Antes de emprender, hay que formarse adecuadamente


Tal vez muchos de nosotros sintamos como fundamental en estos tiempos de precariedad laboral —para salir de la actual situación laboral muy mala de seguridad y calidad— la de emprender algún pequeño negocio, alguna actividad que nos reporte una salida profesional y vital. 

Con sinceridad, lo fundamental no es EMPRENDER, es FORMARSE. Antes de emprender un negocio, hay que formarse lo suficiente, que suele ser mucho más de lo que nos imaginamos. Y eso siempre acompañado de la idea clara, de que emprender es una decisión positiva y acertada, pero a la que hay que saber sumarse, con cuidado y con formación.

No es posible emprender nada si antes no estamos suficientemente formado sobre la materia que pensamos emprender, pero desde todas su ópticas y los aspectos paralelos que la acompañan. Tan importante es dar un buen servicio, dar un buen producto o fabricarlo con calidad, como saberlo vender, entender de empresas, de financiación y de rentabilidad.

Usted puede ser un gran técnico, pero además debe ser un buen comercial, un responsable gerente, una tranquila persona de negocios. Sin la formación suficiente en todos estos aspectos de su negocio, lo que usted emprenda estará cojo de alguna pata importante y tendrá más posibilidades de fracasar.

Así que no lo dude, fórmese, hay muchas maneras de aprender y de conseguir información. Pero antes de jugarse sus ahorros y su futuro, analice con calma sus posibilidades y tras encontrar su puntos flojos, fórmese lo suficiente. Por último recordarle que formarse es posible desde muchos aspectos, empleando muchas herramientas. No se fije sólo en aquellos que le prometan una formación de calidad común y general. Deberá aprender desde muchos aspectos, desde muchas variables, con la ayuda de muchas posibilidades.

Qué es la xerostomía (sequedad de boca) y como combatirla


La xerostomía es el síntoma que define la sensación subjetiva de sequedad de la boca por mal funcionamiento de las glándulas salivales.

La xerostomía puede ser provocada por:
·  Algunos medicamentos (antihistamínicos, los antipsicóticos, y los diuréticos…), es conveniente revisar lo que tomamos.
·      El estrés, la diabetes y otras enfermedades también pueden ser causa de la sequedad bucal.
·      Trastornos psíquicos: sobre todo en la ansiedad y en la depresión
·     Envejecimiento: se debe más a enfermedades intercurrentes y a la toma de fármacos que al propio envejecimiento, puesto que el flujo de saliva tras estimulación es similar al de pacientes jóvenes.
·      Consumo de marihuana.

Consejos para evitarla.
·      Beber agua a sorbos, mascar chicle sin azúcar, o chupar hielo.
·      Evitar productos irritantes, como el alcohol, la cafeína o comida salada.
·      Poner un humidificador en el dormitorio.

Remedios:
·      Enjuagarte con infusión de jengibre.
·      Tomar manzana o zumo de la misma.
·   Consumir “Saliva artificial”, es decir aerosoles, o pastillas que lubrican la cavidad bucal sin causar cambios en el organismo.
·     Así mismo hay colutorios o pastas dentales específicos para la xerostomía, que dan un buen resultado. Dejo la imagen de uno, pero será tu dentista el que mejor te puede aconsejar.

Pueden los Boy Scout enseñarnos liderazgo?


Tal vez sea hora de analizar de qué manera obtienen liderazgo algunas organizaciones con muchos años de experiencia en formar equipos, grupos, batallones o unidades que trabajan en conjunto.

¿Os parece que algunas de las cosas que se intentan inculcar a los Boy Scout pueden servir para comprender lo que se necesita para liderar grupos de personas?

En los Boy Scout intentan que cada miembro sea responsable, intente ser una persona capaz de planificar y ejecutar acciones de todo tipo, pues nunca se sabe en qué momento cada uno de ellos tendrá que tomar el liderazgo del grupo.

¿Y qué consejos u órdenes se les intenta inculcar a los Boy Scout?

Hay que mantener la palabra dada.
Hay que ser justos con todos los componentes del grupo, conocerlos y saber qué puede dar cada uno de ellos.

Debemos olvidarnos cada vez más de lo urgente y valorar más lo importante


Hemos convertido la vida en algo tan curioso que somos incapaces de disfrutar de un segundo, de un minuto, incluso muchas veces de una hora. 

Todo se tasa por meses, por años. Tenemos que cumplir objetivos, plantearnos metas, alcanzar felicidades complejas. Pero no disfrutamos de respirar un aire fresco, de mirar al cielo, de ver a un pájaro hacer un giro rápido.

Plantearnos los objetivos por meses es condenarnos a que cada años solo podremos alcanzar (o no) la felicidad doce veces al año. ¿Cuántos años nos quedan? ¿cuántos son válidos?

Debemos olvidarnos cada vez más de lo urgente y valorar más lo importante.

Comer lento, por poner un ejemplo, sirve para degustar más aquello que nos gusta. Si un plato excelente, una bebida o un beso, lo tomamos con bocados pequeños y lo degustamos lentamente, nos durará el doble por el mismo esfuerzo u oportunidad.

La calidad de vida nada tiene que ver con la cantidad y ni mucho menos con la rapidez. Todos queremos tener calidad pero la queremos consumir en segundos. ¿Por qué solo en segundos? Buscamos el final de las cosas, para estar en disposición de irnos a buscar otra felicidad. Pero sabiendo que es complejo obtener felicidad ¿por qué deseamos acabarla para salir en busca de otra?

La casualidad: ¿existe o no existe?

Me he encontrado por internet este cartel, estas frases. En el final de ellas no estoy totalmente de acuerdo, la casualidad SI existe y juega con nosotros. 

Aunque son segundos y enseguida se convierte esa casualidad en parte de nuestras vidas. Pero solo si la vemos y la atrapamos, como sucede con la suerte. La casualidad también la podemos dejar pasar.

"Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, peo no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad"

Qué diferencias hay entre fobias y obsesiones?

No son lo mismo las fobias y las obsesiones. En este cuadro diferenciamos claramente los síntomas de ambas irregularidades. En la fobia siempre el estado emotivo es la angustia; mientras que en las obsesiones pueden ser otros como la duda, el remordimiento, la cólera, etc. Cada conflicto tiene su solución, por eso es importante diferencial y un diagnóstico acertado entre fobias y obsesiones.
Mientras que en las fobias es la conducta la que marca el trastorno, en las obsesiones es el pensamiento. Este sería el primer punto a analizar, para diferenciar el problema.

Consejos para hablar en público con menos nervios y más éxito


Hablar en público es (muy posiblemente) una actividad que alguna vez tendremos que practicar y de la que (muy posiblemente) en ningún lugar formativo nos han enseñado. Es importante sino casi imprescindible, saber defenderse bien en una intervención pública, luego hay que al menos saber lo más básico y si fuera necesario, haber practicado incluso delante de un espejo.

Eso si, para hablar en público hay que llevar preparada la intervención. Sin que se note, lleva un pequeño guion de lo que vas a hablar, de los giros que puedes hacer, del tiempo que te ocupará tu intervención. De las anécdotas que vas a intercalar.

Puede parecer una tontería, pero los nervios son algo que hay que dejar en un cajón y además de ello y para soportarlos mejor, emplear dos métodos bien distintos de comportamiento visual una vez en el estrado.

Uno: ir intercalando la mirada que como orador debes a los oyentes, entre diversas personas, cambiando de punto fijo en cuanto el espectador hace un movimiento. Si encuentras a espectadores que te generen confianza vuelve a encontrar su mirada de vez en cuando.

Dos: no mirar a nadie y hablar como si te dirigieras al fondo de la sala, mirando un poco a lo alto. Yo recomiendo el primer sistema pues ofrece más seguridad y queda mucho mejor.

Cuando hables muestra pasión con lo que explicas, nunca repitas algo como si estuvieras repitiendo una lección aprendida, sé natural pero muestra que disfrutas con lo que dices, que además de dominarlo te agrada contarlo.

Solo si eres capaz de creerte lo que dices, serás capaz de hacerles creer a los oyentes lo mismo.

Intercala datos personales, pequeñas anécdotas o historias personales, estas complementan perfectamente pero además al final suelen ser las que quedan en el recuerdo de los oyentes.

No te preocupes por equivocarte, todos nos equivocamos, pero sé sincero y real, no finjas, ellas ya saben que eres humano y que te puedes poner nervioso.

Recuerda que la sonrisa, los gestos, la postura y la energía, la entonación o los silencios, cuentan y mucho en toda tu intervención. La primera vez parece complicado, pero a la tercera vez ya dominas perfectamente el escenario. Y cuidado, que engancha.

Plan de Mejora de nuestro tiempo de trabajo


Es muy buena idea establecer un Plan de Mejora de nuestro tiempo y del de nuestros colaboradores. Hay que optimizar los tiempos para que todos vayamos más descansados y nos quede más tiempo para pensar en mejorar y para atender mejor a los clientes. Los tiempos muertos son una enfermedad. Veamos algunos consejos fáciles a desarrollar para gestionar mejor nuestro tiempo:

 Hay que tener una programación diaria o semanal de nuestro tiempo. Organizarlo, programarlo, distribuirlo.

 Debemos tener una buena organización de despachos con nuestros colaboradores. Los espacios son importantes, su orden, limpieza y distribución.

 Hay que organizar la delegación de tareas. Esto es muy importante para el clima laboral y para optimizar los tiempos.

 Debemos eliminar las tareas no productivas. O al menos minimizarlas

 Debemos organizar un control y filtro de las interrupciones.

 Hay que ampliar y crecer en la formación de todos los colaboradores.