¿Hacemos lo necesario para sentirnos bien con nosotros?

Creo que no siempre sabemos medir bien nuestra propia vida, incluso no nos importa mucho lo que supone para cada uno de nosotros tenerla y disfrutarla, o como poco vivirla plenamente. Es única, es nuestra y es finita.

La banalizamos y la consumimos como si fuera algo que no tuviera tamaño, como si no fuera necesario tenerla que en ningún momento en la balanza para saber de qué va esto tan maravilloso que tenemos. 

Nosotros tenemos que ser los más feroces jueces de nosotros mismos, pues somos los únicos capaces de cambiar nuestras formas y modos.

Es posible que nuestro cristianismo tan ferozmente metido en la sangre, muchas veces sin darnos cuenta, nos haya convencido de que al final será San Miguel quien nos pesará y medirá y quien por ello nos juzgue como si hasta entonces todo no hubiera tenido importancia. 

Lo malo es si al final descubrimos que San Miguel ni está ni se le espera. Cuando ya no exista marcha atrás.

¿Hemos hecho lo necesario para sentirnos bien con nosotros mismos? Pues eso es. Sólo eso. Valorarnos con seriedad, ser sinceros y actuar con nosotros.