30.9.11

Existe el factor suerte en la vida. Pero hay que salir a buscarla todos los días

Escuchaba hoy el caso de una joven de treinta años que acababa de aprender a multiplicar hace pocos meses. Hablaba perfectamente el castellano pero había ido muy pocos años de su vida a la escuela. Su dura infancia le había dejado un gran poso de inseguridad, de timidez, de valentía también, pero sobre todo de un sufrimiento en su sonrisa que no podía evitar aunque la belleza lo disimulara.

La vida es muy dura a veces. Sobre todo si la comparamos con las vidas de los que nos rodean. Simplemente por que de los demás solo vemos la parte buena, solo se enseña lo bonito y maravilloso. Pero dentro de la cáscara de cada uno conviven temores, dolores viejos, heridas sin cerrar, miedos disimulados.

Si no aprendemos a mirar al mundo que nos rodea con la exigencia que nos ponemos al mundo nuestro, siempre sufriremos, pues nos parecerá maravilloso el resto y malo lo nuestro. La vida es dura, lo comentaba antes, pero sobre todo es que las metas que nos proponemos son altas y no siempre fáciles. Sobre todo es dura por que la sociedad actual intenta que no sea tan dura y por ello, quien queda descolocado en salud, riqueza, formación, amor o deseos no cumplidos, se ve separada de la calidad de vida que cree —con razón— también le corresponde. 

Que no se nos olvide que el factor suerte existe y que hay que ir a buscarla todos los días.

29.9.11

La resiliencia como actitud muy positiva ante los golpes de la vida

La resiliencia es un conducta muy positiva que debemos tomar todos en alguna ocasión de la vida, cuando tras un caída en nuestra vida personal, nos toca levantarnos y seguir viviendo. Un duelo, un despido, una enfermedad grave, un divorcio, la separación de un hijo por problemas, un asunto legal grave son situaciones de caída personal en los que la resiliencia es la mejor de las decisiones posibles.

Nuestra propia capacidad para resistir golpes y tras ellos levantarnos de los traumas que nos producen y seguir construyendo vida positiva, es muy alta. Pero también es cierto que no siempre es sencillo tener esa capacidad de resiliencia para saber sobreponernos con rapidez de nuestro dolor emocional.

Es necesario SIEMPRE agotar el periodo de duelo, de dolor, pero a ser posible en el menor tiempo posible y sin que nos deje excesivas heridas. Saber sobreponernos y entender que lo inevitable también puede ser positivo. Salir incluso fortalecidos de un trauma es demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de dominar lo malo y sacar conclusiones positivas. Salir de un trauma desde la resiliencia es crecer hacia la excelencia personal e incluso profesional.

Siempre hablamos de la resiliencia como una decisión personal para saber salir de los traumas, pero las empresas también son organizaciones con vida propia que deben saber sobreponerse ante sus propios traumas, empleando el positivismo de la resiliencia, para salir fortalecidas de sus golpes duros, de sus fracasos, de sus fallos inevitables.

Hay dos fases importantes en un proceso de resiliencia personal. Que el golpe duro de la vida no te destruya, que no te deje muchas heridas graves y después una segunda fase en donde sacar conclusiones positivas de esos estados duros, para saber aprender de ellos y plantearte una vida más eficaz, más feliz.
No es resiliencia si tras un periodo de duelo, de dolor, de sufrimiento, no hemos salido aprendiendo y construyendo cambios personales que nos hagan más duros pero a la vez más felices. Sin este segundo periodo simplemente será un estado en el que habremos vencido el periodo de duelo, pero no habremos aprovechado el cambio para salir más fuertes y libres, más felices y duros.

¿Cuanto y cómo gastamos los españoles en sanidad?

Los españoles nos repartimos el gasto sanitario de una manera casi totalmente pública, algo que debemos conservar y tener cuidado de que no nos lo cambien con la excusa de la crisis manipulable.
El reparto del gasto sanitario se divide entre un 71% que nos gastamos en sanidad privada con fondos públicos, un 22,4% que gastamos en el copago de la sanidad pública a través de lo que pagamos por medicación, atención dental u óptica y un 5,5% que nos gastamos en seguros privados o en sanidad privada. Este es el peso y su distribución de la sanidad española entre todos nosotros.

No es exclusivo de España el modelo descentralizado de sanidad pública y universal entre los países que lo tienen, ya que en Suecia la responsabilidad recae en los condados; en Italia, en las regiones; en Australia y Nueva Zelanda en los estados autónomos; en Canadá en las provincias y en Noruega son los municipios los encargados de velar por la salud de sus habitantes. 

El gasto sanitario en España representa un 9% del PIB, unos 100.000 millones de euros al año, algo menos en porcentaje del PIB que la media europea. O casi la mitad de lo que gasta en sanidad los EEUU teniendo en cuenta además que allí es en su mayoría asistencia privada pero muy cara.

Es cierto que los datos del gasto sanitario en España han subido en los últimos años por encima del IPC y que es posible que haya que tomar medidas de ajuste, bien subiendo parte del copago, bien destinando más parte de los impuestos, bien ajustando los gastos sanitarios de todo tipo, incluida la atención excesiva de algunos tramos de edad por procesos leves o la excesiva medicalización en que estamos convirtiendo la sanidad en España y el mundo occidental.
Debemos saber que es un pilar fundamental de nuestro sistema de calidad de vida, y que debemos defenderlos con fuerza pues es irrenunciable en nuestro estado de bienestar.

Crece en exceso el consumo de ansiolíticos en España por la crisis económica

Los médicos de atención primaria de la Seguridad Social en España hace tiempo que han dado la voz de alarma sobre las consecuencias que esta crisis económica está teniendo en los problemas de la salud mental de los españoles. Y es que la mitad de las consultas que atienden están de alguna manera conectadas con cuadros de ansiedad, estrés y depresión relacionados con la situación económica o laboral de los pacientes. 

De este modo, el consumo de medicamentos antidepresivos y ansiolíticos se ha disparado mucho en nuestro país. En el año 2010 se gastaron 1.000 millones de euros en este tipo de medicamentos. Los cuadros de ansiedad son los más comunes y lo sufren uno de cada dos pacientes. ¿En serio no hay otras posibilidades médicas para paliar estos cuadros ansiolíticos o depresivos, que no sea recurrir a medicación que se vuelve crónica?

28.9.11

Cómo aumentar la autoestima en una conversación importante

Es habitual que alguien en una conversación importante (o no tanto) te intente manipular, rebajando tu autoestima. Es una manera de intentar subirse encima de tu pensamiento para vencerte. Nunca te dejes, defiéndete. Él te intentará llevar a su terreno dialéctico pero debes mantener la calma y tu propia manera de pensar.

Si te ablandas ante sus propósitos de manipulación, es posible que consigas parte de tus objetivos a cambio, pero no lograrás vencer ni te sentirás bien cuando la pelea verbal acabe. Siempre te preguntarás si era tu actitud, la más inteligente. 

Di en alto que tú crees en lo que acabas de decir y defender, y remarca lo que os diferencia para no dejar dudas sobre los puntos del conflicto y para que tú seas más capaz de defender los tuyos una vez que ya los has puesto encima de la mesa del diálogo.

No temas dejar claro desde un punto de la conversación cuales son tus puntos de vista y que los defenderás con fuerza, para que el contrincante verbal sepa que no tendrá tan fácil intentar manipularte y darte migajas a cambio de que al final apruebes sus posiciones en el diálogo. Avísale sin descaro pero con contundencia que realmente estás viendo, que a él le gustaría que tú cambiaras de posición, de opinión, pero que lo tienes muy claro.

El hecho de etiquetar tus pensamientos en voz alta te mantendrá más alerta y enmarcará claramente tus pensamientos de los que ya no te saldrás en toda la conversación.

Controlar el déficit desde dos opciones. Menos gasto o más ingresos

Todos somos conscientes de que hay una gran bolsa de fraude fiscal, pero muy pocos asumimos que ese fraude fiscal nos lo hacen a nosotros, a ti y a mi. No se lo hacen a algo muy etéreo que no nos toca de cerca. Con ese fraude NO se pagan servicios de los que yo y tú disfrutaría, o simplemente lo tenemos que cubrir (el fraude que callamos y admitimos como inevitable) con MÁS impuestos de los que yo y tú si tenemos que participar, pagando más.

Hay que fijarse ahora en que la nueva norma de control del déficit, que nos lo han metido en la Constitución por la puerta de atrás, puede no ser mal para los futuros gobiernos socialistas. Algo que no hemos sabido explicar. Maldita falta de pedagogía social y política, mecachis.

Cuando se necesiten hacer infraestructuras o servicios públicos para más parte de la sociedad, tendremos siempre un camino que hasta ahora nadie dice, nadie ofrece como solución. 

Para controlar el déficit se puede hacer desde dos ópticas distintas: gastando menos, pero también y esto es lo que hay que poner encima de la mesa, subiendo los impuestos.
El control del déficit público se nos está vendiendo como una meta a la que se llega únicamente gastando menos. Pero se olvidan, también desde las fuerzas progresistas, que se puede llegar subiendo los ingresos.

Diferencias entre depresión y ansiedad

En la misma medida en que podemos decir que no hay un solo tipo de depresión ni una sola forma de ansiedad, podemos señala que muchas veces van asociadas las dos enfermedades de alguna manera en algunas personas, sin saber bien por qué se asocian estas dos enfermedades que en principio hasta parece antagónicas.

La depresión es una variación importante de nuestro estado de ánimo, con abandono de las ganas de vivir, de trabajar, de incluso mantener una higiene correcta, acompañada de apatía, desgana, insatisfacción por lo que hacemos o por lo que nos rodea. Nuestra energía es muy baja y nos aumenta la trsiteza sin un motivo claro.

La ansiedad en cambio es un estado de excitación que se une a posibles taquicardias, sensación de asfixia, falta de aire al respirar y mareos, cansancio mental y físico, dolor del estómago como por gases, sudoración fría, inquietud, falta de sueño y miedo a no poder llevar una vida normal al pensar que en cualquier momento va a suceder algo que no se podrá controlar. Pánico a situaciones en las que la mayoría de las personas no sienten nada.

Son problemas distintos, que a veces los sufren a la vez las mismas personas y que incluso a veces llevan tratamientos muy parecidos. Pero insistimos, son problemas diferentes que asociado se conoce como síndrome ansioso depresivo. Todas las técnicas de aprendizaje para cambiar comportamientos, para reaprender a respirar, a relajarnos, a entender nuestros síntomas, sirven por igual para los dos problemas.

Todos tenemos ansiedad y depresión en algunas fases de nuestra vida. Es incluso positiva la ansiedad, si está controlada y en un volumen bajo acompañada de un motivo delimitado en el tiempo. Pero cuando algo se convierte en crónico o con una potencia invalidante para llevar la vida anterior, hay que consultar al especialista médico, para tratar los problemas y resolverlos.

27.9.11

La importancia de la escritura personal, de los diarios, para conocernos mejor

Alguna vez nos han comentado los beneficios de la escritura, de la auto escritura personal, de los diarios o de las cartas íntimas, incluso para mantener una salud mental aceptable y feliz. Debemos valorar sin duda, que escribir puede ser un acto creativo pero a su vez, un ejercicio de vacío mental y una acción personal de enfrentarnos a nuestra realidad, mirándonos en el espejo de la página en blanco. Escribir es bueno siempre, pero cuando hay problemas, nos puede ayudar a poner en orden las ideas, la frases que nos atormentan.

Es importante hacer un ejercicio de terapia de grupo en solitario y gratuitamente, simplemente escribiendo nuestros pensamientos y repasarlos luego. Podemos guardarlos o simplemente podemos después romperlos. El beneficio de la escritura ya está hecho. No es un sustituto completo de ninguna otra forma de terapia, pero sin duda ayuda a conocernos más y a encontrar soluciones personales a nuestros problemas, si sabemos ser sinceros con nosotros mimos.

Escribir ayuda a poner en orden las ideas, a dar valor a unas enfrente a otras, sirve para encontrarnos con una percepción de la realidad que tal vez reflejándolo en una hoja en blanco se organiza de otra manera y de esta forma repensar las situaciones, darles el valor que realmente tienen. Puede suceder que se nos amontonen temores, miedos, dudas, y que a la hora de la verdad, una vez pulidas sobre un papel, puestos todos en orden, veamos que no son para tanto, que los podemos admitir y dominar con más facilidad de lo que pensábamos cuando están todas estas ideas desordenadas en nuestra mente y por ello nos atormentan más de lo que deberíamos.

El cansancio grave es uno de los síntomas más normales en la ansiedad

Las personas que sufren de ansiedad es normal que entre los síntomas más complejos de entender esté el cansancio, y digo complicado de entender dirigiéndome a los que rodean a la persona enferma, que muchas veces achacan este cansancio a otros motivos, incluso a exageraciones del enfermo.
Lo cierto es que en la ansiedad los neurotransmisores dejan de producir dopamina y serotonina, substancias del placer y es por ello por lo que el cuerpo se agota físicamente y por lo que parte de los tratamientos para esos cansancios por ansiedad se recetan antidepresivos y ansiolítos, ya que el cuerpo deja de producir naturalmente estos componentes, la dopamina y la serotonina.

La ansiedad es muy lenta de tratar y requiere un constante tratamiento al pie de la letra, que lleva a desanimar muchas veces a los enfermos. Todo tipo de tratamiento suele ir acompañado de ejercicio físico pues este libera de forma natural endorfinas que ayudan a sentirse mejor. Ejercicio físico que es recomendable que sea activo, que sirva para cansarse naturalmente, que sea capaz de liberar tensión y energía.

Va muy bien tomar infusiones de tila, pasiflora, valeriana o hipérico, pero mucho cuidado con sumar a un tratamiento antidepresivo o ansiolítico infusiones sin control, pues en realidad son dosis de productos naturales que se suman a los químicos. También sirve tomar vitaminas y minerales, pero con control médico para revisar que no produzca un problema en riñón sobre todo.
En la misma medida y sin ninguna contraindicación, funciona muy bien realizar ejercicios de respiración: Cierra los ojos. Pon las dos manos sobre el vientre sin apoyarlas. Inspira suavemente sintiendo como el vientre se eleva contra las manos. Relájate espirando lentamente. Repite muchas veces. Este simple ejercicio, libera el diafragma y le permite una mejor oxigenación y una mejor eliminación de las toxinas. La respiración tiene unos sorprendentes poderes de recuperación y sanación. Controlando la respiración se puede alterar nuestro estado mental.

La respiración debe administrarse consciente, inteligente y juiciosamente para que sea completamente efectiva.
Para calmar la ansiedad puedes prolongar las exhalaciones.
Para aliviar el cansancio puedes alargar las inhalaciones.
Para levantar el ánimo alicaído iguala la duración de las inhalaciones y las exhalaciones

26.9.11

Todos soñamos con nuestra isla desierta en donde escondernos

Tal vez todos soñamos muchas veces con una isla desierta, una isla única en donde estemos solos, casi abandonados. Ayer escuché a una joven actriz de teatro y cine comentar que en una ocasión se encerró 48 horas en un wc para sentir la soledad de un espacio pequeño y aburrido, cerrado y abandonado. No dijo a nadie que estaba allí encerrada, se despojó de teléfonos y se procuró comida para esos dos días. Era sentirse encerrada en un espacio pequeño, provista solo de una libreta para ir apuntando sus sensaciones. La claustrofobia era uno de sus retos, el no tener ventana otro de ellos, el no desear contacto con el exterior y la sensación de abandono y vacío el último. La incomodidad del lugar húmedo y pequeño un añadido.

Todos tal vez, deseamos más de una vez estar abandonados, perdidos en un lugar desamparado y sobre todo estar solos. Tal vez así nos reencontremos con más seguridad en nosotros mismos. Tal vez así, uno o una se conozca un poco mejor. Dos días dan para mucho, y es muy sencillo probarlo. ¿Te apuntas?

Diferencia entre estrés bueno y estrés malo

Cuando hablamos de estrés siempre pensamos en una reacción negativa para y desde nuestro cuerpo humano, pero la realidad es que no siempre es así. Un nivel de estrés controlable y no crónico es positivo para las personas. Es necesario para lograr ciertos objetivos. Sin estrés somos menos capaces. Lo malo no es el estrés sino la cantidad de estrés y la forma en que somos o no somos capaces de controlarlo y dominarlo.

Del estrés básico nos sabemos adaptar todos, y resulta muy positivo para alcanzar ciertos grados de eficacia y de reacción ante retos y gestiones que todo ser humano tiene que realizar muchas veces cada mes, incluso muchas veces cada día.

Pero cuando el estrés asciende peligrosamente o es excesivo el tiempo que se mantiene en lo alto de su nivel asumible —nivel que varía en cada persona—, cuando se convierte en crónico el descontrol, entonces surgen los problemas de salud.

Hay pues un estrés positivo, controlable o bueno y un estrés negativo, persistente, excesivo o malo, cuando este supera lo que nosotros mismos podemos soportar, bien por potencia del nivel de estrés o bien por excesivo tiempo dentro del nivel de estrés máximo.

Un nivel de estrés soportable nos sirve como impulso para resolver problemas, para ser más práctico en las tareas que tenemos que resolver en la vida. Pero es bueno saber controlarlo y dominarlo. 

Es imprescindible saber en qué hay que bajar el motor del estrés y aflojar la marcha. No es nada fácil, lo sabemos, pero es inevitable. Si creemos estar acostumbrándonos a unos niveles de estrés muy altos, estamos ya en el punto en el que el estrés se está apoderando de nosotros. De allí a los problemas de salud hay un paso.

No olvidar que tras un periodo de estrés se alcanza el nivel máximo de eficacia personal, pero una vez mantenidos en ese punto, nuestro nivel de efectividad empieza a bajar, incluso aunque aumentemos nuestro nivel de estrés para intentar resolver los problemas. 

No por aumentar más nuestro nivel de entrega, de estrés ante la vida, seremos mas capaces, pues una vez superado nuestro nivel máximo, empezaremos a bajar nuestra capacidad resolutiva. 

Y recordemos que cada persona es capaz de dominar una cantidad diferente de estrés máximo y que incluso nuestra capacidad varía en el tiempo por muy diversos motivos. Hacia abajo o hacia arriba.

Claves para que una discusión de pareja o amigos, no termine en un problema o pelea seria

Todos discutimos con nuestra pareja, con nuestros amigos y compañeros, lo que no quiere decir que las discusiones dejen huella y heridas. Es cierto que casi nunca se pelea uno por el motivo real por el que se comienza la discusión, que casi siempre hay debajo motivos que no se dicen en la discusión, motivos escondidos, tapados, que hacen que la discusión se vuelva en pelea por no ser claros y calmados. No hablar calmadamente de aquello que nos molesta cuando realmente sucede, callarnos y aguantar pensando que no es importante aclararlo nos conduce a ir subiendo nuestro nivel de aguante hasta que se desborda y entonces la discusión es más seria. Tal vez sea mejor ir aclarando los pequeños problemas según se van produciendo y no dejar que se enquisten y se conviertan en grandes problemas o que la capacidad de aguante se vea rebosada y se explote.

Hay que ser responsable de nuestros actos, asumir que nos hemos equivocado o que simplemente nuestra pareja o amigos quieren que seamos de otra manera e intentar cambiar. No se trata de buscar aquí culpables sino de asumir responsabilidades y adaptarlas a lo que nuestra pareja desea de nosotros. Y si realmente nos hemos equivocado, un perdón sincero y un propósito de enmendar actos es más que suficiente.

En la peleas y discusiones no se gana, nadie debe intentar ganar pues contra más se enconen, más seguro es que ambos saldrán perdiendo. Lo importante no es ganar una discusión sino resolver el problemas, modificar las conductas que genera la tensión. Hay que salir de una pelea con el propósito de ser mejores ambos, de modificar maneras y de respetarnos y querernos más.


En una discusión hay que mantener SIEMPRE las formas. El respeto nunca se debe faltar, pues luego queda esa herida durante muchos años. El insulto, el echar en cara, la socarronería deben desterrarse. Nunca gastar bromar verbales en una pelea pues se tomarán como verdades que hacen mucho daño. Mucho ojo con lo que se dice, con lo que echamos en cara dentro de una discusión. Ojo a lo que decimos y a cómo lo decimos, mucho ojo con sacar a terceras personas en plena pelea. Prohibido subir el tono o gesticular excesivamente, pues ambos están mucho más sensibles a los modos.

Es cierto que tras una pelea o discusión se debe intentar cambiar algo, pero no se ponga la meta de conseguir un cambio profundo, pues esto es imposible. Cada uno somos como nos han conocido al elegirnos, excepto que hayamos cambiado profundamente en nuestro camino de convivencia. A veces los cambios que pedimos no son justos, no son lógicos, no los pediríamos para nosotros mismos. Es bueno hablar los temas que producen fricción, pero no esperamos milagros sino pequeños cambios que poco a poco vayan surgiendo efecto. Si forzamos mucho lo que se pide, al final se puede romper la cuerda del afecto.

Recuerda que por cada cosa negativa que sucede en una relación entre parejas o amigos, seguro que hay al menos cinco que merece la pena recordar y valorar. Si damos más importancia y dedicación a esa situación que no nos gusta e vez de disfrutar de las cinco cosas que nos agradan y nos hacen disfrutar, iremos por el camino de la ruptura y no del de la valoración humana. Hay que saborear cada momento que os une, cada rato de vida en amistad o juntos, cada situación que compartimos.

Y recuerda para finalizar que tras una discusión de pareja o de amistad debe salir un acuerdo de convivencia, de relación, de modificar hábitos, de intentar convivir mejor. Hay que analizar qué es lo que ha sucedido para llegar a ese momento de tensión, para corregir y evitar su repetición. Y sobre todo hay que ser sinceros en la defensa de cada postura. No es fácil saber emplear una pelea en encontrar los motivos de mejora, pues no nos han enseñado a ello, pero hay que intentarlo. Estamos más preparados para intentar ganar una pelea que para intentar construir a través de ella un edificio más seguro y potente, pero a todo hay que aprender en la vida.

25.9.11

Sobre la Bolsa, y los motivos de sus subidas y bajadas sin motivo aparente

Lo cierto es que los movimientos de la bolsa reflejan un caso básico de equilibro de Nash decisional. Un equilibrio de Nash es cuando la decisión de los agentes se justifica a través de las decisiones del resto de agentes. 
Si el grupo va a vender acciones, están van a bajar su precio, y si tú las mantienes vas a perder dinero, por lo que la decisión óptima es vender. Así, la acción de vender es la óptima, pero únicamente bajo la asunción de que el resto del grupo va a vender. Lo mismo si se trata de comprar acciones.




Quizás muchos se pregunten porqué la bolsa sube y baja tanto incluso en la misma semana. Un día dan una mala noticia y cae un 6% y al día siguiente sube por efecto rebote un 2% sin que haya cambiado nada que lo justifique. Otros días cae o sube únicamente porque también lo hacen las bolsas internacionales.
Lo que está claro es que las bolsas, muchas veces, no se mueven debido a un análisis particular de cada uno de los inversores que decidan si es el mejor momento de comprar o vender a partir de variables fundamentales, económicas o empresariales. Lo que sí hace es registrar movimientos gregarios, en donde lo que hace una persona depende casi al 100% de lo que vaya a hacer otra, el grupo, o al menos, de lo que cree que va a hacer.
Puesto que es un equilibrio de Nash reafirmativo, en tanto en cuanto la estrategia de un agente es exactamente la misma que la del grupo (puede haber casos que sea al contrario), podemos llamar al movimiento generado en la bolsa de gregario, en tanto en cuanto el patrón de comportamiento de uno se basa en la de muchos.
Por eso hablamos de “pánico en las bolsas”, por ejemplo, un adjetivo que describe muy bien el comportamiento de inversores que salen pitando sin saber muy bien porqué, únicamente porque vienen los de atrás empujándote.

Muchas veces los conspiranoicos hablan de grandes corporaciones jugando con la bolsa, y lo cierto es que la realidad es más sencilla. Muchos inversores incluso pueden ser simples máquinas. Hace algo más de un año salía el caso de un record, un pico en no se qué acción porque una maquina había cometido un error de lectura y había empezado a vender (o comprar, no me acuerdo) como loca.
Tambien en los equilibrios de Nash más puros se debate mucho en torno qué es lo que hace que, en el caso de haber varios equilibrios (vender si todos venden, comprar si todos compran), se genere uno y no otro.

Por ejemplo, voy a poner otro ejemplo. Si un coche viene hacia ti por el carril de la derecha, lo mejor que puedes hacer es ir por la izquierda (o te chocas ;) ). Y al revés, si el coche te viene por la izquierda lo mejor es ir por la derecha. Los dos son equilibrios porque son dos opciones posibles de una misma situación, ¿cuál acaba sucediendo? Pues depende, en Europa los coches van por el carril de la derecha, en Reino Unido por la izquierda.
Pero en este caso la bolsa es menos caótica, pues sí que existen ciertos elementos que hagan disparar un equilibrio u otro. Lo hacen a través de inversores, quizás más grandes (y por tanto, quizás con más intereses), que deciden lo que hacer no en base al resto, sino en base al largo plazo, variables económicas o, de nuevo, por su propio interés.

Y aun así hay cosas que no están del todo claras. La semana pasada pegó un bajón la bolsa bastante importante. Habían pasado dos cosas, la salida de nuevos datos que reflejaban el estancamiento alemán y la recesión europea y los problemas que puede empezar a tener China, y por otro lado EEUU (la FED) empezaba a hacer de las suyas con el plan twist, que muchos decían que no había generado confianza.
Así que mientras unos decían que la bolsa había caído por el estancamiento europeo, otros decían que habían caído por el plan estadounidense. (Particularmente, viendo los datos de la rentabilidad de la deuda americana, que bajó bastante, y está demostrado que refleja mejor la confianza, y en que el bajón de las europeas fue de órdago, tiro más por lo primero). Pero el caso es, que da igual. Porque una vez que empezó a bajar todo el mundo sabía que lo que tenía que hacer era vender, muchos ni siquiera sabrían porqué vendían.

Cuando hablamos de que el oro está sufriendo algo de especulación es por lo mismo. En general el oro es un valor refugio, lo cual quiere decir que cuando alguien invierte lo hace mirando al largo plazo, sin atender a las variaciones que puedan surgir del día a día, y por tanto, sin verse abocados a ser parte de un movimiento gregario. Que algunos vendan te da igual porque a la larga seguirá creciendo, y es lo que te importa. Pero los bandazos tan enormes que llevan realizándose este último mes dan cuenta de que ya hay bastantes que atienden a esta variable para poder comprar y vender en el corto plazo y así hacerse con más dinero.
El biólogo William Donal Hamilton (pues lo de los movimientos gregarios está sobre todo estudiado en el comportamiento animal) sostiene “que cada individuo miembro de un grupo reduce el peligro para sí mismo al moverse tan cerca como sea posible al centro del grupo que huye. Entonces, parece que la manada actúa como una unidad en movimiento conjunto, pero su función emerge del comportamiento no coordinado de individuos que buscan su propio bienestar.”
Por cierto, al que se queda atrás, se lo comen los leones.

Cómo evitar el estrés laboral o rebajar su intensidad

El estrés laboral —en general—, va en aumento y nos está afectando en nuestra capacidad de disfrutar de la vida. Que esté aumentando en general no nos impide tomarnos con seriedad este problemas e intentar buscar soluciones, pues al final nos va a afectar a la salud de manera importante.. Debemos practicar técnicas que nos ayuden a superarlo, sobre todo si es ya un estrés crónica laboral.

Habría que llevar una dieta sana, tipo mediterránea, hacer ejercicio con regularidad para relajarnos practicando ejercicios que nos ayudaran a desahogarnos, tener aficiones ajenas al trabajo que nos dieran fuerzas para seguir peleando y que nos sirvieran para encontrar ganas de valorar la vida con actividades ajenas al propio trabajo y practicar técnicas de relajación mental.

Pero es muy conveniente averiguar qué aspectos laborales son los que más estrés nos están produciendo, para intentar cambiarlos. Es bueno conocer algunas técnicas asertivas, sobre todo cuando existan problemas de comunicación con jefes y compañeros que son estos los problemas que más hacen crecer el estrés laboral.

Si el volumen de trabajo es muy alto, conviene aprender técnica de gestión del tiempo, de organización del trabajo y hablarlo con tus superiores para intentar delegar una parte de tu trabajo o para reorganizar el mismo.

Si el estado de estrés sigue aumentando, no es posible controlarlo o bajarlo, inevitablemente habrá que ir considerando la posibilidad de cambiar de profesión o de actividad, pues la salud primero avisa pero luego ataca y responde con problemas graves a veces. En este momento, cuando ya uno mismo se da cuenta de que no es posible rebajar su actividad y que el estrés le está pudiendo, es cuando hay que acudir a un profesional clínico a pedir ayuda.

24.9.11

El oro también sufre la tendencia a la baja de la economía

Decía hace ya hace poco más de un mes que el oro me parecía que cada vez era menos un valor refugio, y que cada vez más se movería como un valor especulativo. Esto es transitorio, por supuesto, porque la naturaleza del oro es la que es y en el largo plazo sabemos que va a crecer y, posiblemente, siga siendo más seguro que cualquier valor bursátil en estos momentos.
Pero si que es cierto que en el corto plazo, algo está cambiando en la cotización, y si vemos el gráfico se observará rápidamente.


Durante todo el año 2011 —por poner un tope a la regresión histórica—, ha ido subiendo constantemente. Hay veces que bajaba la cotización hasta niveles previos, pero se retrotraía como máximo una semana. Es decir, había variación, pero poca, desde luego mucho menor que cualquier valor financiero.
Sin embargo, ayer alcanzó los 1660 puntos, lo cual quiere decir que ha bajado hasta estar como hace más de un mes. Yo no he estudiado bolsa ni análisis de valores, por lo que no voy a hacer gráficos de esos raros con varias tendencias, y barras por todos lados. Solo dejar constancia de que el oro está sufriendo cada vez un poco más, quizás porque los movimientos gregarios de los que hablaré mañana van invadiendo todo, poco a poco.
El caso es que el patrón de crecimiento se ha roto durante ya casi un mes, lo cual implica que algo, está pasando. ¿Quizás se necesite dinero para jugar con otros bienes? No sé, veremos como evoluciona.

La felicidad está en el presente posible, no en el futuro que nunca llega

Empieza a vivir el presente, es solo eso lo que tenemos. Podemos preocuparnos mucho por el futuro, sobre todo si tenemos un pasado que nos quiere enseñar lo que nos puede suceder, pero de una manera errónea pues no siempre se repiten las cosas por igual, pero por mucho que nos preocupemos por ese futuro posible, nunca lograremos resolverlo en el presente excepto si nos ponemos en acción. 

Preocuparse no sirve de nada, si acaso sirve remediarlo cuando toque remediarlo. Mientras ese momento llega, del que incluso no tenemos ni seguridad de que nunca llegue, bien por que no sea necesario o por que nunca nos ofrezca la posibilidad de interactuar con ese instante, debemos vivir el presente. Es lo único que podemos hacer. Amargarnos por lo que puede suceder es una inutilidad. No sirve de nada. Y el mejor remedio es la acción, levantarse moralmente y ponerse a realizar actividad del tipo que sea. 

Y si no puedes levantarte de la preocupación, ponte encima de la mesa un pequeño truco. Hazte la promesa de que solo vas a dedicarte a esa preocupación durante media hora, dos veces al día. Solo en ese periodo de tiempo. Con esos minutos son suficientes para intentar arreglar el problema. Más es una inutilidad. Lo que no puedas hacer en 30 minutos, no lo serás capaz de resolver en más tiempo. Ponte ese tiempo tasado en tu vida. De tal a tal hora. Si tu mente se escapa hacia la preocupación, dile con contundencia que no es el momento. Que tocará a tal hora y que entonces te pondrás a trabajar por resolverlo. Nunca antes ni después. Obedécete y tendrás 23 horas restantes que deben ser más felices.

23.9.11

Qué es la ira y cómo controlarla

Todos tenemos ira, y todos tenemos que gastarla, desfogarnos de ella, dejarla salir. Pero la ira debemos dominarla y al sacarla debemos controlarla para que no sea destructiva en ningún momento. La ira no tiene mucho sentido pues no nos produce nada beneficioso aunque asumimos que por nuestra forma de ser, animales racionales, la poseemos a veces, se nos va cargando hasta que definitivamente la sacamos y vaciamos.
No emplees nunca la ira para conseguir objetivos pues al final se volverá contra ti misma. O al revés. No permitas que la ira de otros te dominen y logren de ti unos objetivos que no se conseguirían por otros motivos.
Si empleas la ira conseguirás que la otra persona se enfade, se tenga que defender, se cargue también de ira y se termine en una batalla cuando menos dialéctica. Al final ambas personas terminan llenas de ira y se enfrentan con ella, luego se consigue lo mismo que con la razón pues uno ganará y otro perderá, pero empleando la violencia mental.
La ira es un enfado en grado sumo, un siguiente paso que camina hacia la violencia. No es un enfado o un cabreo normal, es una explosión. Y no, la ira no es humana, no debe servir la frase hecha de que es humano tener ira. Lo es, pero lo es por ser animales en nuestro interior, así que debemos tener claro que la ira nos acerca más a la irracionalidad, al ser animal que llevamos dentro.
Si hay que desfogarse, vaciar esa ira, nada como hacerlo en privado, incluso mirándote a un espejo, sin que tengas a nadie delante. Una vez vaciada tu mente de ira, busca otras respuestas para resolver tus enfados que a veces hay que resolverlos frente a otras personas.

No es lo mismo una depresión leve de un duelo no complejo

Todo tipo de depresiones requieren tratamiento. También las leves. Ante una depresión —o lo que es mas claro—, ante los primeros síntomas depresivos, hay que acudir al médico de familia y consultar. No todo lo que creemos ser el inicio de una depresión lo es, y equivocarse en el tratamiento es grave.

Incluso aunque nos creamos que la depresión leve ha desaparecido hay que consultar con un profesional e intentar resolver todos los problemas que tenemos encima. Él nos dirá si son problemas o situaciones pasajeras.

La presencia de síntomas que pueden asemejar a la depresión: como tristeza, cansancio físico o mental, ganas de llorar sin motivo, nerviosismo, dificultad para dormir, etc., son habituales en situaciones de problema personal grave o mantenida en el tiempo, o en situaciones de pérdida o duelo. 

Y no es lo mismo un duelo doloroso que una depresión leve.
Para diferenciar una depresión de un duelo no complicado hay que tener en cuenta que en el duelo no suele observarse la presencia constante de ideas de culpa o inutilidad, no existe una alteración importante del modo diario de comportamiento y no suelen aparecer las ideas de suicidio, que sí suelen ser más frecuentes en la depresión.

Además, el duelo no complicado suele empezar poco después de la pérdida, y mejora a lo largo de los meses, pues el tiempo va resolviendo el problema. 

La mayor parte de los duelos no complicados se resolverán por si solos, como situación humana normal que es, y solo se tratarán con antidepresivos cuando por su larga duración o gravedad de los síntomas acaben complicados con un episodio depresivo.

Y recordar siempre que aunque una depresión leve se haya resuelto, hay que mantener la medicación al menos unos 9 meses más, para evitar recaídas. 

Nunca se debe dejar la medicación, sin el consejo y control médico o profesional.

22.9.11

Últimos datos de recesión, desaceleración, crisis. Europa está enferma y no encontramos médico

La desaceleración se convirtió en estancamiento y, rápidamente, evolucionó en recesión. No, no estoy hablando de 2007. Me refiero a finales de 2011 donde por desgracia debemos volver a hablar de lo que ya está siendo demostrado. 
Las políticas económicas tomadas en Europa no son, ni mucho menos, las que se necesitaban en estos momentos.

Hoy salían nuevos datos del markit (adelantados) sobre Francia, Alemania y la zona euro. Los gráficos, datos o aproximaciones que los datos nos muestran son —a todas luces—, un ahondamiento más profundo en el estancamiento por parte de los dos grandes países y por ello de una nueva recesión para el resto de Europa.

Todo parece indicar que los datos de crecimiento y empleo del tercer trimestre de 2011 van a ser desastrosos para todos los países de la zona euro. Lo cual perjudicará aun más seriamente la confianza que los inversores puedan tener en nuestro país, España, y en todos los de la zona euro del sur de Europa. Cada día quedan menos posibles medidas de emergencia, las estamos agotando sin tomar en cada momento las que se deben tomar. Los ejemplos de las medidas anunciadas en Grecia ayer mismo, nos llevan a un camino de muy complicada salida en el medio plazo.

Los altibajos o recaídas temporales en la depresión

La depresión, como enfermedad diagnosticada y tratada —no como síntomas o estados de ánimo en depresiones leves—, es una enfermedad muy puñetera. Quién la padece, sobre todo en las primeras semanas o meses de tratamiento diagnosticada, se sorprende de las recaídas, de sus altibajos. 

Es muy normal (posible) mejorar, encontrarte bien, estar mucho más animado y de repente…, sin motivo aparente…, volver a caer, hundirte sin motivo claro, sin poder explicar los por qué de esas caídas.

Hay que asumir las recaídas, los altibajos. Son parte del proceso de enfermedad y de la solución.
Tras cada caída vuelve a los pocos días la situación anterior, nos volvemos a recuperar y gozamos otra vez de la sensación más normal; recuperados y casi felices. 

Hay que acostumbrarse a estas recaídas, a estos altibajos en el proceso de depresión. Hay que conocerse bien, es importante esto, y saber asumir que aunque nos sintamos bien, es posible que tengamos recaídas y en algún momento volvamos a hundirnos. 

En la misma medida en que nos hundiremos debemos saber que a los pocos días volveremos a levantar el ánimo, volveremos a la situación normal.

Un último consejo. Nunca hay que dejar la medicación sin control médico. 

Se puede dejar la medicación, sí, pero cuando los profesionales lo indiquen y de una forma controlada que ellos pautarán. Los efectos rebote por dejar mal la medicación son muy negativos para la curación total. 

Y de todas las formas, si tenemos que estar muchos años tomando una medicación, es simplemente por que se ha convertido en crónica la situación, algo que les sucede a millones de pacientes de cientos de enfermedades distintas en todo el mundo.

21.9.11

No debemos confundir culpa con responsabilidad. No tienen nada que ver

La culpa no sirve de nada. Nos han educado en un sistema en donde ser capaces de encontrar la culpa, de sentirnos culpables, es una forma de conocernos, de entregarnos, de asumir. Y es totalmente falso.

No es lo mismo la responsabilidad que la culpa. 

La culpa es coercitiva, nos corta nuestra libertad, te inmoviliza, e incluso puede servir de recompensa para que en el futuro sigas haciendo la misma acción negativa. No necesitamos el perdón, que es lo que propone el sistema de culpas. No necesitamos el castigo como solución a la culpa. Necesitamos la responsabilidad, el asumir nuestros actos y resolverlos positivamente. Ser capaces de conocernos mejor y de resolver nuestras discrepancias con mirada positiva.

Y si la culpa no sirve de nada, el perdón por ella es otro castigo más que nos deja en manos de quien otorga el perdón. Nos coloca en la posición dominada, de quien entrega autoridad a los que pueden repartir perdones, prebendas o cielos.

Sobre quien logro el superávit en España, durante los últimos 15 años.

Escuchando esta mañana un debate en Telecinco, no he podido cabrearme más escuchando la desinformación partidistas que emplean algunos contertulios (cosa bastante habitual con estos debates tan partidistas en los que la espuma es lo más suave que sale por la boca de muchos de los que opinan, pagandos por los partidos).

El caso es que a uno se le ha ocurrido decir que el PSOE fue el que alcanzó el superávit, y no el PP, a lo que una señorita muy bien informada (en su ignorancia) le cortaba todo el rato diciendo, cual crio de cinco años: ¡que no, que no que no!, ¡que no! ¡que no!, sin más argumentos pues no disponia de información suficiente para rebatir lo que simplente negaba con vehemencia.
Miles de telespectadores se habrá quedado con la idea de que el señor economista, informado y del PSOE tiene menos conocimiento de las cuentas públicas (publicas y oficiales) que la señorita nerviosa que negaba constantemente con sonrisas falsas, y lo más grave de todo es que hablamos de datos que se pueden poner en una gráfica, echar un vistazo y explicarlos, para comprobar quien tiene razón, y empleando en ello no más de cinco segundo.

Y aquí lo hemos hecho para el blog:

En rojo el gráfico del déficit (si es positivo es superávit) durante el tiempo del gobierno del PSOE y en azul durante el gobierno del PP. 
Como vemos, SI fue el PSOE de Zapatero el primero en alcanzar una cifra positiva. Con el PP siempre hubo un dato negativo en las arcas públicas, aunque es cierto que se iba a cercando al objetivo del superávit.

Y efectivamente podemos y debemos hablar de la tendencia. Claro. El PP tuvo en toda su legislatura una tendencia claramente alcista y estoy seguro de que si hubiera gobernado un poco más habría alcanza la misma cifra positiva que el gobierno socialista. Pero no estamos hablando de eso. 
Si lo que decimos y argumentamos es el dato positivo, entonces el PSOE fue el primer en conquistarlo. Eso es un dato. No una opinión, ni una ideología, ni una falacia, es una verdad provista por las matemáticas.

Por otra parte, también habría que señalar que gran parte de la reducción que se realizó con el PP fue por las privatizaciones y el dinero líquido que se consiguió con ello durante los años de Aznar, las cuales Rajoy ahora no tiene ni puede hacer (me refiero a empresas, pues en sanidad y educación ya están empezando) pues no hay ya nada qué vender. 

Y otro apunte que habría que hacer es que el estado de bienestar tal como lo montó el PSOE sigue siendo estable. Durante 3 años, el balance entre ingresos y gastos fue positivo, ahora bien, fue la crisis, y no un derrumbe en el estado de bienestar, lo que ha creado los fuertes déficits.
En definitiva, que cuando alguien tenga dudas, lo mejor es ir a los datos oficiales (de la OCDE, ni siquiera he ido al INE) y mirarlo por si mismo.

Y si no lo tenemos claro, una petición. Nos lo pregunten que intentaremos responderles.

Nunca hay que rendirse si la vida te va mal. Siempre es posible mejorar

En la vida te puede suceder de todo. Incluso mucha situaciones malas o muy malas. Puedes sufrir y o alcanzar objetivos, puedes estar desesperado y la angustia te invade hasta superarse. Pero los tiempos pasan, no son eternos, no duran tanto como pensamos.

Lo único que no debes hacer nunca es rendirte.

Párate a pensar qué sucede, qué te está pasando y recoloca por orden de importancia tus problemas. Separa los urgentes de los importantes, los dolorosos de los momentáneos. Los que se pueden resolver de aquellos que son imposibles.
Pero no te rindas nunca. Sigue pensando que tú —si, tú sol@—, eres capaz de soportarlos y lo que es más importante, de resolverlos y cambiar su potencia. 

Lo único que no debes hacer nunca es rendirte. Habla contigo mism@ del futuro, con toda la carga del pasado encima como elementos de experiencia.

La importancia de un diario personal, para auto ayudarnos

Es importante que sepamos valorar la importancia de escribir un diario personal para resolver algunos problemas leves de nuestro interior. Escribir un diario, sea personal o de cualquier otro tipo, es una tarea lenta y muchas veces surgen deseos de abandonarlo. Es lo lógico y normal, y se avisa ya para que no pensemos que nuestro caso es poco habitual. Nos iremos cansando de escribirlo, seremos inconstantes, pero hay que persistir a la hora de escribir casi todos los días algunas líneas en nuestro diario personal.

Un diario personal cura incluso ciertas desavenencias personales, ciertas dudas, algunos problemas. Es reflejar nuestro interior y verlo con más calma y reflexión.

Por que lo difícil e importante es no tirarlo al cajón del olvido y dejar que pasen los días en blanco, si surgen días en los que no nos apetece escribir nada. El diario personal no se trata de una obligación, aunque sería mejor que así nos lo propusiéramos, sino más bien de un gusto por mantenerlo vivo, de un deseo de ir construyendo recuerdos y sensaciones, de una necesidad incluso para conocernos mejor. De un contenedor de viviencias y de una manera de hablarnos a nosotros mismos.

Dicen que mientras estemos en el recuerdo de alguien, no habremos muerto del todo. Así que nada mejor para intentarlo que dejar algo nuestro para el “después”. Sea una obra de arte, sea una obra literaria, sea un diario personal o de intenciones, sean unos vídeos, sean unos recuerdos. Siempre tendremos a alguien que vendrá detrás y sentirá curiosidad por saber algo más de nosotros. ¿Cuándo pagarías tú por tener unos diarios de tus abuelos?, ¿cuánto por tener un diario de tu padre en sus años de guerra o de tu madre en sus años de estudios?

Nada es desdeñable, aunque creamos que no está bien escrito. El sentimiento y la información puede ser vital para darle sentido, para que quien lo lea, entienda mejor que nadie cómo se ha forzado el diario personal que tiene en sus manos, qué sentido tiene en la actualidad, para qué sirve en el hoy, cómo modela la figura de quien lo ha escrito con los años ya pasados y los acontecimientos vistos desde otra óptica.

Recuerda que escribir un diario es plasmar el momento, los sentimientos. Habrá días bueno y malos y esto se tiene que notar en los escritos. Habrá días vacíos y otros en los que se nos llenarán las hojas o líneas sin pensar. Y sobre todo habrá textos escritos pero también situaciones no contadas, con la decisión de que no formen parte de nuestro diario. Tan importante puede ser dejar escrito algo como saber seleccionar y no escribir sobre otros aspectos. Un diario personal puede ser total o parcial, es nuestra decisión.

20.9.11

Consejos básicos para una persona que se divorcia o se separa

Un divorcio es un punto y aparte, no es un punto final. Es muy duro, sobre todo si se dan condicionantes de hijos y familiares, pero hay que seguir caminando y construyendo vida. Tal vez de las mejores ayudas posibles es encontrar a gente con tu misma realidad vital, reunirte en asociaciones de separados, con gentes que estén en tu misma situación, de ambos sexos, y que sirva para relacionarte y no quedar hundida y para que tus nuevos problemas sean mejor entendidos. 

Pero eso sí, lugares donde haya gente positiva que sea capaz de trasmitir vitalidad y ganas de continuar el camino vital. Nada es peor en estos momentos que caer en manos de personas que odian, que todo lo ven negativo, que buscan culpabilizar antes de emprender una nueva vida.

Es importante vigilar tu patrimonio económico, pero tal vez más tu patrimonio vital, tus amistades, tus ganas de seguir peleando, de seguir teniendo razones para volver a intentarlo. Nada es peor en esos momentos, que sentirse culpable y hundido. 

¿Culpable de qué?, ¿de tener que iniciar un nuevo camino vital, de rectificar, de tomar decisiones duras pero inevitables?

Busca apoyo entre los amigos y los familiares. No rompas puentes con nadie, pude ayuda sean mujer u hombre, piensa por encima de todo en tus hijos si los tienes, pero no dejes de pensar en tí mismo pues eras quien vas a garantizar esa parte tuya de amor y hacia tus hijos. Y para eso tienes que poder vivir. 

En un divorcio es muy bueno que no salgan enemigos, ni culpables si eso es posible. Debemos entenderlo como una realidad y como una decisión que te lleva a otra pantalla en tu vida. Y para ello los odios no sirven de nada.

Ahora vamos a dar algunas cifras que nos indican que número de divorcios hay en España.

Aumentan las rupturas matrimoniales en España un 3,9 % durante 2010 llegando a las 110.311 parejas rotas. Se rompe el amor, la relación y, parte de nuestra vida se disuelve y tenemos que enfrentarnos a otra manera de vida.

Durante 2010 se produjeron 102.933 divorcios (un 4,7% mas que en el año anterior) y 7.248 separaciones (un 5,6% menos).  En el año 2001 hubo 37.586 divorcios y en el año 2016 un total de 114.019 divorcios. 

Asimismo, en 2010 se produjeron 245 disoluciones de matrimonios homosexuales, de los que 137 fueron entre hombres y 108 entre mujeres.

Del total de divorcios, el 67,4 % fueron de mutuo acuerdo y el 32,6 % no consensuados. Por su parte, el 70,7 % de las separaciones fueron de mutuo acuerdo y el 29,3 % contenciosas.

El mayor número de rupturas tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. La edad media de las mujeres en el momento de la disolución matrimonial fue de 42 años y de 44,6 años en el caso de los hombres, ambas edades ligeramente superiores a las registradas en 2009. 

La duración media de los matrimonios disueltos en el año 2010 fue de 15,5 años. Tres de cada diez divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio.

El 42,9 % de los matrimonios disueltos en el año 2010 no tenían hijos, el 48,5 % tenían hijos menores de edad, el 3,8 % mayores de edad dependientes. 


Aumenta el consumo de alcohol entre los adultos mayores de 50 años

No vamos de moralistas, no nos gusta prohibir nada ni que nos prohiban, pero el número de personas con 50 años de edad o más, que sufren problemas de alcoholismo es muy elevado. Son personas que nunca antes habían caído en el descontrol personal aunque bebían de manera básica. Pero sin un motivo claro, han ido aumentando el consumo de alcohol hasta descontrolarse. A veces de manera silenciosa, sin estridencias, no de una forma muy elevada en cuanto a las cantidades consumidas, pero que como una droga barata emplea el alcohol para tapar otros problemas importantes que le acechan en la vida.

A partir de los 50 años todo en la vida toma otra forma, otro sentido. La vida laboral se vuelve complicada, entran los miedos a unos años laborales en los que las cotizaciones son las que sirven para la base de la jubilación, los hijos crean problemas para los que no estamos preparado, la familia se vuelve diferente, nos falta parte de la ilusión anterior, sobran depresiones —pequeñas o grandes— descubiertas o tapadas, y la relación de pareja se vuelve a veces sosa y apática.
Muchas personas de ambos sexos acuden al alcohol como refugio ante la desesperanza que no saben explicar, que callan. Y caen en otra trampa que les hunde un poco más, según van perdiendo el control sobre su vida.
El alcoholismo social, el refugio en una droga barata que te roba la libertad, es sencillo. Se empieza a subir la cantidad muy poco a poco y sin darnos cuenta nadie, se cae en un pozo del que además se está plenamente convencido al principio de que se puede salir cuando se quiera.

No, yo no soy alcohólico— decimos todos, dicen todos, sin darse cuenta de que en realidad ya estamos perdiendo el control de las decisiones.
Mira, lector amigo, lo primero es quererse un poco más y reconocer que se tiene un problema qua hay que resolver para ser más libre. 

Si quieres luchar contra el resto de problemas de tu vida te necesitamos fuerte, con todas las ganas del mundo. Si tienes más de 50 años y tienes problemas, pide ayuda, es muy normal, no te preocupes de resolver los problemas con la evasión. Decide que tú eres el mejor amigo que te queda. Pero a tu alrededor hay muchos má, que seguro que te pueden ayudar.

Buenos días, amig@…, aprendamos a ser felices

Tu vida te pertenece, es tuya. Solo tuya. O la cuidas tú, o te cuidas y te revisas, o te tomas en serio que tu vida te pertenece y que nadie hará nada por tí, que no seas capaz de hacer tú mism@, o a cambio no conseguirás la felicidad.
Aprendamos a ser felices.

18.9.11

La desinformación económica, sirve para engañar y confundir

Los buenos espías se dieron cuenta de que algo tan importante como mantener al enemigo desinformado, era fácil si se le engañaba con información falsa. La contrainformación conseguía como mínimo, confundir al enemigo aun más sobre los movimientos, los mensajes entre aliados o los objetivos sobre los que actuaban. Desde luego, hoy más que nunca, la contrainformación a la que, sin querer, nos podemos ver sometidos, es mucho más peligrosa que la simple ignorancia, siempre y cuando esta pueda ser superada.
Justamente por esa razón. Sin información, uno puede estar en disposición de querer profundizar sobre un tema, hacerse con una opinión libre de imposición o, al menos, intentar llegar a la verdad. Sin embargo, cuando ya hemos sido engañados, si realmente nos creemos el engaño, no tenemos ningún motivo para seguir buscando la verdad y salir de la mentira.
Los extremos suelen ser muy atractivos en este aspecto. Las teorías conspiranoicas, que dan cuenta de medias verdades o el adoctrinamiento bajo la excusa de un adoctrinamiento anterior e inexistente son otros ejemplos. Y es peligroso porque te predispone a estar en batalla continua contra el resto del mundo, ya que este jamás se moverá al son de una mentira irracional.

Pongo un ejemplo que me ha enervado la sangre durante, ya, años. Un documental dirigido sobre todo a “abrirte los ojos” ante el mundo económico llamado Zeitgeist (tiene más partes, pero me centro en esta). A través de mentiras y engañifas que cualquiera con un mínimo de sentido común y conocimientos en materia económica podría revocar, se intenta inculcar la idea de que el sistema económico esta siendo día a día controlado, que no existe libertad, que todo el dinero de la economía es creado para generar una deuda a los ciudadanos y todo ese rollo que intenta asociar al capitalismo como sistema inestable.
Me preocupa que mucha gente con tendencias a la izquierda se vaya por estos derroteros conspiranoicos justamente porque intento ser una persona de izquierdas coherente. El hacerte creer que eres minúsculo comparado con “los grandes poderes” es un poderoso intento de hacerte aun más pequeño realmente.
Otro ejemplo. Ahora se ha puesto de moda eso de que no existen las izquierdas ni las derechas. ¿Pero quien dice eso? ¿Y quien lo corea? Porque hablamos de bandos diferentes. Mario Conde hoy decía que en su movimiento no había ideología, solo ideas. Habría que explicar que cualquier idea, sea cual sea, tiene una connotación ideológica si está enmarcada en la política. El único hecho de intentar vender esta “desaparición ideológica” es para neutralizar y objetivizar unas ideas frente a otras, hacerlas, por tanto, las únicas con sentido. Mientras tanto, la gente se lo cree.
Si no existe ideología, no existe alternativa, pues si convertimos la política en una ciencia (no estoy hablando de la economía), solo hay una opción que sea la óptima. Que mejor forma de venderlo ahora que la derecha va a arrasar. Si la mayoría da una información para que supla a la desinformación, y nos creemos de verdad que no existe alternativa, no estaremos siendo realmente informados sino, posiblemente, manipulados.
Sigo con el tema del que hablo siempre, la dualidad de la que nos nutrimos los economistas. ¿Cuántos españoles podrían poner en duda el valor de la austeridad para salir de la crisis? No solo nos lo han vendido como único nutriente a nuestra escasa información económica, sino que no nos permiten conocer otra. En Europa se deshicieron de Geithner como si la estrategia americana no pudiera ni siquiera ser defendida.
Y lo cierto es que la realidad es mucho más simple. El capitalismo es lo que queramos nosotros que sea. La izquierda americana es tan derecha como aquí el PP. Y la derecha del norte de Europa es casi tan izquierda como aquí el PSOE (hablando siempre en materia económica, claro). La ideología no es solo un contraste de medias verdades si no de formas de ver la vida.
Intentando siempre mantenerme en un estado “neutral” me cuesta mucho no enfadarme con estos dos focos polarizados tanto de la izquierda como de la derecha. No solo porque engañen, sino porque intenten incapacitar al libre pensamiento (con las artimañas que utilizan los sectarios pero a gran escala).
Lo que trato de decir, y con esto acabo, es que los extremos no son buenos, pero tampoco esto significa que no existan lados complementarios de entender, ser o actuar en la vida. Y que aunque la objetividad de los medios de información está en entredicho, la realidad es, a veces, muy difícil de sacar a relucir y la verdad, por tanto, parece una rara avis incapaz de ser alcanzada, hay que intentar que, en la búsqueda de esa verdad, muchas veces nuestra propia verdad, no caigamos en las facilidades que otros nos imponen. No queramos pasar de la desinformación al engaño más profundo y paralizante porque nos estaremos cargando nuestra propia libertad.

16.9.11

Posible y peligrosa evolución de la pobreza en España

El gobierno a la hora de paliar los efectos de la crisis, tiene que incidir en aquellos efectos de largo plazo que perduran como efecto de un corto plazo que acabará pasando.
No solo hay que hablar de desempleo —que en una situación mucho más boyante, acabará bajando—, sino de los parados de larga duración, de las familias que entran en una espiral de exclusión y pobreza, de la degradación de infraestructuras y perdida del nivel de vida en pueblos que poco a poco van perdiendo cada vez más habitantes, etc.
Lo que traigo hoy es un simple gráfico, terriblemente sencillo pero esclarecedor.
La crisis no solo trae consigo un aumento de la prima de riesgo o bajadas continuadas del Ibex, patrimonios que se escapan, el desempleo poco a poco va calando sobre aquellas familias que por circunstancias casuales acaban engrosando la terrible lista de los que forman la pobreza.  Si bien esta definición no es más que la de un porcentaje sobre la renta media, lo que estamos viendo es una tendencia, un desnivel que, unido al aumento de desigualdad, nos dan un panorama que, puestos a crear políticas, impuestos y programas de estímulo, se debe cambiar.
Veremos como sigue en 2011 la evolución de la pobreza, pero desde luego no creo que vaya a bajar, ni mucho menos. Y mientras unos estiman necesario o no grabar patrimonios de más de un millón de euros, no podemos, aunque muchos quieran, echar la vista a otro lado en lo que respecta a este tema. Un tema mucho más serio, peligroso, difícil de resolver pero a la vez mucho más necesario, gratificante, ético y justo.
Habría que enseñarle a los políticos y grandes fortunas, que cuanto más pobre sea la población, menos consumirá sus productos, más tensión social se genera y que, por tanto, se incapacita el progreso social y económico.

13.9.11

Los problemas griegos parecen imposibles de resolver


No parece nuevo afirmar que el problema griego tiene difícil solución. Al menos desde el marco que Europa nos ha impuesto, en el cual moverse del Euro parece ser poco más que una muerte anunciada. Al menos añadimos, que sus deudas no sufran unos intereses de recargo tan abusivos que los convierten en imposibles de pagar.

A pesar de que soy muy proclive a las medidas de estímulo, es obvio que en Grecia han pasado ya lo mínimamente posible en ese aspecto.
Con unos intereses tan altos, cualquier inversión pública es de por si un lastre para el medio plazo, dado los intereses tan altos (incluso he llegado a leer que rozaban el 40%) que han tenido durante los últimos años.
Dejarles dinero a espuertas, bajo una política de austeridad, lo veo poco factible o útil. Lo estamos viendo. Si tiene que pedir prestado dinero a Europa pero luego tiene que recortárselo a los propios Griegos, el dinero no genera crecimiento. No da tiempo a hacer planes de crecimiento y la generación de confianza es ya un imposible.
Lo más inteligente habría sido no entrar en el Euro, menos con cuentas falseadas, lo segundo más inteligente habría sido salirse hace tiempo, pero como Europa no sabe venderse como lo que es, eso habría parecido la destrucción total de Euro (algo estúpido).

Ojala me equivoque, pero Grecia tendrá que acabar saliendo del Euro, devaluar su moneda, o declarar el impago, y empezar de cero. A nadie le gusta esa perspectiva, pero creo que es la más plausible. Solo estamos mareando la perdiz y, en el camino, alentando la especulación y los problemas financieros de media Europa.

Por otro lado, ¿os habéis dado cuenta de cómo se ha ido metiendo Francia poco a poco en la estela de los países PIGS? Ya he leído varias declaraciones donde la metían en el mismo saco. Será cosa de esperar a ver. Pero mala espera nos queda.

12.9.11

En Grecia acaban de descubrir el IBI como impuesto posible, ¡jope!

El Gobierno de Grecia se ha sacado de las leyes de cajón, un IBI propio y personal para conseguir pasta gansa con la que ir pagando los intereses de su deuda pública. Se lo exigen los países que esperan cobrar y no lo tienen nada claro. ¿De quien es realmente el dinero que se le ha prestado a Grecia y ahora no pueden devolver?, no, no me refiero a qué país se le debe, sino de qué dueño real se han sacado las panojas.
Crear un IBI nuevo y temporal a un año en concreto es un idea posible y copiable. Si tenemos deudas hay que pagarlas y la manía de bajar los impuestos es una enfermedad mental de la derecha que ahora pagaremos con dinero nuevo entre muchos.
Es literalmente en Grecia, un IBI que tasará entre 0,50 y 10 € cada metro cuadrado de propiedades inmobiliarias (de media sobre los 4 €). Quien tiene paga, quien tiene más paga más. La diferencia entre los cincuenta céntimos y los cuatro euros es según calidad de la calle o de la vivienda. Vamos, como el IBI español. ¿Es que en Grecia no pagaban impuestos sobre bienes inmuebles?, pues no me extraña que tenga tantas deudas públicas, la verdad.
A nadie nos han enseñado a pagar impuestos; menos que eso, a respetarlos. Pero es posible que haya que hacer pedagogía social e información real de para qué sirve nuestro dinero. Que creo, vivimos un poco despreocupados, mecachis.

11.9.11

Los sectores de futuro para crecer en el largo plazo

A parte del devenir económico de los ciclos alcistas y recesivos que copan los titulares de los periódicos día tras día, los países deberían preocuparse también por el crecimiento a largo plazo.

Decíamos al comenzar la crisis, como una busqueda de poetización y optimismo entre tanta niebla, que en japonés, crisis (危機) contiene tanto la palabra peligro (危) como oportunidad (機), y creo que es ahora cuando el gobierno debería centrarse, a la hora de intentar reactivar la economía, en hacerlo poniéndole el ojo en los factores que mejor articulan el crecimiento a largo plazo.

Como siempre, la moneda que conforma la base de este crecimiento tiene dos caras, la demanda y la oferta. Comencemos por la oferta.


La producción como tal proviene, básicamente, de tres factores. El total de trabajadores, el capital (tecnología) y la productividad de ambos. Si tomamos no solo el crecimiento absoluto, si no el per cápita, podemos olvidarnos del número de trabajadores (estamos en el largo plazo, aquí no hablamos de tasas de paro, quizás más adelante). Así que lo más importante para articular bien el crecimiento es que se incremente el capital, la tecnología y la productividad de los trabajadores. Vamos a dejar que la ciencia y la ingeniería se encargue de los dos primeros y revisemos la productividad por un minuto.

Pues con productividad nos referimos al término más amplio del termino que da origen a la ciencia económica, como empleamos unos recursos escasos para suplir unas necesidades cuasi infinitas. Cuanto más podamos producir con los mismos recursos, más productivos somos. Pero esto incluye aspectos de todo tipo, desde la producción bruta en una industria, hasta la relación entre infraestructuras o instituciones de un mismo país. Desde la comunicación hasta las relaciones internacionales (para poder meter nuestro producto en sus mercados). Hoy en día, donde los servicios ocupan cada vez más parte de la actividad económica de un país, la creatividad, la capacidad de venta, las relaciones personales, la inteligencia comercial, son aspectos que hay que cuidar para ser productivos.

A lo largo de muchos estudios, y de la propia lógica que cada uno tenemos en nuestro particular cerebro, podemos adivinar como la mejor forma de impulsar una sociedad más libre, inteligente, y apta para competir con un mundo globalizado es la educación. La educación en todas sus vertientes, en sus máximas especificidades y en sus grandes generalidades.

Necesitamos una mayor enseñanza en matemáticas y lenguaje (comprensión lectora, ya escribí sobre ello), y a la vez hacerlo permitiendo una mayor creatividad por parte del estudiante, y un aprendizaje más apto a que cada uno pueda, sepa y quiera aprender por si mismo. Algo difícil, pero necesario.

Por otro lado, tenemos la demanda. Para que la actividad económica se sustente en el tiempo y no dependa de burbujas, o subvenciones del sector público (que tienen otro propósito), la economía debe basarse en sectores que tengan futuro, que produzcan bienes demandados por la sociedad y que, por tanto, generen bienestar. A la vez que el crecimiento económico y el aumento de la productividad hace que los sectores ya instaurados (aun con la misma importancia) tengan menos futuro de crecimiento y generación de empleo, la población debe siempre ir buscando donde disponer sus aptitudes productivas. Así, cuando la agricultura se dominó y capitalizó, menos gente fue necesaria y pudo empezar la revolución industrial. Siglos después, los servicios han copado la mayoría de la actividad económica de hoy día. El futuro del crecimiento a largo plazo se basa, por tanto, en los sectores que más empleo generarán a largo plazo, una panacea que se busca con ahínco.

Estos “sectores del futuro” pueden ser muchos, y cada uno puede pensar que algunos de los que voy a decir a continuación no son tales, o al revés, que me haya dejado alguno por el camino. El debate en este aspecto puede seguir en los comentarios.

El primer sector con futuro es el de las energías renovables. Aun hoy en día, en donde tanto se habla de que esto puede ser incluso una burbuja, está claro que si de pronto se acabará el petróleo o el gas (aun quedan reservas para rato, no asustarse), no tendríamos ni para empezar. El aumento de este sector, que no solo depende de la energía eólica que a muchos les molesta (me incluyo en parte) por destrozar el paisaje, sino también solar, hidraulica…, y por la fusión que aun debemos conseguir en las ciudades entre urbanismo y naturaleza, autoconsumo energético o un impulso aun mayor de la “economía verde”, azuzada por un cambio climático que parece que se nos ha olvidado con tanta crisis, puede ser una oportunidad para potenciar la generación de empleo.

El segundo sector es el de servicios hacia personas: Educación, sanidad y dependencia. Leí el otro día que mientras en España esto ocupa el 9% del empleo, en países como Suecia es del 25%. Creo que está claro además, de que necesitamos mucha más gente en esos tres ámbitos (no estoy diciendo que sean malos sectores, pero falta empleo).

El tercer sector es el de servicios a/de empresas. Esto no implica que vayan a crearse empresas para dar servicios a otras, sino que las empresas, poco a poco, van creando departamentos donde la comunicación con el cliente, a través de redes sociales, fidelización de marca, estrategias más personales, son elemento clave. Durante muchos años hemos vivido un profunda marcha atrás en la comunicación entre empresa y cliente. Servicios deslocalizados (llamadas a las 4 de la tarde de una simpática argentina que te quiere vender un nuevo móvil, por ejemplo), maquinas de teleoperadora que desesperan al más tranquilo, etc. Creo que debemos vivir un proceso justamente contrario, donde las empresas intenten, más que nunca, humanizarse y acercarse al consumidor con más trabajo intensivo en capital humano y no tanto físico.

El cuarto y último de los sectores que ahora me pueden venir a la mente (como digo, seguro que hay más), es el de la investigación y desarrollo. España produce muchas menos patentes que otros países, lo cual nos deja también en inferiores condiciones a la hora de intentar competir con el resto del mundo. Esto depende, de nuevo, de la educación, en saber mantener a los cerebritos y que no se vayan fuera (algo difícil por los clusters ya encauzados). Y depende de que haya cauces de financiación y se pueda reforzar desde ámbitos públicos (incentivando) la inversión más productiva (capital riesgo, crowdfunding), que permita que las ilusiones e ideas, la motivación y el futuro potencial se haga realidad.

En definitiva, creo que en los próximos, no sé, 10, 20 años, estos sectores deben aumentar. Son unas fuente de empleo segura, y a la que se debe apoyar. Y no solo son una fuente de crecimiento de empleo a corto plazo, sino que pueden ser las bases del crecimiento del que dependa nuestra economía a largo plazo.

9.9.11

¿Cual es el precio lógico de la vivienda en España?

A veces nos preguntamos sobre el precio real que deberían tener las viviendas en España, pues son muchas las opiniones que nos avisan de que el precio de la vivienda está muy sobrevalorada, incluso con todas las grandes bajadas de precio que han sufrido en estos últimos 3 años.
Veamos simplemente un dato muy fácilmente comprobable. Si viajamos al sur de Francia o nos movemos por Londres, observamos que la vivienda tiene un precio entre parecido a España o incluso más bajo si analizamos los precios por Pau, por poner ejemplos sencillos. Pero sabemos que los sueldos en estas zonas de Europa, cercanas a España, son bastante más altos que en España.

Si analizamos el dato asumido por muchos de que la vivienda debería costar entre 2,5 y 3 veces (yo lo pondría en 4) el salario bruto anual de una persona, vemos que en España nos salimos totalmente de esta norma. Si nuestro salario bruto anual ronda los 22.000 euros al año (no es posible contar el dinero negro, que sabemos supone una cantidad incierta y cada vez menor) deberían tener las viviendas un precio medio de unos 66.000 euros. Imposible imaginar incluso con el factor de 4, que saldría sobre los 100.000 euros.
En Francia con un salario de unos 33.000 euros o en Reino Unido con 46.000, podrían tener la vivienda precios que rondarían los 100.000 o 150.000 euros. Y según mi factor 4, unos precios para Francia de 130.000 euros y para el Reino Unido de unos 190.000 euros. Precios muy reales con el mercado europeo, excepto en España y algunos otros países del sur de Europa.

8.9.11

Ya sabemos los sueldos y patrimonio de los políticos, ¿somos más libres?

Internet estaba hoy colapsado de gente buscando los ingresos y sueldos de diputados y senadores, de políticos conocidos, de gentes que se dedican a gestionar lo público.
Esstooooo?, ¿somos bobos o qué? ¿de qué sirve este desnudo integral de los asuntos personales de cada político?. No. No sirve para pillar al que defrauda, al que presuntamente se enriquece a través de la política. No seamos leves ni imbéciles a la hora de calificar a los jetas y delincuentes. El ladrón sabe perfectamente de su oficio y de sus trucos, faltaría más, excepto que se dedique a robar gallinas.

Lo malo de estos ataques de tontería hacia los políticos es que los más válidos se están cambiando de oficio, se dedican ya de jovencitos a desear ser financieros, empresarios de manipulación, técnicos de laboratorio bursátil, autónomos de la factura con tinta negra. Los válidos pero jetas se esconden detrás de la iniciativa privada y quedan los válidos pero buenos que de pequeñicos se han creído que trabajar para la política tiene una recompensa. Es decir, los menos.

¿Para cuando publicar los sueldos y patrimonios reales de gentes conocidas de la tele, de futbolistas, del Director de mi Caja de Ahorros —si el mismo que me dijo que NO—, de mi odontólogo, del dueño de mi empresa, del Consejero Delegado de la empresa de transportes de mi ciudad, del abogado que lleva mi asunto laboral, del que se sienta en varios Consejos de Dirección para ayudar a joder, del dueño de la carnicería que me sisa con la carne picada de ternera? Pues eso.

Crisis en los medios de comunicación digitales y en papel

Es previsible que cierre la revista deportiva Don Balón, tras 35 años en los quioscos; se hace un ERE en Público que afecta a 39 trabajadores; hay serias complicaciones en El Economista. Malos tiempos para la prensa en España, sea escrita o digital. No se salva nadie pues no hay dineros en publicidad, se compran menos diarios, no se quiere pagar por contenidos en Internet, no se encuentras nuevas fórmulas magistrales para hacer caja desde los medios de comunicación.
Las soluciones no son sencillas, pues parece que las tajadas más grandes se las siguen llevando los “grandes” medios, sean televisión, sean revistas de grandes tiradas que siguen pagando grandes cantidades por exclusivas. Algo parecido a lo que sucede en el mundo del fútbol con ciertos jugadores o algunos equipos, sin tener en cuenta ni a radios o a revistas y periódicos que lo están pasando mal.
Internet ha venido a complica un poco más todo, sin duda, pero los problemas son mucho más complejos que el achacar a la red todos los males y por ello todas la soluciones. Las grandes empresas de comunicación, de alquiler del servicio de ADSL, también deberían tener unas formas de corresponder a dotar de contenidos de calidad lo que ellos venden, que de momento solo son carreteras de datos, pero no datos.
Si las carreteras van vacías, nada servirá de nada y los clientes dejarán de pagar los peajes. Si el mundo del fútbol va perdiendo revistas, medios de comunicación y periodistas o radios, y además complicamos en exceso la trasmisión televisiva dejando toda el fútbol en manos de dos equipos, será cuestión de pocos años en el que todo se vaya hundiendo; aunque con las deudas que hay en este mundo deportivo, lo de menos será que en pocos años se hunda. Indicará que ha aguantado estos próximos años.