¿Cómo le puedo dar más seguridad a mi hijo pequeño?

Un niño necesita conocer todas las posibilidades que ofrece la vida, todas las experiencias que esta nos entrega, aunque sea todavía muy pequeño. 

Cuando las situaciones se conocen, ya no nos producen temor, o al menos tanto temor.

Nada es más sencillo para dar seguridad que haber conocido (antes) algo de lo que poco a poco nos va a tocar vivir. 

Por eso a los niños hay que enseñarle todo lo que le rodea. 

Nuevos sitios, personas diferentes, pequeños dolores o molestias, todos los comportamientos de las personas que le rodean. Protegerlo en exceso es negativo.

—¡Mama! ¿Me va a doler?
— Pues claro que si, pero solo un poquito. Se pasará enseguida y estoy aquí para abrazarte luego. Pero cogerte de la mano.

—¡Mama! Yo no quiero ir.
—Pero hay que ir, yo te acompañaré y verás que es muy sencillo.

La seguridad se trasmite con el tono de voz, con la compañía, con el contacto físico, con la propia seguridad de sus padres. 

Y nunca les avergüences si al final ellos lloran. Llorar es natural, y hay que dejarlos que lloren hasta que ellos mismos vean que ya no es necesario. 

Nunca les dejen solos en esos momentos y menos todavía les amenaces con abandonarlos si siguen con su pataleta. Calma, eso es lo que ellos necesitan.


No hay comentarios: