¿Qué podemos hacer para no dar muchas vueltas al mismo problema?

Si le das muchas vueltas a todas las cosas que pasan por tus pensamientos…, reconócelo, terminas agotado, enormemente cansado, pues además en muchos casos no logras salir del círculo y siempre damos vueltas a lo mismo. No es la solución recomendable para encontrar una apertura por la que poder salir del problema. Debemos cambiar de táctica, de paradigma incluso, de método para buscar nuevas soluciones y distintos puntos de vista.

Posiblemente no lo sepas, pero darle mil vuelta a un problema grave es uno de los principales motivos que terminan en depresión o ansiedad. Daría igual si es algo grave o leve, darle muchas vuelta a algo nos indica que para ti eso sí es importante y con eso ya tenemos el síntoma y el problema.Y hay que salir de ese laberinto por nuestra salud física y mental.

Efectivamente, realmente el problema mayor no es aquello a lo que estás dado vueltas sin solución. El problema grave y que nos puede llevar a un problema de salud es: “que le estés dando tantas vueltas a algo que no encuentras salida”.

En estos casos hay que pedir ayuda. 

Un amigo nos puede escuchar y darnos algo de luz al respecto, y si no fuera posible, hay que recurrir a un profesional del asunto o de la psicología conductual. No temas en contarle el problema a quien elijas, ni que él nos diga que no tiene importancia. Si confías en él, si tiene empatía para ponerse en el problema y para analizarlo, lo verá desde otra óptica que tú y lo replanteará.

Todo lo que pasa por nuestra cabeza es real. Es auténtico para nosotros. Y eso es lo que importa. Ahora lo que hay que hacer no es banalizarlo sino darle una solución, analizando todo. La solución puede ser muy sencilla o no. Pero necesitamos a alguien que nos la coloque en otro plano, mirando el asunto desde otra óptica. A veces es así de sencillo, pero si no lo fuera, hay que romper con la impotencia ante un problema que no parece tener solución

No hay comentarios: