarle el servicio o el producto con arreglo a esa decisión, para ser rentables y así poder seguir atendiéndolos con la misma calidad.


Definir el tipo de cliente es una función del Plan de Empresa

Los clientes son la gasolina de las empresas, no la única pero sí la más imprescindible, sin ellos no existe viabilidad posible. Pero los clientes son algo muy generalista y además de efímeros tienen multitud de matices y de aristas. Por eso es imprescindible al crear un negocio o una empresa definir qué tipo de cliente se busca, a qué tipo de clientes se quiere atender.

Buscar un tipo de clientes y que te acudan otro tipo de clientes es uno de los problemas más importantes de una mala planificación del negocio, de la empresa, del Plan de Empresa. Nadie abre la puerta de una empresa esperando que le entren todos los tipos de clientes que ellos mismos decidan entrar. O mejor dicho, sí, las hay, pero ni es lo correcto ni lo eficaz ni lo recomendable… ni a medio plazo lo que produce seguridad.

Al crear el proyecto de una empresa, de servicio o del tipo que sea, una de las decisiones básicas es definir qué tipo de cliente deseamos atender, hacia quien vamos a dirigir nuestro negocio. Y alrededor de esa decisión moveremos todo el diseño completo y complejo de la nueva empresa.

Clientes hay muchos, y por eso se dividen en bloques perfectamente estancos con algunas fisuras que también atenderemos. Y además tendremos en cuenta que una cosa es lo que nosotros deseamos hacer y tener y otra la que finalmente nos venga, por lo que nada debe ser tan estanco que no nos permita una cierta cintura de movimientos tácticos.

Todos los clientes son MUY válidos, pero debemos estructurar la empresa haci un tipo de clientes, pues cada tipo de ellos requiere un tipo de servicio y atención, un tipo de precio y de urgencia, de calidad o de envoltorio en el servicio. Y parte de la rentabilidad radica en saber elegir correctamente el tipo de cliente y cobrarle el servicio o el producto con arreglo a esa decisión.

La pasión de ir a cazar bien preparado

Hay que ir preparado si nos vamos de caza, pues no es lo mismo matar ideas a matar propósitos, no es igual cazas futuros a intentar cazas pasados impertinentes. 

Este cazador lo sabe y ante la posibilidad de cazar serpientes se ha comprado una escopeta especial, que es lo que tendríamos que hacer los que vamos a cazar gangas de ideas, proyectos de segunda mano, trabajos oxidados y herrumbrosos. 

19.12.19

Cuidado con bañarse con agua que lleve barro

A veces, al abrir el grifo de casa el agua sale como con barro, así que cuando abrimos el de la bañera que es más grueso de caer, nos pueden salir ranas o incluso cocodrilos como en esta viñeta de 1982. Ojo con lo que lleva el agua, que como no la queremos mirar con lupa no vemos realmente los bichos que contiene. ¿Te atreves a mirar por microscopio el agua del grifo? ¿Y el de la botella de plástico que has comprado en el súper?

14.12.19

La Reforma Sindical propuesta por Martinmorales

El artista Martinmorales nos daba la fórmula perfecta para la Reforma Sindical en el año 1976. Ahora, en 2019, seguimos teniendo un sindicalismo "raro" que ayuda en las grandes empresas públicas sobre todo, y ha dejado bastante de lado a los trabajadores pequeños, a los más damnificados por las crisis e indignidades laborales.

9.12.19

Es posible un discordato con cualquiera con quien tenemos concordato

Si es posible firmar un "concordato", sería lógico que existiera un "discordato" y así nos lo plantea Forges en esta viñeta. Sea con la iglesia, con la santa esposa o con tu propio trabajo. O incluso son tus hijos. Un divorcio o un discordato, un desacuerdo pactado, entre los que se nos venga en gana.

La ONU, los alfileres y la tristeza de no hacer nada

El fabuloso Quino nos entregaba esta viñeta en el año 1982 donde criticaba con sorna el papel de la ONU dedicándose a trabajos menores, asuntos superfluos, mientras dejaba los asuntos magros sin resolver. Es curioso que casi 40 años después sigamos en lo mismo, pues los que mandan en la ONU no son los que mandan en el mundo y al revés.

8.12.19

Peridis y sus políticos de fina línea en 1980

Esta viñeta del genial artista cántabro Peridis es del año 1980. Con su fino trazo dibujaba caricaturas en movimiento de los personajes políticos de aquellos años interactuando unos con otros para el diario El País y en revistas de opinión de la época, mostrando la importancia de cada uno de ellos y sus acciones surrealistas. Todo tenia al menos una doble intención, a veces fácil de entender, otras con mas complicación.

7.12.19

Se cambiaron los rosarios de media tarde por los culebrones de la tele

Con todo aquel humor libre de 1976, vemos aquí una reflexión de personas de edad avanzada sobre las misas y los cambios de las religiones de uso. La Democracia intentó traer también un cambio social en la relación con la iglesia católica, y poder pasar del rosario de media tarde a los culebrones de la tele. 

Se podía haber intentado un cambio más profundo y menos jilipollas. Pero triunfaron los culebrones.

¿Para qué servía la devaluación de la moneda cuando se podía?

Cuando nuestra economía no estaba controlada por la Unión Europea y cada país tenía su propia moneda y podía tomar sus propias decisiones en materia económica que afectara en el exterior era habitual que los países jugaran con el valor de cambio de su moneda para poder exportar o importar de una forma más cómoda. Generalmente bajando el valor del cambio, abaratando la moneda propia.

En realidad era un empobrecimiento de todos los ciudadanos que tenían capital. Seguías teniendo el mismo dinero ahorrado, valía lo mismo para comprar bienes internos, pero había perdido valor para poder comprar bienes que se traían desde otro países, que subían de precio, al modificar el cambio de la moneda, bajando su valor.

Según los momentos económicos a las monedas se las dejaba libres ante los mercados, o se las devaluaba por decreto para resultar más fácil vender y exportar, al tener un precio más bajo. Efectivamente, esto suponía también que nos resultase más caro comprar. Por ejemplo tecnología o energía. Pero al ser más barato vender se reactivaba la economía. Era una forma muy burda y casi prehistórica de crecer artificialmente y crear empleo.

En los años 70, en concreto este artículo del periodista Antonio Álvarez Solís es del verano de 1976, las empresas españolas eran muy débiles pues salían de una dictadura donde la modernización y el control productivo, los sistemas de control de calidad o de optimización productiva, no existían. Y se demandaba parecernos más todavía a los países pobres, para poder vender.

Lo malo de las devaluaciones sin control o sin reformas, es que sus posibles beneficios enseguida eran absorbidos por un sistema económico y productivo antiguo, obsoleto, carente de sistemas de control y que trabajaba sin la formación oportuna. Sin duda uno de los problemas más duros de nuestra Transición fue la mala calidad formativa de muchos de nuestros empresarios.

Otro problema añadido a las devaluaciones es que hacían subir la inflación con lo que parte de los beneficios se escapaban en pocos meses.

6.12.19

Neocapitalismo o Neoliberalismo. Pues igual es lo mismo

En los años 70 lo llamábamos Neocapitalismo, hoy lo llamamos Neoliberalismo. Es lo mismo, una nueva forma de emplear el dinero contra nosotros, de taparnos la boca y de ponernos esparadrapo para que no se nos oiga mientras los "dueños" siguen empleando el dinero que ganas de lo que no nos pagan al resto.

El dibujo de la viñeta es del genial Perich.

3.12.19

Un desnudo es algo sin nada añadido. Puro minimalismo

El nivel de la decencia la ponen algunos incluso en el Arte Contemporáneo, aunque sin duda el humor todo lo soporta, como en este caso de una viñeta de Mingote del año 1984 donde se juega precisamente con eso, con la importancia de los desnudos abstractos. 

En realidad un desnudo es algo sin nada añadido ¿no? puro minimalismo.

1.12.19

Eres pobre, aunque tengas trabajo. En Aragón también

España crea empleo, aunque sea con trabajos que no se parecen en nada a los que hay en Europa. Eso supone una baja productividad como sociedad, como país y que no estamos valorando en su justa medida económica, y que nos lleva a la pobreza como país. 

Con bajos salarios, con contratos basura, no hay calidad en el trabajo ni en la producción, no hay consumo, no hay seguridad, no hay suficientes impuestos y aunque se creen empleos no llegamos a cubrir los gastos sociales.

Mas de 25% de los trabajadores que tienen empleo cobran al año menos del SMI en España por culpa de contratos a tiempo parcial, y el 60% de los trabajadores no tienen un sueldo bruto que llegue a duplicar esta cifra pues sus contratos con parciales o por tiempos muy determinados. 

La precariedad social es un drama para la persona pero también para el país, y no queremos valorarlo. Problemas en la actualidad, pero sobre todo dentro de dos décadas, cuando estas personas tengan que jubilarse y cuando los actuales jubilados dejen de consumir y de soportar a sus familias.

Las empresas que estaban antes de la crisis y que lograron superar los primeros años de cierres, están saliendo de la misma creciendo en beneficios a costa de unos bajos sueldos y de un frenazo contundente en la innovación, en la inversión y en contratar a trabajadores técnicos de calidad que aseguren una rentabilidad alta.

Crecen los beneficios de las empresas, bajan los sueldos reales, se paraliza la inversión. ¿Esta es la España que queremos para el futuro? Bien, pues digámoslo. ESO ES ALEJARSE DE LOS PAÍSES RICOS Y MEDIOS DE EUROPA y acercarse a los países del Este o de África. 

En Aragón tenemos más de 75.000 trabajadores que cada año van pasando periodos de ocupación con periodos de desempleo. No cuentan como desempleados pues alternar periodos y se alternan las personas. Son trabajadores que al año suman ingresos insuficientes aunque trabajen.

En el los últimos cinco años, entre 2013 y 2018 estos trabajadores has pasado a sumar 1.400 euros menos al año de ingresos, entre las sumas de los periodos de trabajo y de prestaciones por desempleo. Un 10% menos de sueldo desde el año 2013, un empobrecimiento que nos callamos, sin sumarlo al desempleo que siempre decimos que baja, para callarnos cuando sube.

Forges, un matrimonio y un despertador

El humor de 1981 permitía humor marrón, negro y rosa. Ahora, 38 años después han cambiado los colores y ya casi nada vale para hacer humor. O al menos se nos obliga mucho más a trabajar la auto censura. Cosas.

El genial Forges en 1981 nos presentaba a este matrimonio con problemas asociadas al despertador y sus sonidos acompasados. 

¿Por qué un café puede costar 1 euros o 2 euros?

Los precios de los productos que compramos los pone el Mercado, ese poder abstracto que se mueve por unas leyes abiertas y que a veces casi desconocemos. Pero que en realidad son normas no escritas pero perfectamente estructuradas para beneficio de la acción del comercio.

Un café puede costarnos entre un euro y dos euros, depende de la ciudad, del establecimiento, de la calle en donde se encuentre, del tipo de clientes que tenga, del número fijo de clientes al día. El café sigue siendo el mismo y el servicio puede ser idéntico, pero el precio casi se puede duplicar.

Entran factores como el nivel económico de esa ciudad, el número de personas que pasean por esa calle todos los días, el tipo económico de esas personas, el coste del alquiler del local, lo que el dueño tiene que pagar si es una franquicia, etc. 

Pero NO entra el valor de la materia que nos están vendiendo. Incluso muchas veces tampoco interviene en el precio el que haya mucha o poca competencia cerca del local.

El poder del precio lo tenemos los consumidores, admitiendo un precio u otro.
 

A las 8 o a las 11 de la mañana necesitamos un café rápido, y si el local está en una zona de servicios, oficinas, una calle principal de gran paso, aunque tenga varios locales similares, triunfará quien lo sirva de forma rápida y con una calidad media alta. Son clientes fijos que buscan un buen precio pero además un buen servicio.

Pero si ese mismo local está en una ciudad turística y de paso, donde no existen clientes fieles y fijos, sino todos son esporádicos que ya no vuelven, el precio puede ser alto y la calidad mala. No importa nada quedar bien con el cliente. 

Y el dueño que alquila ese local a la empresa que vende café sabe eso y quiere cobrar un alto precio del alquiler pues el éxito es “la zona” y el tipo de cliente que pasa por esa calle.

El dueño del local sabe que también él tiene varios posibles clientes dispuestos a pagar un alto precio por esa esquina o esa posición en la calle principal. Y lo aprovecha. Estos movimientos comerciales de precios los podemos observar precisamente en las calles más comerciales de las grandes ciudades que tienen libertad de precio en los alquileres.

Veremos en estas calles la gran movilidad de negocios, como van cambiando cada poco tiempo, y no porque les falten clientes, o sean zonas donde haya pocos viandantes, sino porque los altos alquileres hacen inviables el negocio.

Un jersey o un café puede costarnos lo que quiera cobrar indirectamente el dueño del local por el alquiler, no tanto el dueño de la tienda o cafetería. Y ese factor del coste fijo del alquiler del local tiene más que ver con el precio final que la calidad de lo que compramos o nos sirven al entrar.

24.11.19

¿Quienes deberían ser dueños de las empresas?

De cara a ese capitalismo o socialismo del siglo XXI que deberíamos construir entre muchos para evitar conflictos de convivencia, tal vez deberíamos preguntarnos de entrada y casi en primer lugar sobre quien debe tener la posesión y control de las unidades de producción y trabajo.

El comunismo apuntaba en el viejo siglo a que debía ser el Estado, pero eso está claramente superado. El capitalismo siempre ha trabajado para que el control de las empresas lo tenga únicamente quien tiene el capital para crearlas y hacerlas crecer. ¿Sólo?

Pero nadie tiene “mucho” capital si no es a costa de quedarse pequeñas porciones de beneficios de mucha gente que no tiene capital. 

Una fábrica, una unidad de trabajo o de servicios no debería ser únicamente una institución propiedad de quien haya puesto el dinero ganado a costa de muchos pequeños trozos de plusvalías del trabajo de otras personas.

Esos “otros” también deberían ser propietarios de una parte de su empresa pues siguen facilitando y trabajando para que crezca o se hunda. 

No parece muy de sentido común que sea solo propiedad de quien pone el dinero y la idea, y nada de propiedad de quien pone el trabajo. ¿Quién se arriesga más? Pues depende del capital que se posea. Para muchas personas, su trabajo es lo únco que tienen.

Como tampoco parece de sentido común que sea propiedad del Estado, es decir de todos, también por propio sentido de la calidad y la producción.

Deberíamos hablar de qué manera deben entrar en los Consejos de Administración los trabajadores que ponen vida a los proyectos empresariales. Y qué capacidad de mando y orden deben tener. 

Eso sí depende de muchos conceptos. 

Pero lo que no parece lógico es que sigamos caminando hacia empresas personales, monárquicas, donde todo, el éxito y el fracaso, dependa exclusivamente de personas que no están entregando su vida en ella, si acaso parte de los ahorros de otras inversiones.

22.11.19

Qué precio en horas de vida tiene un teléfono móvil?

Nuestra relación con el dinero es curiosa, ganamos lo que quieren otros y nos gastamos ese dinero entre los precios que nos marcan… también otros. Es decir, que podríamos medir nuestra capacidad de ganarnos la subsistencia dividiendo las horas de nuestra vida que entregamos a trabajar casi siempre por cuenta ajena entre la cantidad de barras de pan que nos permiten comprar con lo que nos pagan.

Vendemos horas de vida, para comprar cosas para vivir.

Cuando más caras son las cosas que compramos, más horas de nuestra vida tenemos que entregar a cambio.

Si ganamos 1.000 euros al mes y trabajamos 20 días nos pagan 50 euros al día. Si trabajamos 8 horas nos sale la hora a poco más de 6 euros la hora. Necesitamos 15 minutos de nuestra vida para tomarnos un café y casi un mes de nuestra vida para comprarnos un teléfono móvil nuevo. ¿Y cuantos meses de nuestra vida para poder comprar una vivienda?

En el caso de los gastos elevados, estas cuentas no nos sirven. Un teléfono móvil no nos cuesta lo mismo que un mes de nuestra vida aunque nos lo creamos con las cuentas de la vieja que hemos puesto antes. Porque tenemos unos gastos fijos y necesarios que en ese mes tenemos que realizar, queramos o no, deseemos comprarnos el teléfono o no. Para el teléfono solo podemos dedicar el ahorro o la deuda.

Hay que comer, vivir en una habitación y pagar la luz y el agua, e incluso cambiarnos de vez en cuando de ropa. Así que esos 1.000 euros del teléfono pueden ser casi el ahorro de un año de nuestro trabajo… o solo unos días, depende de nuestros ingresos.

Es posible que tengamos que trabajar un año para poder comprarnos el teléfono, pues en ese año tenemos unos gastos fijos que se llevan gran parte de nuestros ingresos, de nuestros días de trabajo. Pero a su vez hay personas que con el trabajo de un solo día se pueden comprar ese mismo teléfono, pues para ellos los gastos fijos no representan casi nada.

Por eso, cuando decidimos cambiarnos de teléfono móvil hay que analizar cuántas horas reales de nuestro trabajo le vamos a entregar a Apple o Samsung. Tal vez así nos venga a la cabeza la idea de que nuestro trabajo, es decir, nuestra vida vale mucho más que un teléfono móvil nuevo. 

Y a su vez cuando decidimos qué queremos hacer con nuestra vida a la hora de estudiar o trabajar, hay que pensar que estamos decidiendo el precio que tendrán todas las cosas que compremos, en valor de horas de nuestra vida. 

Cada "cosa" tiene un precio muy distinto para cada consumidor, según el sueldo que este logra cobrar vendiendo sus horas de vida.

No tener deudas da la felicidad. ¿Quieres aprender?

Es verdad, el dinero compra la felicidad, pero al contrario de lo que imagináis no es el dinero contante y sonante, el dinero que se puede tocar. No. La felicidad se logra cuando se tiene independencia financiera. No es necesario tener dinero para lograr la felicidad con y por el dinero. Lo que hay que tener es NO deudas. El dinero que NO debemos es el que da la felicidad.

Y tener NO deudas, sumado a tener un colchón ahorrado por los “si acaso” que sea al menos de seis meses de tus gastos básicos e imprescindibles, te garantiza un cambio de cara. Y eso no es tan complejo como parece. Hay que esforzarse en suprimir algunos gastos de tu vida, de esos gastos que te han obligado a realizar sin que te des realmente cuenta.

El número de dineros que cada uno de nosotros necesitamos para vivir es muy diferente. Y no siempre tiene algo que ver con el que realmente tenemos que adaptarnos por obligación porque no tenemos más. Si gastas menos de lo que ingresas están en éxito. Con independencia de lo que ingresas. Y no estoy hablando de la posibilidad de que nos volvamos todos más pobres, sino de que nos volvamos todos más felices y libres.

El Sistema y los que realmente mandan sobre el Sistema, que no son los mismos que gobiernan pues estos están a su obediencia, quieren que tú estés endeudado. 

Te van a dar un poco de felicidad programada a costa de que te endeudes, a ser posible siempre y en una medida que ellos mismos pueden controlar. 

No te dejarán que te endeudes en demasiado tamaño, les interesa muchas personas con deudas pero con deudas asumibles por las personas a poco que se les aprieta el lazo.

Lo que les viene mal a los que mandan es que te escapes del Sistema a costa de consumir menos de lo que ellos han programado para tí, y que además no estés endeudado y encima tengas un colchón de supervivencia. Así serás más libre y eso les jode.

Hay pues que aprender a gastar menos de lo que ingresamos, y a entender algo de dinero y de comodidades que se logran con ese dinero que tenemos que procurar que los ahorros no pierda valor, y saber sumar y restar con decisión. 

Es decir, hay que tener inteligencia financiera aunque seamos personas sin grandes estudios. No ser ambicioso del dinero pero sí de tu felicidad y la de los tuyos. Saber ganar mucho más de lo que ganas ahora y saber detectar por donde se pierden nuestros activos financieros. De todo esto iremos hablando poco a poco.

21.11.19

Pobre con frío y rico con puro. 1970

Del genial Perich y del año 1970 os dejo esta viñeta de un rico con puro y un pobre con boina como la carta de presentación de aquella España de engaños y mentiras. El rico con pajarita y el pobre con apaños en su roca y con bufanda, pues los pobres siempre tienen más frío que los ricos.

20.11.19

Diversas maneras de apretar el cinturón

El genial OLI nos decía en el año 1977 que todo seguía igual. Ahora ya no, ahora ya está todo peor. Son los años.

—Todo sigue igual. Los que antes nos metían en cintura, ahora nos aprietan el cinturón.

Eres independiente político o independiente económico?

Las opiniones sensatas son siempre independientes de su fondo, son personales. Pero las opiniones de los medios de comunicación pueden no ser tan independientes como deberían. Dependen de a quién le deben palabra y favores. Perich nos advierte de las dependencias, en el año 1970. Sí, ha llovido mucho.

18.11.19

¿Nos oponemos a oponernos?

Lo normal, lo incluso fácil es oponerse. Está de moda, es más sencillo pues no obliga a pensar alternativas, y queda de muerte oponerse a todo y explicarlo a todo el mundo. Incluso está de moda oponerse a oponerse.

Nota.: La viñeta es del genial Máximo

13.11.19

¿Por qué no se enseña a crear empleo, a innovar, a invertir en productividad?

Solo es posible crear empleo con políticas económicas expansivas. Esto es tan simple como lógico. La diferencia estriba en saber qué tipo de políticas expansivas debemos tomar pues aquí sí hay diferencias de opiniones. Una es la de bajar impuestos y entregar el dinero a manos privadas para que ellas al tener más creen más empleo e inviertan. Esa sería la tradicional receta del mundo liberal y conservador. 

La otra receta es que las políticas expansivas las realice el Estado para controlarlas y sobre todo distribuirlas, a costa de ayudas en créditos a nuevos proyectos, a las personas desplazadas del sistema laboral, a la creación de actividad económica con ayuda pública.

Ambos sistemas pueden ser malos o buenos, pueden funcionar bien o mal. Depende de las formas y de los modos o de los “hasta dónde”.

El empleo lo crean las empresas, eso sin duda. Pero a su vez lo que quieren todas las empresas es ganar mercado, tener beneficios, disponer de seguridad en su actividad, crecer, tener ayudas públicas para competir ante procesos comerciales complejos, donde los vecinos de territorio, sean o no del mismo país son su competencia brutal.

A su vez las nuevas actividades casi siempre las crean pequeñas empresas que antes no existían, que hay que apoyar y que por su diminuto tamaño inicial necesitan apoyos públicos para no ser devoradas por los grandes tiburones que los rodean. 

A veces las grandes devoran a las pequeñas simplemente dándoles trabajo tasado como subcontratas incluso públicas. Hay muchas maneras de impedir que una nueva empresa crezca para que su competencia sea débil.

Por eso cuando los discursos económicos desde un lado o desde el otro se centran en hablar de impuestos nos están robando la realidad para hablarnos de lo más sencillo de entender. Todos (o casi) odiamos a Hacienda. Y cuando nos dicen de pagar menos impuestos muchos se alegran pensando en que es la solución. Es mentira.

Ni es el único, ni es el bueno, ni nos dicen realmente de lo que se habla cuando se nombra bajar impuestos. ¿Sabemos quien de verdad paga el Impuesto de Sucesiones? ¿Y a quién beneficia que se suprima? Pues curiosamente la inmensa mayoría no viven en grandes ciudades ni son trabajadores ni son dueños de PYMES.

Hablamos del IRPF como el impuestos que todos parecemos entender a la hora de bajar o subir impuestos, cuando en realidad hay decenas de impuestos sobre los que no se quiere hablar y son más gravosos a las familias. Por ejemplo el IVA, el de la energía, los impuestos o cargas municipales por el agua limpia o sucia, el de los coches y transportes, el de la construcción en todas sus vertientes, etc.

Se habla de que España tiene unos impuestos muy altos pero es mentira. Si se compara con Europa el porcentajes mirado desde todas las ópticas posibles es menor. En valor real, en comparación a sueldo o nivel de vida, en PIB o actividad económica, pagamos menos impuestos que los que se pagan en aquellos países europeos (sobre todo del Norte y Centro) a los que nos queremos comparar.

Crear empleo es también —y casi en estos tiempos sobre todo— enseñar a crear empleo, autoempleo, PYMES o iniciativas personales de innovación y nueva economía. 

¿Cuantas horas de todo nuestro proceso educativo se dedican a enseñar a los alumnos a crear empleo, empresas, innovar, autoempleo o inversiones pequeñas para construir riqueza? 

Pero esto en España no encaja bien con nuestra forma de ser. Hablamos mucho de las horas de Religión en los colegios, de casi casi Formación en Espíritu Nacional sea democrático o religioso, pero no somos capaces de hablar del futuro personal a la hora de CREAR nuestro propio empleo.

¿A quién NO interesa que se creen en España nuevas empresas? Efectivamente, a las empresas que ya existen.

¿Cuál es el motivo de que todos los créditos oficiales o públicos en España durante las últimas cuatro décadas los hayan dado Bancos o Cajas de Ahorros privadas, con el visto bueno del Estado quien paga un diferencial de interés, pero no es capaz de tener su propio Banco Público para dar créditos con arreglo a las estrategias de Estado y no a las de la viabilidad económica de proyectos, aunque muchas veces sean reiterativos y por ellos obsoletos en el medio plazo?

No es fácil entender que esos créditos estatales que ayudamos todos los españoles a soportar con parte de nuestros impuestos, no se realizan con proyectos diseñados con anterioridad por el Estado para buscar el futuro del país. 

Y que no vayan acompañados de una formación muy alta para hacerlos viables y un control exquisito para que no fracasen. 

Crear una empresa es complicado, muy complejo a veces, por eso en un inicio hay que ayudarles desde muy diferentes frentes, y las ayudas no son simplemente que paguen menos impuestos, sino sobre todo que tengan asesoramiento, formación, apoyos a los créditos y a la financiación, apoyos al acceso a los mercados exteriores.

No existe ninguna empresa que esté empezando y que no desee pagar un 50% de sus beneficios…, si con el otro 50% puede ir creciendo sin parar y con seguridad, con ayudas de todo tipo para acceder a nuevos mercados. 

Lo que otros gurús de la economía liberal ofrecen es que paguen un 30% de impuestos por sus beneficios, pero que tengan que luchar a brazo partido contra mercados grandes ya dominados por empresas grandes. ¿Tú que preferirías? ¿De verdad pagar más impuestos supone tener menos beneficios?


Las crisis económicas se provocan para obtener beneficios

Es posible que ante esta nueva crisis económica anunciada y provocada sigamos pensando que estos ciclos vienen sin control y que la sociedad o los técnicos y doctores que gestionan el mundo y su economía, no tengan mecanismos para evitarlas o modificarlas. La verdad es muy otra, en realidad la suma de errores logran que las crisis vengan sin remedio, cuando no son además provocadas por ciertos poderes de los que desconocemos su cara. Siempre ante una crisis unos pierden pero otro ganas hasta lograr la suma Cero.

Sabemos claramente que algunas técnicas de laboratorio económico llevan a los desastres. Será solo cuestión de tiempo que se repitan las fallas y explosiones si antes no se pone coto a los mercados especulativos de todo tipo y es aquí cuando intervienen muchos otros factores. Pero solo para que salga a la luz la explosión en un momento o en otro, afectando más a unos o a otros, intentando evitar que no sea una crisis provocada.

Como también sabemos que las guerras comerciales SIEMPRE llevan a crisis económicas. Es inevitable pues se mueven precios, mercancías, se presiona y se bloquean mercados, se interviene negativamente en la marcha de la economía productiva y comercial. Pierde valor el trabajo, gana valor el dinero.

Como también deberíamos admitir que ante un problema económico hay varias escuelas económicas con muy diferentes decisiones a tomar. Casi toda estas decisiones nos conducen a escenarios totalmente distintos… excepto cuando unas decisiones del Tipo A tomadas en un bloque de países entren en conflicto con decisiones del Tipo B ó Tipo C y entonces ninguna sirva para nada.

La globalización no es más que un mecanismo muy poderoso de modificación del mundo, y por eso lo primero a lo que se han dedicado los poderosos es a controlar esa globalización, dominarla y apoderarse de ella. De esta forma las decisiones que se toman, aunque sean globalizadas, son también producto de decisiones que buscan objetivos muy concretos, para unos beneficios muy concretos.

12.11.19

Los próximos pobres, hoy todavía no son pobres

Naciones, países que creíamos ricos en economías suficientes, en formación y cultura, en activos de todo tipo, se han ido mostrando débiles y se han hundido ante la adversidad de la crisis del año 2008 que ahora nos anuncian se va a volver a repetir en el 2020. 

¿Hemos dado una vuelta por nuestras calles por la noche, por la Plaza Mayor de Madrid por poner un ejemplo fácil y reconocible? 

¿Saben cuántas personas se alimentan de la caridad en España? 

¿Nos interesa saber de qué manera ha crecido la pobreza en España, en Europa en esta década perdida?

Podemos esconder la mirada, podemos no querer seguir leyendo lo que incluso consideramos mentiras. O podemos ir a visitar al padre Ángel en Madrid y preguntarle pues él siempre responde y además suele estar allí mismo atendiendo a todos.

La pobreza depende de nosotros, de nuestros silencios, de escondernos o de girar la cara. Si sigue en aumento nunca sabremos hoy a quién le tocará mañana. De nada.


2.9.19

El jazz tranquiliza despertándote. Te envuelve

Todos nos metemos en charcos. Todas las semanas como poco. Pisamos huevos y luego no sabemos limpiarnos bien porque a veces es imposible. Y lo que ya no podemos nunca es lograr que los huevos aparezcan enteros. 

Decía Baltasar Gracián que los silencios hay que saberlos emplear, y que sin duda son muy útiles. Bueno, lo decía con otras palabras pero el fondo es el mismo. Antes de hablar tonterías, cállate para no demostrar que efectivamente, eres tonto.

Estoy escuchando algo de jazz que tranquiliza el cuerpo. La mente no… pues obliga a movernos sin movernos y eso siempre te mueve por dentro. Es un movimiento alegre y tranquilizador. Como un sonido vital y envolvente que te despierta y lo que es más importante, te advierte de que despierto se está mucho mejor.

Nota.: La viñeta es de Peñarroya.

Ya no interesa tener un anillo con diamantes

En los años 40, poseer un anillo de oro con brillantes era la hostia. Así que la gente corría a comer gato en vez de liebre con tal de intentar jugar a poseer. Hoy esto sería imposible, impensable, ilógico. Habría que meter un iPhone en las tripas del conejo, para lograr engañar a la gente. Ya no interesa un anillo con diamantes. Todo cambia.

25.8.19

La borraja sin langostinos. Y la morcilla crujiente por fuera.

Hay muchas maneras de que el humor nos muestre la verdad escondida. Es lo que tiene el humor, que se le permite meterse por los recovecos de la vida hasta mostrarnos las penurias mientras sonreímos. Nada como no sentirnos nunca esclavos de los momentos como disfrazarlos de maravillosos tiempos de calidad alta.

Esto en el marketing se emplea mucho. Una colonia no es más que agua con algunas gotas de esencia de flores. No sabemos dónde la han mezclado, quien la manipula, de dónde vienen las hojas de olor. pero si nos la meten en un cristal de diseño dentro de una caja diferente a las demás y además nos la publicitan en la tele, miel sobre engaño. Nos pueden cobrar el ojo de la cara. El de arriba. Uno de los dos.

Es posible que sea espliego de Soto de San Esteban, cocido en El Burgo de Osma, pero nos han convencido de que es la misma fragancia que se pone la actriz famoso de las tetas sobresalientes. Y con eso y un bizcocho, hasta mañana a las ocho.

Con la restauración actual sucede lo mismo pero de otra forma. Nos pueden dar una sopa de cocido, pero si nos la sacan en pequeña cantidad —pues no vamos a alimentarnos sino a disfrutar— mientras huele a mies recién segada… pueden convencernos mejor de que estamos en los campos de la Castilla del mes de julio. 


Una morcilla ya no es una morcilla. Ni es cilíndrica ni con piel de los intestinos del animal. Si acaso sigue siendo negra pero no es seguro. Incluso pueden decirnos que ahora es dulce cuando las morcillas dulces llevan siglos en nuestra cocina. 

Tranquilos pues así vamos cambiando nuestra concepción del mundo, creyendo que todo se modifica y que los inventos actuales son fabulosos. 

¿Habéis probado la borraja cocida y aliñada solo aceite de oliva del bueno? Que no os engañen, no es necesario nada más. Los langostinos como están bien es frescos, francos y de Castellón. Sal y calor de brasa o parrilla. Si quieres y si eres de Murcia, con unas gotas de limón. Pero con la borraja es estropear los langostinos. Y la borraja.

24.8.19

El dinero llama al dinero. Es curioso esto

Esta viñeta, muy americana ella y de los años anteriores a la Gran Guerra, sigue siendo actual por mucho que casi haya pasado un siglo por encima. Los ricos, los guapos y elegantes poderosos del dinero, cuanto más dinero invierten… más ganan. 

Pero lo curioso es que la viñeta no habla de invertir sino de subvencionar. Es como si se dijeran en plena euforia: —Cuando más pasta metemos disimulando en ayudar a proyectos de "otros" más dinero nos viene a nosotros.

Nada, no hagáis caso, la gente del dinero es buena gente. Tan buena gente… que el dinero le viene solo. Sobre todo si inviertes en medios de comunicación, donde el dinero puede venir desde muchos lugares.

16.8.19

Estoy a favor de todo lo que está a favor y en contra de todo lo que está en contra

Yo estoy a favor de todo lo que está a favor. De casi todo. De lo legal, se entiende. Y de lo que tiene que ser legal por sentido común. Y en cambio estoy en contra de todo lo que está en contra. Cuando alguien está en contra me mosqueo, no me gusta que se esté en contra. Calma. hay que mirarlo bien. Si se está en contra es porque ahora o antes algo hizo que se estuviera a favor. Así que hay que mirarlo con calma.

¿Quienes somos nosotros para cambiar lo que durante años, décadas, siglos fue un sistema admitido? Ya, que sí, lo sé. Avanzamos, nos movemos. A veces nos movemos hacia atrás. Es que no siempre lo que queremos reformar es para bien. O al menos no es tan simple como para que siendo para bien, hayamos tenido que esperar miles de años para darnos cuenta. ¿Y seguro que desde los griegos o romanos hemos avanzado tanto como podría suponer la cifra de 2.000 años?

Yo sé que nosotros somos una mierda. Un suspiro en la historia. Estamos aquí lo que tarda en crecer una nube. Así que admitiendo que estamos aquí de paso y además solo unos instantes, prefiero dedicarlos a estar a favor que a estar en contra.

Estar a favor es la hostia. A veces es más osado que estar en contra. En realidad es lo mismo, pero parece que es al revés. Lo más cómodo es no estar ni a favor ni en contra. Ser de los avestruces que esconden la cabeza. ¡Joder! si encima de que estamos aquí un suspiro, nos dedicamos a abstenernos, no servimos para nada.

14.8.19

La vida te devuelve lo que tú le has dado, así de sencillo

No dejamos de jugar por el hecho de hacernos adultos, nos hacemos adultos cuando dejamos de jugar. Bernard Shaw.

No sabría decir dónde finaliza el juego y dónde la tristeza real de la vida sin ánimo, sin estímulo, sin pasión. Jugar además de ser positivo es una hermosa manera de lograr excelentes objetivos. Picasso o Miró nunca dejaron de jugar muy en serio, y como ellos miles de artistas, empresarios con sus riesgos, innovadores con sus osadías, relaciones públicas con sus experimentos para lograr objetivos positivos, entrenadores para obtener triunfos que levantaran la moral.

Jugar es una de las actividades humanas más válidas. Los animales juegan toda la vida, los humanos como animales que somos también, aunque deseemos disimularlo. No es fácil unir el jugar con la violencia. Cuando te conviertes en violento ya no estás jugando, te estás amargando. Son incompatibles jugar y ser violento, pues el jugar supone delicadeza, disfrute, alegría, pasión, vida compartiendo gozo.

Recuerda que la vida te devuelve lo que tú le has dado. Si eres de los que repartes, recibirás el gozo de la felicidad. Aunque solo sea por saber tú mismo que eres válido repartiendo.


Dios no existe… o es un incapaz

La vida es un constante contrato entre las partes de uno mismo y algo que no conocemos ni somos capaces de imaginar. A veces lo firmamos con letra y otras de forma verbal o con la mirada. Incluso los hay que con un simple apretón de manos dan por finalizado las negociaciones. Un contrato es algo muy serio. Y si hay dudas mirar la viñeta de Gila con la que acompaño el texto.

Nada hay más serio que la muerte programada. Y más válido que la muerte de susto en una noche fría. Lo malo no es la muerte sino el dolor asociado. 


Yo no creo en Dios… pues de existir vaya pedazo de incapaz por permitir el mundo que tenemos. 

Lo digo yo que soy de los que tienen suerte. Si existiera Dios permitiendo el dolor que existe entre inocentes, tendríamos que concluir que es malo. Así que prefiero pensar que no existe.

No sé el motivo por el que hablo de muerte cuando desearía hablar de vida. Debe ser que van unidas. Si viene la primera es porque antes hemos tenido la oportunidad de gozar de la segunda. Otra cosa es que no hayamos podido o sabido aprovechar bien los tiempos. En realidad todo son eso, tiempos entre que empieza la película y asistes a la música final.

Por tus pasos te reconocerán. No te libras

Hoy una vecina con mis mismos muchos años me ha parado para decirme que el otro día no me había respondido a un saludo pues no me vió de cara, y que al pasar yo y volverse ella me descubrió por mis andares. ¡¡Ufff!! ¿Por mis andares?

Yo tengo mil errores reconocidos, pero no sabía que por mis andares me pudieran localizar, reconocer. Debo andar (también) de una forma algo personal. Nunca me lo he mirado. Creo que es complicado mirarse en el andar. Falta sensación de relieve, de espacio, de separarme de mí mismo.

Yo a veces me separo de mí mismo, hacia atrás siempre. Pero me miro por dentro, nunca por fuera. Y claro… así no es posible detectar el tipo de andares que tengo. Personal, ahora ya lo sé. La vecina al menos ha notado que ando raro.

Claro que… andar se compone de muchas cosas. La silueta, el movimiento pendulante, los brazos y sus movimientos tontos, la velocidad. Jodo. ¿En qué sabe ella que soy yo? Ya, lo sé. En la chepa. Y en la calva que se ve desde detrás. ¿Pero eso forma parte de los andares o de la silueta? ¡¡Joder… qué dudas!!


13.8.19

En una librería de viejo he visto el valor de los libros de papel

Hoy en una librería de viejo de mi Zaragoza he visto el valor de los libros de papel. Nada excepto para locos. Acudía un buen señor con una treintena de libros y el dependiente se los ha separado en dos paquetes. uno de seis ejemplares y en el otro el resto. Estos seis sí. El resto no sirven pues son autores muy poco vendibles. Se los puede llevar.

El hombre tras decirle que él no los quería para nada, el dependiente le ha dicho que él tampoco. Y que aquello no era un local de reciclaje. ¡¡Uff!!

Pero la sorpresa me ha venido cuando una señora ha entrado sin libros a preguntar si le comprarían una enciclopedia grande. Y la respuesta ha sido más tajante todavía. NO. ENCICLOPEDIAS NO. Ocupan mucho y no se venden.

Pagan a 20 céntimos los libros que de venderse se sacan a 2 euros. Pero incluso a esos precios, el mercado marca leyes y pautas. ENCICLOPEDIAS NO.

Nunca sabremos qué precio tuvo que pagar el abuelo posiblemente ya fallecido por aquella enciclopedia de la que ni se ha preguntado la editorial o el número de ejemplares. ¡¡NO!! Ahora en algún contenedor verde esperará a la trituradora, pues el papel ya no sirve para leer. ¡¡NO!! Libros no. Jodo.

12.8.19

Hoy España no me gusta. Estoy cansado por lo poco que hice

Hace mucho aire, tanto que me lleno de esperanzas por ver si se lleva los malos augurios de una sociedad idiota que no sabe mirar. Saber mirar es importante pues así se aprende a diagnosticar. Cuando uno supera los 63 con las ganas de llegar a los 90… se da cuenta que las cojeras son mucho más habituales que la lucidez y que llegar hasta lejos no es garantía de nada importante.

Hace mucho aire y espero que alguien se de cuenta de que en los años 70 las juventudes de entonces peleábamos por tener un futuro mejor, las mismas hoy ajadas juventudes de entonces que ahora lloramos por las jubilaciones que no llegan. 


Vemos a nuestros hijos mal vivir de su trabajo y a los nietos en nuestra casa para poder sobrevivir las familias. Observamos como todos han ido cayendo en el vicio programado del consumismo y en la trampa del: “…los precios los pongo yo, que para eso es quien me voy a llevar los beneficios”.

Las censuras son similares a las de los finales años 70, cuando se prohibía cantar protesta o enseñar las tetas

 Volvemos a los años 70, pero yo ya no, yo me quedo en los 2020 con mis años y mis cansancios. ¿Para qué tanta pelea y entretenimiento delante de los grises? Pues creo que para nada, pero lo malo es que no sé en qué punto empezamos a perder la luz.

Hoy me duele la ciática, la entrepierna, y no se me calma ni con las pastillas ni con la faja de abuelo. Eso no me pone de más mala hostia, ya venía de mala follá antes de mis dolores de riñones bajos. Por eso ya estoy cansado, a ratos, porque ya solo sirvo para hablar y quejarme. ¿Y vosotros qué…?

6.8.19

Aprendamos a relacionarnos con nuestro dinero

No se enseña en la escuela nuestra relación con el dinero, con nuestro dinero, con lo que vamos a ganar, perder, con las compras y las ventas. Es curioso pero no se enseña tampoco a entender los entresijos reales de un banco, del interés diverso, de las nociones más básicas de la economía vital, del ahorro, de saber comprar y vender.

Las personas no logran casi nunca ser ricas, poderosas, a costa de trabajar mucho. En cambio sí es posible crecer en las economías a costa de saber comprar y saber vender, a entender de endeudamiento, aprender a negociar, entender de precios y de posibilidades. Pongamos unos ejemplos sencillos.

Nos dicen pero bastante escondidos, que según en qué supermercado compramos podemos obtener al cabo del año unos gastos que difieren entre 1.000 y 3.000 euros según el nivel de gasto que tengamos. Para muchas familias de nivel medio, poder tener un mes de sueldo más al año es importante.

A la hora de negociar la compra de un piso por poner un ejemplo, nunca negociamos al detalle. No es lo mismo un piso comprado en 120.000 euros a negociarlo en 116.800 euros. Nadie hace ofertas así, pero 3.200 euros de diferencia resuelven parte de los gastos que llevan aparejadas las compras.

Entendemos que a la hora de contratar un servicio como la telefonía podemos (debemos) mirar diversas ofertas. Pero no tenemos tan claro que una vez ya con algunos años del mismo servicio, de la misma compañía, es posible renegociar precios o simplemente amenazar y cumplir el cambiar de compañías. Sea telefonía, seguros de hogar o coche, tiendas habituales, etc.

Compramos por internet, pero debemos entender bien que además podemos vender. Que incluso antes de comprar algo es bueno revisar precios de ese “algo” en internet para ver ofertas y precios. Y para conocer las opiniones de otros usuarios, para no dejarnos llevar por lo que nos diga el comercial. Incluso podemos preguntar a otros usuarios sobre dudas personales de dichos productos. Esto sirve para un electrodoméstico, pero también para un viaje, un alquiler de vacaciones o un servicio.

¿Cuánto nos cuesta en toda nuestra vida un alquiler, el uso del coche, las veces que vamos al restaurante a comer, ir al campo de deportes a ver a nuestro equipo favorito? No estoy diciendo que no lo hagas. En absoluto. Digo simplemente que igual es bueno conocer la realidad de lo que te gastas en esos servicios. 

Es tu decisión, y como poco no estaría nada mal que conocieras realmente qué precio tienen, cuantas horas de tu trabajo inviertes en esos gastos.

5.8.19

16 decisiones para planificar mejor tu trabajo

Es importante hacer listas, tomar apuntes, meditar, espiar a tu propia competencia, colaborar con todos los que te rodean, superar tus miedos, aprender a ser curiosos, romper con tu rutina y tus zonas de confort, soñar despierto mientras meditas mientras te cuestionas de pensamiento todo lo que sucede.

Es importante viajar, aunque sea dentro de tu propia ciudad, incluso de tu propia calle. Viajar es entrar, es conocer lo que no se ve a simple vista, tomar riesgos a la hora de replantearte cambios, probar nuevas relaciones de todo tipo, apagar lo que no te gusta y poner nueva luz en las zonas que quieras amplificar.

Es muy importante ser muy curioso y tomar apuntes de todo lo que te parece novedoso. Nunca sabes en qué momento vas a necesitar el repasar los apuntes que tomaste. Son tuyos, y eso es lo más importante. En algún momento te produjeron sensación de necesidad de guardarlos. Por algo sería. Trabajo sobre ellos.

13.7.19

Ojo con saber demasiado. Es peligroso

En 1972 ya nos imaginábamos que "saber demasiado" era un problema y que había que estar enterado lo justo, nunca de más. Pero también observábamos que las máquinas podrían saber más que nosotros y se podían volver peligrosas en los últimos años de la Dictadura. Acabar con ellas parecía la mejor decisión. Perich en aquellos años ya nos avisaba.

12.7.19

6 puntos para aprender a negociar mejor

Negociar es una actividad que muchos de nosotros la tenemos que hacer casi de forma constante, y todos la realizamos varias veces a la semana. Negociar es llegar a acuerdos entre partes que opinan diferente y lo necesitamos hacer con nuestros hijos, con la pareja, con nuestro jefe, en el banco o en un comercio. ¿Pero sabemos negociar bien, nos han enseñado en las escuelas, se puede aprender?

1/ Negociar es pactar, es ceder, es no finalizar con derrotados. Negociar es ganar, pero sin que se note que alguien ha perdido. A veces negociar es perder, pero nunca del todo. Negociar nunca debe ser rendirse. Haz crecer tu autoestima. ¡¡Eres capaz de ganar!!

2/ Hay que saber qué puntos frágiles tiene la otra parte, para hacer más fuertes los tuyos. La información es fundamental. No se puede negociar sin tener todos los datos posibles. Antes, siempre antes, pero que se van ampliando según se va negociando.

3/ Debemos tener muy claros los objetivos que deseamos lograr en una negociación. Dejar mentalmente claros en nuestro interior los puntos mínimos y los máximos. Las zonas que son líneas rojas y por las que NUNCA vamos a pasar. Tenemos que movernos en las zonas intermedias de los objetivos, para afianzarnos hacia la zona positiva. De esta manera observaremos qué está dispuesto a ceder la otra parte y definiremos si hay que ser mucho más duro o si podemos contemplar que la negociación puede ser más sencilla.

4/ Escribe todo. Haz gráficos. Define posibilidades por escrito. Revisa y completa. Modifica y añade los objetivos de la otra parte. Marca con colores los que son inamovibles por ambas partes. Rojo para los imposibles de pisar por ambas partes. Verdes los fáciles y los que sirven para avanzar.

5/ Define tu estrategia de trabajo en la negociación. Planifica los tempos, lo que se debe hablar en cada sesión. No es bueno sacar todos los conejos de la chistera a la vez. Domina los tiempos, los tempos, los sonidos de la sinfonía. Observa el papel de los contrarios, de cada uno de ellos y del conjunto. Es como una obra de teatro donde cada negociador como parte del equipo, está componiendo una música diferente. Aprende a valorar cada instrumento de la competencia. No todos tienen la misma importancia y muchas veces los timbales suena mucho pero no es música sino ruido.

6/ Vigila tus palabras. Marca en tus hojas de trabajo sobre qué temas NUNCA deben entrar tú. Y si te los sacan los demás, recuerda en obviarlos o tratarlos muy superficialmente. Nunca tienes que caer en la trampa de tocar la música que ellos indiquen. Si no toca la flauta, no saques a relucir la flauta. Si acaso muy levemente. La flauta se tocará cuando toque según tu planificación. El orden de las intervenciones de cada parte de la negociación es negociación pura y dura.


Y efectivamente, para negociar con tus hijos o con tu pareja, sobra todo lo dicho anteriormente ¿Aunque… de verdad sobra todo?

4.7.19

Humor del fácil que se convierte en mierda de la buena

Esto podría parecer humor del fácil, mierda de la buena, pero no, es una verdad como un templo. Los seres humanos nos comportamos de una forma o de otra según el poder que tengamos. Eso nos lleva a la lógica pregunta: ¿Cuánto poder debemos darle a un hombre para que no se olvide de que sigue siendo un simple hombre?

Los viñetistas han estado preciosos en este dibujo. Aplaudamos a Iñaki y Frenchy por decirnos las verdades.

28.6.19

Resolver conflictos en RRHH no es sencillo. Pero es necesario

A veces nos toca resolver conflictos en nuestro trabajo como responsables de equipos o de RRHH. Nunca es sencillo, y además siempre es peligroso. Si cuando se intenta mediar no se logra un éxito, una solución, lo que sucede es que todo va a peor. Así que la obligación de resolver cuando se media es imprescindible y casi obligatoria.

Para empezar a resolver un conflicto entre personas hay algo fundamental, básico, obligado. “HAY QUE HABLAR”. 

Hablar personalmente, dando la cara, mirando a los ojos, con calma y sentados. Hay que hacerse responsable del problema y hacer responsable del mismo a las partes implicadas. Con calma, sin acusaciones, con responsabilidad.

UN problema entre personas NUNCA se evita ni se resuelve dejando que sea el tiempo el que actúe. Podemos pensar que sí, pero es falso, a lo sumo se aparca, se orilla un tiempo. Pero siempre necesita un tratamiento, como poco una mediación y siempre un cara a cara.

Hay que escuchar a todas las partes. A TODAS. Pero no por educación o para disimular. Es imprescindible para encontrar una solución, saber TODO lo sucedido, aunque de entrada sea muy sencilla separar el polvo de la paja, o saber quién tiene más o menos razones. Escuchemos a todos, y escuchemos todo.

Nunca lograremos que todas las partes entiendan todo de todas las demás partes. A lo sumo podemos lograr que las partes entiendan parte de lo que dicen las otras partes. No es un trabalenguas, aunque lo parezca. Es un signo de que a veces los problemas parecen irresolubles, y hay que ir tirando del hilo hasta desatascarlos.

Los problemas, el mismo problema, lo verá cada parte de una forma diferente. Y además siempre para su beneficio, para sus razones. El trabajo de solución se basa en plantear las opciones de futuro a que nos lleva el conflicto si no se logra resolver. 

No se trata de lograr que aquello no haya sucedido, es imposible, se trata de convivir con el problema y de esa manera sí que lograremos que el tiempo actúe a favor de la solución. Hay que plantear lo positivo para cada parte de resolver el problema. Lo que cada uno gana si aquello logramos desactivarlo. Y lo que se pierde en el conjunto superior si seguimos atados al conflicto. Por cierto: ¡¡Suerte!!